El Gobierno impone dos urnas para votar el Parlamento de 2019

20/12/2018

La Consejería de Presidencia prevé regular por decreto la aplicación de la lista autonómica y sigue la pauta marcada por el Consejo Consultivo. Barragán cree que es lo mejor para el elector.

La Consejería de Presidencia, Justicia e Igualdad que dirige José Miguel Barragán, está preparando la aprobación de un decreto en el que establecerá la instalación de dos urnas de las que saldrá el Parlamento que resulte elegido en las elecciones autonómicas y municipales de 2019.

Los grupos parlamentarios habían acordado semanas atrás unificar la votación de la lista autonómica e insular en una sola urna con el propósito de «facilitar a los electores el cumplimiento de su derecho», como dijo la representante del Partido Popular (PP).

Sin embargo, en los últimos días, el Partido Socialista Canario (PSC) y Nueva Canarias (NC) se han ido decantando por duplicar las urnas con la intención de que en una de ellas se recojan las papeletas de la lista autonómica y en la otra, la de la lista insular. La portavoz de Podemos, Noemí Santana, aseguró ayer que «el acuerdo que alcanzamos fue dejar al Gobierno decidir cuántas urnas poner», aunque el resto de los portavoces hablaran de una sola urna.

Entretanto, Barragán dijo ayer en los pasillos del Parlamento que su departamento está trabajando sobre un decreto que sigue la estela dejada por el Consejo Consultivo en la consulta que le hizo el propio Parlamento sobre el nuevo sistema electoral.

Básicamente, en el informe se indica que, a falta de modificación legislativa o cualquier otro tipo de regulación, la disposición transitoria primera del Estatuto de Autonomía requiere dos papeletas y dos urnas para cada una de ellas.

A ello, Barragán añade el artículo 81.1 de la Ley Orgánica del Régimen Electoral General (Loreg) que indica que «cada Mesa debe contar con una urna para cada una de las elecciones que deban realizarse».

El consejero interpreta que la fórmula de las dos papeletas metidas en una sola urna «no lo puedo resolver en una ley ordinaria porque no es un tema de logística». Por todo ello, «la pregunta que hay que hacerse es qué ganamos» con una urna. «Todo lo que hagamos es para facilitar que el elector tome la decisión sin que se vuelva loco», se respondió Barragán y además, «llevamos 40 años votando una papeleta con su urna correspondiente».