Entrevista: Anselmo Pestana

«Canarias tendrá una red fija de centros para inmigrantes»

01/07/2020

El delegado del Gobierno en Canarias defiende el trato que reciben las personas que llegan en patera aunque reconoce la falta de recursos. Aún así, mantiene que Madrid es sensible con las necesidades que en este sentido tienen las islas. En cuanto a la ubicación del campamento proyectado por Cruz Roja en Arinaga -rechazado por el pleno del Ayuntamiento de Agüimes- cree que «van a estar bien acogidos».

— ¿Está satisfecho con el tratamiento que se está dando a los inmigrantes que llegan a Canarias?

— Hacemos todo lo posible. Ningún inmigrante ha quedado sin recursos, sin atención humanitaria, a pesar del notable incremento experimentado este año (12 veces más que en 2018 y seis veces más que en 2019). Hay cosas que mejorar, pero otras se han malinterpretado

— ¿Por ejemplo?

— La situación de la nave de llegada portuaria, que se va a seguir utilizando porque se ha mejorado y ya tiene camas, etc. Esta medida se adoptó para que los inmigrantes no se hacinaran en los calabozos de la policía y que pudieran interactuar en mejores condiciones sanitarias con los agentes. Y de repente, veo que se convierte en un elemento negativo...

— Estaban durmiendo en el suelo

— No estaban en el suelo. Estaban en colchonetas. Como están los canarios cuando se produce una emergencia. ¿O no lo hemos visto? Yo sí lo he visto en La Palma, cuando ha habido un incendio. Es verdad que ahora hay camas, otras instalaciones, pero es que fue un recurso improvisado esos días que se ha ido mejorando. Decir que fue un trato denigrante... No sé. No se concibió así ni fue esa la intención.

— No dudo que no fuera esa la intención, pero no fue una atención digna. Como tampoco lo fue que varias madres con sus hijos estuvieran en un calabozo o que un grupo estuviera tres días en un calabozo en la comisaría de Maspalomas. No parece que esa sea la mejor atención que Canarias pueda prestar.

— Lo que evitamos con esa nave es que vayan a calabozos. No queremos que vayan a las dependencias policiales, pero si los atendemos en una nave tampoco estamos satisfechos. Es verdad que fue un recurso improvisado, pero ya está mucho mejor y, sinceramente, sigo sin ver esa imagen tan negativa porque es mejor que la alternativa, que es un calabozo.

— Ninguna parece buena. Sobre todo porque cada vez que llega una patera, parece que es la primera que vemos y llevamos 26 años conviviendo con este fenómeno.

— A ver. Lo de la nave también surge porque empiezan a llegar los primeros positivos por coronavirus y hay que contextualizarlo.

— Es una circunstancia añadida a una falta de previsión crónica.

— Insisto en que es importante contextualizar. Tenemos un repunte importante, del 600%, y estamos haciendo un esfuerzo por planificar instalaciones del Gobierno central estables, de alta capacidad para atenderlos con la mayor dignidad y la máxima seguridad y que se puedan preparar en un corto periodo de tiempo. En eso estamos en este momento. En identificar recursos que vamos valorando y visitando con los equipos de Cruz Roja para que esas instalaciones estén lo mejor posible y la gente pueda estar bien. Aunque también tenemos que tener en cuenta que las personas que llegan en patera no buscan quedarse en Canarias sino seguir su ruta hacia Europa.

— Dice que nadie está preparado para un repunte tan importante, pero en febrero hubo una reunión con el ministro de Interior y la secretaria de Inmigración porque ya el año pasado se observaba este incremento. ¿Sigue siendo difícil que Madrid entienda la situación que se vive en las islas?

— Madrid es el Gobierno de España y nuestro Gobierno también, y ha sido sensible con la situación que se está produciendo en Canarias con el fenómeno de la inmigración. Aquí tenemos 500 personas en acogida integral y 1.400 en los recursos de Cruz Roja, aunque algunos sean improvisados o cedidos por administraciones canarias y otras entidades y ONG, que también nos están echando una mano. Todo eso es financiado por el Estado. Y sí ha atendido lo que les he pedido yo como delegado, que es tener instalaciones estables. Y eso no es fácil, pero vamos a seguir trabajando. La reunión de la que habla fue en febrero, pero las condiciones no tienen nada que ver con las actuales porque después llegó el estado de alarma. Insisto, ha habido sensibilidad por conocer las circunstancias de las islas, pero esto lleva su tiempo.

