El Gobierno dice ahora que suavizará la restauración de algunos impuestos

25/09/2019

El consejero de Hacienda admite un empeoramiento del marco económico y promete hacer una política fiscal «responsable». CC le insta a negociar con el Estado poder hacer uso del superávit

El consejero de Hacienda y vicepresidente del Gobierno autonómico, Román Rodríguez, afirmó ayer en el Pleno del Parlamento que «vamos a atemperar cualquier decisión» que se tome en lo que se refiere a la política fiscal, dirigida a revisar las exenciones y bonificaciones así como la reducción en medio punto del tipo general del IGIC. Todo ello aprobado por el gabinete anterior de Coalición Canaria con el apoyo del Partido Popular (PP) y la Agrupación Socialista Gomera (ASG).

«Vamos a utilizar la capacidad fiscal de esta comunidad autónoma», sostuvo Rodríguez y señaló que con ello «no engañamos a nadie. Dijimos en campaña electoral, en la firma del pacto de Gobierno y en el discurso de investidura del presidente que íbamos a revisar la rebaja fiscal irresponsable que otros hicieron y dañina para los intereses de Canarias».

El máximo responsable de las cuentas enfatizó que «vamos a tener 290 millones de euros menos para gastar el año que viene» debido a que las estimaciones de recaudación contenidas en la Ley de Presupuestos en vigor difieren de los ingresos reales. A eso añadió los «193 millones» más de gastos que, auguró, ocasionará un «problema serio de déficit y de regla de gasto».

Ante este panorama, la diputada de Nueva Canarias (NC), Esther González, concluyó con que «el presupuesto de 2020 no va a poder reflejar las prioridades contenidas en el pacto de gobernabilidad». Sin embargo, el diputado de Sí Podemos, Manuel Marrero, manifestó su confianza en que, pese a todo, se pudieran aumentar las partidas relacionadas con las políticas sociales. La diputada de ASG, Melodie Mendoza, se mostró más convencida.

El diputado del Partido Socialista Canario (PSC) pidió al consejero de Hacienda «prudencia, responsabilidad y rigor» en la confección de los nuevos presupuestos, mientras que la diputada de Ciudadanos (Cs), Vidina Espino, rogó no subir los impuestos. Su exhortación fue denegada.

En cambio, el consejero satisfizo la consulta formulada por el portavoz del grupo Nacionalista, José Miguel Barragán, acerca de los cambios fiscales que lleva anunciando el Gobierno desde que empezó su mandato.

Por el lado contrario, no obtuvo ningún comentario de Román Rodríguez cuando le instó a asumir la «vieja reivindicación que ha hecho Canarias de singularizar el uso del superávit, igual que se hace con el déficit». Tampoco si el proyecto de ley reproducirá la estimación del 1,8% de crecimiento del PIB, como se contempla en las directrices del presupuesto.

El diputado del PP, Fernando Enseñat, recordó que un «70% aproximadamente de los ingresos de la comunidad autónoma proceden del Estado», así que conminó al consejero de Hacienda a «exigir a Pedro Sánchez el dinero que nos debe y así podrá cuadrar las cuentas».

«No me preocupan los recursos del Estado», replicó Rodríguez. Aseguró que «van a venir los 223 millones referidos a las entregas a cuenta -la ministra ha dicho que «casi tenemos ya la solución» para desbloquearlos- y los 40 millones de la deuda de carreteras».

Reconoció que «hay dificultades» en utilizar los 500 millones que el Ministerio de Hacienda considera superávit en contra del criterio del Gobierno autonómico y por lo tanto, están efectivamente bloqueados. Cabe recordar que el propio consejero se conjuró en julio para lograrlos en septiembre, pero el ministro de Fomento y la Intervención General del Estado no han aflojado.

«El Partido Socialista que decía antes que era imposible de transferir el dinero pendiente -continuó Enseñat- ahora parece ser que no es tan imposible» en alusión al desembolso de varias partidas presupuestarais. «Lo triste es que al Gobierno de Pedro Sánchez le importe las elecciones», añadió el diputado.