Borrar
Imagen de archivo del Parlamento de Canarias. Efe/ Miguel Barreto
Emprendimiento, turismo intensivo y contener la ocupación costera, claves para renovar el modelo turístico
Comisión parlamentaria

Emprendimiento, turismo intensivo y contener la ocupación costera, claves para renovar el modelo turístico

Así lo ha manifestado el profesor Raúl Hernández, quien ha comparecido en la comisión parlamentaria para abordar el reto demográfico en Canarias

Efe

Santa Cruz de Tenerife

Lunes, 20 de mayo 2024, 10:01

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

El profesor titular de Economía Aplicada de la Universidad de La Laguna, Raúl Hernández, que ha comparecido este lunes en la comisión parlamentaria que aborda el reto demográfico en las islas, ha recomendado favorecer el emprendimiento, así como promover un turismo más intensivo y contener la ocupación de las costas.

Durante su comparecencia, ha señalado que se necesita más formación y emprendimiento para resolver el «círculo vicioso» de la pobreza, y ha aconsejado que el modelo turístico sea más intensivo en innovación y en conocimiento, pero no en cantidad, y también se ha mostrado partidario de estabilizar las plazas turísticas para modular el crecimiento poblacional.

Contener la ocupación de la costas y los espacios naturales, tratar de contener la inmigración residencial y la llegada de los llamados nómadas digitales, excepto en las llamadas islas verdes, son otras recomendaciones.

Ha comentado Raúl Hernández que en el caso de La Palma, o gana población o habrá un estancamiento estructural, y también ha propuesto diversificar la economía a partir del turismo, favorecer la sostenibilidad para generar valor añadido, adelantarse al cambio climático, y actuar en movilidad sostenible y vivienda.

Otras recomendaciones son incentivar la actividad económica y el equilibrio territorial, y «sobre todo» gestionar y planificar de modo más activo.

Problemas demográficos

Raúl Hernández, director de la cátedra de turismo de la Universidad de La Laguna, ha comentado que la pregunta no debe ser si en Canarias hay un problema demográfico, ni cuánta gente cabe, y sí cuestionar cómo se puede garantizar el bienestar socioeconómico de los residentes sin aumentar la presión sobre el medio ambiente y los recursos naturales.

Ha reconocido que en Canarias podría haber cinco millones de residentes, pero ha preguntado a costa de qué, y ha preguntado si merece la pena hacer el sacrificio de duplicar la población de una isla, como ha ocurrido en Fuerteventura, si los ciudadanos viven mejor que antes.

El profesor titular de Economía Aplicada se ha referido a los retos que plantean cuestiones como que en los últimos 121 años el crecimiento demográfico de Canarias sólo ha sido superado por la Comunidad de Madrid, pero en este caso ha aumentado la renta por habitante, mientras que en el archipiélago sube el desempleo.

En ese crecimiento de población La Palma es diferente, pues es la única isla en la que ha perdido en los últimos 22 años, en el 1,16 por ciento, mientras que en La Gomera y El Hierro las tasas de crecimiento se mantienen.

En Tenerife ha aumentado el 31,34 por ciento y en Gran Canaria el 15,3 por ciento, mientras que en Lanzarote la población ha crecido en ese periodo el 62 por ciento y en Fuerteventura el 100 por ciento, algo «insostenible» porque impide organizar la vida municipal y prestar servicios de forma adecuada.

También ha aludido al reto de La Graciosa, donde en el periodo de verano hay problemas de gestión.

Dos paradojas

Raúl Hernández ha hablado del alquiler vacacional, y ha apuntado que en las islas verdes (La Palma, La Gomera y El Hierro) representa más de la mitad del alojamiento, y ha considerado que esta situación se puede aprovechar para contribuir al bienestar.

El profesor ha señalado que al relacionar demografía y aspectos económicos en Canarias se dan dos paradojas, la primera de las cuales es que a pesar de su elevada tasa de desempleo atrae inmigración laboral.

Ha subrayado que es contradictorio que a las islas lleguen inmigrantes que, con o sin cualificación, logran empleo.

La segunda paradoja está relacionada con la primera, y es que si bien Canarias lidera el sector turístico a la vez tiene altas tasas de pobreza y desempleo, lo cual representa una «anomalía», pues no ocurre en el resto de regiones de la UE con mucho turismo.

Noticia relacionada

Raúl Hernández ha insistido en que se podrá aumentar el número de turistas y de inmigrantes pero cuestiones como la falta de movilidad y la pobreza impiden mejorar la situación económica, por lo que ha apostado por terminar con ese «círculo vicioso».

A lo anterior se unen cuestiones como la inmigración residencial y los nómadas digitales, y a la segunda se ha referido como algo que tenía sentido durante la pandemia, pero no en los momentos actuales pues «no se ha demostrado que tenga un efecto arrastre, por muy cualificadas que sean esas personas».

Raúl Hernández ha estimado que si políticamente se considera que el crecimiento que produce el sector turístico no genera los efectos positivos que debería, la solución es diversificar la economía, pero a partir del turismo, no desde una industrialización «que ha fracasado».

Ha aseverado que durante la comparecencia no ha expresado sus ideas personales sino las de experto.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios