Imagen del Consejo de Gobierno celebrado ayer en la sede de Presidencia de Santa Cruz de Tenerife. / efe

Las cuentas de Canarias para el próximo año ascienden a 8.919 millones

El vicepresidente y consejero de Hacienda señaló que, aunque no habrá reglas fiscales, el Gobierno no renuncia a la sostenibilidad financiera

B. Hernández
B. HERNÁNDEZ Las Palmas de Gran Canaria

El Gobierno de Canarias aprobó ayer el límite de gasto no financiero para los presupuestos generales de 2022 que asciende a 8.919 millones, el techo de gasto más alto que ha tenido el archipiélago. Esta cantidad suma 445,8 millones a las cuentas iniciales de 2021, es decir que registra un incremento del 5%, tal como explicó el vicepresidente y consejero de Hacienda, Román Rodríguez, en rueda de prensa. Este presupuesto, explicó, se diseña con «ingresos asegurados», aunque indicó que en las próximas semanas se produzcan algunos cambios que mejorarán esta cifra.

Rodríguez indicó que entre estas cantidades «garantizadas» figuran 5.410 millones que llegarán a través de la vía de la financiación autonómica, lo que significa un descenso del 2% respecto a 2021. Además, los recursos fiscales (tanto de impuestos propios como cedidos), representan 1.562 millones, un 18,4% más que este año, lo que añade 243 millones. Esta estimación se ha hecho sobre la proyección de crecimiento económico «más pesimista» y que se sitúa en un 11,3%.

La tercera vía de ingresos para 2022 son los fondos extraordinarios de recuperación de la UE. Los ya previstos, o que se está en disposición de certificar, dijo el vicepresidente, ascienden a 572 millones, de los que 312 corresponden al React-EU y los restantes 259 millones son del Mecanismo de Recuperación y Resiliencia. A estas cantidades se sumarán los 200 millones que Canarias reclamará al Estado en la ley de presupuestos para inversiones en carreteras. En este ejercicio ya se «captaron» 100 millones a través de una disposición adicional a la ley presupuestaria. A estas cantidades se suman los fondos europeos ordinarios, los convenios vigentes, el fondo de compensación territorial o los programas REF, entre otros.

Román Rodríguez puntualizó que este es el tercer año en el que no rigen las reglas fiscales para elaborar el presupuesto, de tal manera que se puedan adaptar a las circunstancias excepcionales generadas por la pandemia. Aún así, el Gobierno regional «no renuncia» a la «responsabilidad» ni a los criterios de sostenibilidad financiera, dijo.

Para el próximo ejercicio tampoco se contará con los fondos covid provenientes del Ejecutivo central, recursos que sí estuvieron disponibles en 2020 (Canarias obtuvo 580 millones para gastos excepcionales por la pandemia de un crédito extraordinario de 16.000 millones para todo el Estado y 629 millones en 2021 de casi 13.500 millones).

Con estas cuentas, la comunidad autónoma pretende consolidar los servicios públicos fundamentales, ayudar a las personas y familias en situación de vulnerabilidad y contribuir de forma decisiva a la recuperación económica y el empleo. A este respecto, Rodríguez aseguró que habrá «potentes inversiones», que sumarán «al menos 300 millones» a los contemplados en el presupuesto de este año.

Por otro lado, valoró como «buenas» las relaciones con el Estado durante este ejercicio porque se han cumplido las previsiones y recordó que, excepto el «contratiempo severo» por el incumplimiento del REF sobre las bonificaciones a las producciones audiovisuales, se han respetado todos los acuerdos. Para 2022 se pretende repetir los programas económicos del REF, las inversiones en infraestructuras de interés general por encima de la media y los «flecos» de carreteras, aún están en discusión.