El Fdcan, un plan de empleo social ‘B’

29/03/2020

Un informe preliminar que analiza el primer año del Fondo de Desarrollo de Canarias concluye con que la mayoría de actuaciones aprobadas no cumplen exactamente con los requisitos que se exigen para transformar el modelo económico

La consultora privada a la que el Gobierno autonómico anterior encargó que evaluara el funcionamiento y la aplicación del Fondo de Desarrollo de Canarias (Fdcan) concluye con que las actuaciones aprobadas entre 2016 y 2017 no terminan de cumplir con rigor los ejes sobre los que se estructura dicho fondo: investigación, desarrollo e innovación por una parte, infraestructuras por otra y por último, apoyo a la empleabilidad.

Así por ejemplo y respecto de este último eje, el análisis que ha realizado la firma consultora lleva a la conclusión de que, finalmente, se convirtió en «otro Plan de Empleo Social», sostiene el viceconsejero de Presidencia, Antonio Olivera.

Cabe recordar que el Plan de Empleo Social se creó con la finalidad de rescatar al sector poblacional que cayó en riesgo de exclusión a consecuencia de la crisis de 2018, a través de un contrato de seis meses promovido principalmente por los ayuntamientos que permitiera a la persona beneficiaria, al menos, cobrar la prestación por desempleo al concluir la relación laboral.

En cambio, el eje del empleo que contempla el Fdcan pretende impulsar la creación de puestos de trabajo vinculados a actividades a través de las cuales diversificar la economía.

Sin embargo, éste no ha sido el único objetivo que presenta alguna distorsión. Por encima destaca el de infraestructuras no solo porque absorbe el 75% de los 160 millones de euros anuales con que está dotado el Fdcan, sino porque ha habido una «concentración importante de inversiones relacionadas con las infraestructuras de carácter viario», según Olivera.

La inclusión de este eje fue uno de los que más polémica generó desde que se puso en marcha el Fondo de Desarrollo de Canarias.

Los entonces socios de Gobierno -Coalición Canaria y Partido Socialista Canario- no pudieron evitar dejar al descubierto sus discrepancias que además, fueron alimentadas por Nueva Canarias, el partido donde milita el ahora vicepresidente y consejero de Hacienda, Román Rodríguez.

Como portavoz de su grupo en el Parlamento denunció que «el 78% de las inversiones se han dedicado a farolas, aceras y bordillos, nada que tenga que ver con lo que iba a revolucionar la economía local, como vendió la propaganda de Clavijo».

En cuanto a la línea de investigación, desarrollo e innovación, el viceconsejero de Presidencia resume las primeras conclusiones del informe en las «dificultades que entrañaba realizar el gasto y asumir los compromisos».

No obstante, Antonio Olivera indica que se han solicitado a la consultora más información para complementar la que ésta ha presentado. «No se trata de recabar más datos -explicó someramente-, sino de profundizar en algunos análisis realizados, dado que nosotros hemos hecho algunas observaciones que requieren más información».

El representante gubernamental rechazó dar más detalles a la espera de tener hecha la evaluación definitiva, aunque reconoció que en este primer informe ya se detectan «una serie de carencias en el funcionamiento de los diferentes ejes».

Cabe recordar que el viceconsejero de Presidencia reconvino a la Audiencia de Cuentas cuando, en su informe sobre la Cuenta General de 2018, cuestionó el Fdcan.

Los auditores expresaron sus dudas de que al Gobierno le conviniera ceder los 160 millones del Fdcan a cabildos y ayuntamientos cuando estos tienen dinero de sobra que pueden emplearlo en algunas de las actuaciones contempladas en el mencionado fondo. Olivera lo consideró entonces opiniones basadas en «intuiciones».