El director general para el Magreb, Mediterráneo y Oriente Próximo, Alberto Ucelay (i), y el consejero canario Julio Pérez (d) ayer. / EFE

Relaciones con Rabat

Canarias asume que la negociación de la mediana va a ser «larga y compleja»

España y Marruecos fijan para mañana la primera reunión del grupo de trabajo, en cuya preparación no se habló de las aguas del Sáhara

LORETO GUTIÉRREZ Madrid

A punto de cumplirse tres meses del restablecimiento de las relaciones entre Madrid y Rabat, formalizado con la firma de un acuerdo de colaboración a principios de abril, ambas partes han fijado para mañana, 29 de junio, la primera reunión en esta nueva etapa del grupo de trabajo hispano-marroquí para la delimitación de los espacios marítimos de la fachada atlántica, que lleva quince años congelado.

En la reunión preparatoria interministerial que tuvo lugar ayer participó el consejero de Administraciones Públicas, Justicia y Seguridad del Gobierno canario, Julio Pérez, quien confirmó la voluntad estatal de que Canarias esté presente en «la mayor parte» de las reuniones bilaterales, si bien no pudo concretar si va a participar en el encuentro de mañana porque ayer aún no se había decidido.

«No sé si habrá representación nuestra, porque es posible que esta primera reunión sea solo entre el Ministerio de Exteriores y un delegado marroquí», expuso, «pero lo importante es que Canarias va a estar presente durante todo el proceso que empieza ahora», añadió.

Pérez valoró muy positivamente la reactivación del grupo de trabajo que debe delimitar la mediana entre Canarias y la costa marroquí, pero advirtió que la negociación conlleva una enorme complejidad técnica y será «más larga de lo que pudiera parecer», por lo que no se aventuró a poner un plazo para la consecución de un acuerdo.

«Hay que establecer por donde discurre la mediana, determinar la línea de bases, hay que organizar las actividades de pesca y hablar de cuestiones medioambientales», expuso el consejero, «la realidad es que hace años no ha habido contactos y ahora se reanudan, y en estas cosas es importante el tiempo pero también es importante el contenido», añadió.

En el encuentro preparatorio de ayer, centrado básicamente en establecer la metodología de trabajo, no se abordó la pretensión marroquí de apropiarse de las aguas del Sáhara. «Hoy no hemos hablado de eso» aseguró Pérez, «no sé si en algún momento tendremos que hablar de esta materia, en todo caso nuestra relación es con Marruecos y estamos hablando de delimitar los espacios marítimos entre España y Marruecos», añadió.

Del mismo modo, el consejero recordó que hay un expediente en la comisión marítima internacional de la ONU pendiente de resolución sobre la petición de España de ampliar la plataforma continental al oeste de Canarias, que «en principio tampoco concierne a este grupo de trabajo», dijo.

En la reunión Pérez planteó la necesidad de que durante todo el proceso negociador con Marruecos se respete la consideración especial de las aguas canarias establecida en el Estatuto de Autonomía, que se mantenga la participación del Gobierno canario en la delegación negociadora «con la intensidad que en cada caso convenga» y que se escuchen los puntos de vista que expongan los representantes de las islas.

En cuanto a la metodología, se decidió tomar como punto de partida los grupos de trabajo que ya se habían constituido cuando se suspendieron las negociaciones hace quince años: el de límites, el de transportes, seguridad y medioambiente y el de pesca.

Para dar asistencia al Gobierno canario en las negociaciones, el presidente Torres ha convocado un grupo de trabajo formado por el propio Julio Pérez, el profesor de Derecho Constitucional y letrado del Parlamento de Canarias José Miguel Ruano, el profesor Eloy Ruiloba, de la Universidad de Málaga, y el profesor José Mangas, de la Universidad de Las Palmas, así como Valeriano Díaz, jefe del Servicio del Litoral de la Consejería de Transición Ecológica, la viceconsejera de los Servicios Jurídicos Isabel Cubasy y la secretaria general técnica de la Consejería de Administraciones Públicas, Justicia y Seguridad, Adela Altamirano.