Cabildos y municipios tendrán este año 600 millones menos del REF

08/05/2020

La merma de ingresos de la comunidad autónoma empezará a pasar factura a las corporaciones locales a partir de junio. En el segundo semestre, las islas recibirán 5,7 millones mensuales para repartir entre todas las administraciones

Las corporaciones locales empezarán a sufrir desde el próximo mes de junio las consecuencias de la merma de ingresos tributarios en las arcas de la comunidad autónoma. Las nuevas previsiones del Gobierno de Canarias conllevan un recorte de casi 600 millones en los fondos que cabildos y ayuntamientos debían recibir este año del Bloque Canario de Financiación (BCF), en el que se integran los recursos del REF.

El Ejecutivo regional ha hecho llegar a la Federación Canaria de Municipios (Fecam) y la Federación Canaria de Islas (Fecai) el borrador de una orden sobre las nuevas estimaciones de las transferencias que recibirán los ayuntamientos y cabildos y ya les ha anunciado que sus recursos bajarán un 54%. Además, los alcaldes tienen asumido que su participación en los tributos del Estado experimentarán un recorte en un porcentaje similar, mientras que recibirán integramente el Fondo Canario.

Las estimaciones al inicio de 2020 marcaban que los ingresos del Bloque de Financiación rondarían los 1.873 millones. Sin embargo, una vez actualizadas estas cifras por la incidencia de la crisis sanitaria causada por el Covid-19, la previsión del Gobierno canario es que la recaudación sume 850 millones. Tal como establece la Ley del REF, la distribución de estos fondos corresponde un 42% a la comunidad autónoma y el restante 58% a las corporaciones locales. Con estos baremos, el Gobierno pasa de ingresar de los 786 millones previstos inicialmente a 357 millones, mientas que las corporaciones locales recibirán 493 millones, lo que significa 593 millones menos de los estimados inicialmente.

Además, entre enero y mayo, los cabildos y ayuntamientos ya han recibido más del 90% de lo que les corresponde según estos nuevos criterios. Hasta el momento, han ingresado 452 millones, por lo que entre junio y diciembre, la entrega mensual en su conjunto -para su distribución entre corporaciones insulares y municipales- será de 5,7 millones mensuales, lo que completa los 40 millones restantes.

En el caso de los 88 ayuntamientos del archipiélago iban a recibir este año del Ejecutivo autónomo 391 millones de euros del Bloque Canario de Financiación. Sin embargo, ya han recibido la notificación de las nuevas previsiones, habida cuenta de la reducción en la recaudación por el parón de la economía, lo que rebaja la participación de los ayuntamientos en estos fondos en 213 millones. Es decir, sólo ingresarán 177,1 millones de euros este año.

De la cantidad global que debían recibir los ayuntamientos este año, entre enero y mayo ya se ha librado por parte de la Consejería de Hacienda 162 millones, en torno al 90%, es decir que restan 14 millones de euros para todas las corporaciones municipales canarias en lo que queda de año.

El borrador de la orden remitida por la Consejería de Hacienda a cabildos y ayuntamientos apunta a esta aprobación de «normas especiales aplicables al procedimiento de distribución de estos recursos» considerando la previsión de recaudación de los recursos del Bloque de Financiación Canario.

Al respecto, la vicepresidenta de la Fecam y alcaldesa de Los Llanos de Aridane, Noelia García (PP), apunta que «sabíamos que la reducción de estos recursos se iba a producir por la importante bajada de ingresos por parte de la comunidad autónoma». Esta situación, reconoce, «provocará un escenario será caótico» para los ayuntamientos, que tienen además que mantener los servicios para hacer frente a las necesidades de sus vecinos ante la crisis social y económica que está dejando el coronavirus. El presupuesto aprobado para 2020, dice, «es papel mojado»

Señala que la posición unánime de los alcaldes es la misma desde hace meses, y es reclamar a Madrid que se les permita gestionar sus remanentes «sin destino finalista de este dinero y endeudarse». Hasta ahora, agrega García, «no se ha flexibilizado ni un criterio de la ley de estabilidad».