El Consejo de Gobierno tomó ayer un acuerdo sobre el paquete de ayudas directas del que el presidente y vicepresidente informarán hoy. / EFE

El Gobierno se abre ahora a aplicar reducciones fiscales a las pymes

Hacienda ultima con los ayuntamientos para sondear bajadas en el IBI que beneficien a los negocios afectados por las restricciones

ALMUDENA SÁNCHEZ Santa Cruz de Tenerife.

El Consejo de Gobierno abordó ayer la posibilidad de aplicar «reducciones fiscales» dentro del paquete de ayudas que el Ejecutivo autonómico viene anunciando hace semanas, dirigido al sector turístico -no solo el alojativo, sino también hostelería, restauración, comercio y ocio, entre otros- así como pequeñas y medianas empresas (pymes) y autónomos cuyos negocios se ven afectados periódicamente por las restricciones decretadas para reducir los contagios por Covid-19.

El portavoz del Gobierno, Julio Pérez, fue quien se refirió a estas bajadas tributarias que el vicepresidente y consejero de Hacienda, Román Rodríguez, descartó de manera contundente dos días antes.

Fuentes del Gobierno puntualizan que la aminoración fiscal «no pasa por tocar los tipos del IGIC», como plantean los empresarios turísticos sino por reducir el impuesto de bienes inmuebles (IBI) que recaudan los ayuntamientos.

Convocatoria

Por eso, el Ejecutivo ultima con los alcaldes esta línea de actuación que podría estar a punto de formalizarse dado que el portavoz aseguró, en varias ocasiones, que un miembro del Gobierno dará cuenta en «muy pocos días» del paquete de ayudas. Minutos más tarde de su comparecencia, el Ejecutivo enviaba una convocatoria de prensa en la que se anuncia que hoy lo darán a conocer el presidente, Ángel Víctor Torres, junto con el titular de Hacienda.

A la espera de esta cita, el portavoz no le quedó otra que enfatizar que uno de los objetivos principales es que las ayudas «lleguen realmente al pequeño empresario y a los autónomos». Para ello, algunas de las medidas que se arbitrarán serán canalizadas a través de las cámaras de comercio, industria y navegación.

«Una de nuestras preocupaciones -dijo Julio Pérez- es que las ayudas no se dirijan solo a las grandes empresas, que pueden tener más musculatura financiera y organizativa para resistir esta situación difícil, sino que nos importa mucho llegar hasta el pequeño empresario al autónomo que está sufriendo la crisis».

En cualquier caso, el también consejero de Administraciones Públicas reiteró los criterios de este paquete de ayudas: «fáciles de entender, fáciles de gestionar, objetivas y financiables».

Competitividad

En cualquier caso, el Gobierno da al traste con las demandas de las patronales turísticas. Por la mañana, el presidente de Ashotel y también titular de la Confederación Española de Hoteles y Alojamientos Turísticos (Cehat), Jorge Marichal, reclamaba al Ejecutivo de Canarias que rebajara este año el IGIC turístico para que el subsector gane competitividad, especialmente de cara al verano, cuando muchos destinos van a reabrir «de forma agresiva», informa Europa Press.

En una entrevista concedida a Canarias Radio, insistió en que «hay que aguantar hasta el verano» porque la aparición de la vacuna abre mejores perspectivas y en esa línea demanda un «plan de rescate» para el turismo con el fin de mantener el empleo.

Marichal comentó que en las zonas turísticas de las islas más del 80% de la planta alojativa está cerrada por lo que cree que bajar el IGIC turístico, «al menos este año», puede incentivar el consumo y la actividad.