El bono de 200 euros es parte de las medidas anticrisis del Gobierno. / Juan carlos alonso

Casi 40.000 familias canarias han solicitado el bono de 200 euros

La Agencia Tributaria tiene ya contabilizadas un total de 476.878 peticiones en todo el Estado, que se abonarán en un solo pago

B. Hernández
B. HERNÁNDEZ Las Palmas de Gran Canaria

Un total de 38.209 canarios han solicitado el bono de 200 euros puesto en marcha por el Estado para hacer frente a la actual situación de crisis generada por la inflación y las consecuencias de la guerra de Ucrania. Esta ayuda está destinada a familias vulnerables de bajos ingresos.

La iniciativa fue aprobada por Consejo de Ministros a finales del pasado mes de junio como parte de un paquete de medidas que incluye además rebajas de impuestos a la electricidad o la bonificación al transporte público terrestre -que alcanza el 100% a los trenes de cercanías y media distancia en la península y Baleares y el 50% a las guaguas en el archipiélago-.

La cifra de peticiones del citado bono registrada en la comunidad canaria supone el 8% de las contabilizadas a nivel nacional por la Agencia Tributaria -el organismo encargado de gestionar esta ayuda-, que se elevan a 476.878 hasta principios de este mes de agosto.

La previsión del Gobierno es que esta medida beneficiará a 2,7 millones personas, para lo que se han presupuestado 540 millones.

El bono -que se hará efectivo en un solo pago- ya se ha empezado a abonar, aunque el plazo para solicitarlo permanecerá abierto hasta el 30 de septiembre. Pueden optar a esta ayuda los asalariados, autónomos y desempleados inscritos en las oficinas de empleo.

Beneficiarios

Para recibir esos 200 euros, los beneficiarios deben residir en hogares en los que la suma de las rentas que perciban los convivientes fuera, durante el año 2021, de 14.000 euros y cuyo patrimonio, descontado la vivienda habitual, no supere los 41.200 euros.

Quedan excluidas de esta ayuda las personas que ya cobren el Ingreso Mínimo Vital (IMV) o reciban una pensión, contributiva o no, porque ya se establecieron medidas concretas para estos colectivos.

Así, ya ha contemplado la prórroga del incremento del 15% de la renta vital o de las pensiones no contributivas, que implica incrementos anuales superiores a los 200 euros.

En el caso de las pensiones contributivas, el Gobierno ya garantiza un incremento que sea acorde a la inflación que se registre para garantizar que no produzca una merma del poder adquisitivo.