— ¿A qué instalaciones se refiere? ¿Cuarteles militares?

— Son instalaciones del Estado y pertenecen a varios ministerios con los que estamos hablando. Hay alguna que puede ser más inmediata, que ya está evaluada, como es El Matorral, en Fuerteventura. El objetivo es no tener esta precariedad y si después no hay fenómeno migratorio, que podamos contar con esos recursos incluso para la población canaria en caso de que se produzca una emergencia. Pero tenemos claro que el Estado tiene que tener su red de centros para acoger a la inmigración.

— ¿Además de El Matorral, donde estarán, cuándo estarán listos y qué capacidad tendrán?

—Seguimos avanzando en crear esa red y espero que dentro de poco podamos ver instalaciones que se van consolidando. Estamos visitándolas, supervisándolas, hablando con ministerios... Estarán ubicados en tres o cuatro islas y la intención es poder alojar a estas personas en las mejores condiciones y que no estemos con esta precariedad y pidiendo espacios al Gobierno de Canarias y a las corporaciones locales, a quienes agradecemos que nos hayan prestado pabellones, residencias de estudiantes, albergues y centros de todo tipo.

— El estado de alarma suspendió las derivaciones a otras comunidades autónomas. ¿Una vez superada esta situación, se van a reanudar?

— Ya veremos lo que pasa en los próximos meses. Aquí no tenemos que implicar solo a otras comunidades autónomas sino a Europa.

— ¿No está previsto?

— De momento no, pero sí necesitamos políticas de la UE, mayor capacidad de despliegue del Frontex en la costa africana... Una mayor implicación porque somos la frontera sur de Europa.

— Entiendo entonces que tampoco está previsto volver a repatriar

— África está varios escalones por detrás de Europa en el control de la pandemia. De momento no se contempla porque las fronteras están cerradas. El presidente ha viajado a Mauritania y supongo que también se abordarán estos asuntos.

— Con la nueva normalidad, todas esas instalaciones que están utilizando prestadas de otras administración se tendrán que devolver, lo que puede agravar la situación si no se derivan a otros territorios del Estado ni se repatrían.

— Por eso necesitamos el centro temporal de Agüimes, porque nos va a permitir, en la estrategia de crear una red de establecimientos fijos, tener un colchón para actuar.

— ¿Conoce el sitio de Arinaga donde se va a instalar? ¿Le parece el más adecuado, una zona muy ventosa y de mucho calor?

— Sí, lo conozco. Mis abuelos vivían en esa zona. Ahí vive y trabaja gente. El campamento está preparado. Ya Cruz Roja lo mostrará. Yo lo vi y es confortable por dentro. Y hay que tener en cuenta que es un centro de instalación temporal que va a estar bastante bien.

— El Ayuntamiento de Agüimes se ha mostrado en contra por entender que la zona no reúne las condiciones.

— Eso ya me lo manifestó en su día el alcalde, pero también que iba a colaborar. Él tiene un importante compromiso social. Cruz Roja ya ha solicitado la licencia provisional y estoy convencido de que la gente va a estar bien acogida. Al final es Cruz Roja la que atiende y esta entidad ofrece todas las garantías.

— ¿Y está intentando resolver la situación con el Ayuntamiento?

— Sí. Hemos hablado y lo seguiremos haciendo en los próximos días, sobre todo resolviendo las dudas que tengan porque será un centro de acogida temporal, no una instalación de acogida definitiva.

— Distintas ONG e incluso alguna administración echa en falta más firmeza de la Delegación ante Madrid.

— La Delegación del Gobierno es Gobierno de España. Se han dado pasos importantes. Otra cosa es que haya algunas ONG que quieran que no haya CÍEs nunca, ni que se repatríe a nadie o derogar la Ley de Extranjería. Lo que hacemos es aplicar la legislación.