Torres fijará con Darias la agenda de negociación de transferencias

10/03/2020

El Gobierno de Canarias ha puesto en marcha un equipo técnico que evalúa las necesidades de cada una de las 12 competencias que serán asumidas para iniciar los contactos con los ministerios.

A falta de cerrar la fecha concreta en la que se reunirá con la ministra de Política Territorial y Función Pública, Carolina Darias -seguramente entre el 23 y 27 de marzo-, el Gobierno de Canarias quiere «marcar» en este encuentro la agenda de contactos para iniciar las negociaciones y avanzar en el traspaso de las 12 nuevas competencias que la comunidad autónoma ostenta tras la aprobación del Estatuto de Autonomía.

Como paso previo, el Ejecutivo ha puesto en marcha un equipo técnico, liderado desde Presidencia por el viceconsejero Antonio Olivera, que lleva el trabajo «bastante avanzado» con las diferentes consejerías para definir los elementos necesarios para la transferencia de cada competencia y ver cuáles se pueden ejecutar de manera rápida y cuáles, por su complejidad -como es el caso de la ordenación del litoral- o porque necesitan una modificación de la normativa básica estatal -como es el caso de la participación en la gestión de los aeropuertos, requerirán más tiempo. En este sentido, Olivera señala que probablemente sean la tutela financiera de las corporaciones locales y Defensa de la Competencia las que primero se reciban, ya que tienen un proceso sencillo de traspasar y no requiere de grandes medios económicos ni humanos.

En una réplica de lo que ha hecho el País Vasco, cada consejería está definiendo qué medios precisa, qué complejidad conlleva etc. Con esta información cada departamento iniciará las negociaciones con los respectivos ministerios y, cuando esté «maduro» ese proceso, se llevará a la Comisión Mixta de Transferencias.

Insiste el viceconsejero en que este proceso está avanzado y espera contar en las próximas semanas con el grueso del trabajo. Además, destaca que Canarias no puede asumir todas las competencias de una vez -el Estado tiene la obligación de continuar ejerciéndolas hasta que se produzca el traspaso efectivo- porque deben producirse con los medios adecuados, de tal manera que no generen una carga para la comunidad autónoma. «Eso sería un error», admite.

El Gobierno aspira a «avanzar en el marco de todas las competencias» en esta legislatura y «en todo lo que podamos», pero reconoce Antonio Olivera que estos procedimientos llevan tiempo «y hay que ser realistas».

De las 12 nuevas competencias que el Estatuto de Autonomía de 2018 otorga a Canarias, hay algunas que desde el punto de vista «estratégico», al Gobierno le interesan especialmente, como son la ordenación y gestión del litoral, o la participación en gestión de los aeropuertos. Sin embargo, ambas -una por su complejidad y otra porque requiere una modificación de la normativa básica estatal- serán las más difíciles de tramitar. En cambio, la relativa a los centros penitenciarios no será uno de los asuntos que el Gobierno de Canarias pretenda abordar de manera prioritaria.

«Empezar desde cero»

El viceconsejero Antonio Olivera subraya que el Gobierno canario no disponía de una evaluación previa de ninguna de las competencias que deben ser asumidas por la comunidad autónoma tras la aprobación del Estatuto «y hemos tenido que iniciar desde cero todos los cálculos y el análisis de todas y cada una de esas materias para empezar a negociar». Apunta en este sentido que «da rabia, porque ya podíamos desarrollar muchas de estas competencias, pero así no podemos rematar la faena».

De haber dispuesto de esta información, añade, las distintas consejerías podrían estar ya negociando con los respectivos ministerios «y exponerles la ficha de lo que se necesita y lo que se solicita en cada materia». Sin embargo, al carecer de esta planificación, «se están creando fichas de las necesidades de cada competencia». Lo «ideal», dice, hubiera sido que a medida que se fueron negociando nuevas competencias para trasladarlas al Estatuto, «también se hubiera avanzado en lo que eso significa de medios humanos, técnicos y económicos para ejecutarlas cuanto antes».