Algunos puntos clave de la 'Ruta Galdosiana'. / Turismo de Las Palmas

Un paseo por Las Palmas de la mano de Benito Pérez Galdós

Este año se celebra el centenario de la muerte del escritor español, conocido por los 'Episodios Nacionales'

Elena Martín López
ELENA MARTÍN LÓPEZ Madrid

Benito Pérez Galdós nació en 1843 en Las Palmas de Gran Canaria y, aunque solo pasó allí su infancia y parte de su adolescencia, su imagen sigue viva en la isla que le vio crecer. La Concejalía de Turismo de Las Palmas puso en marcha hace unos años la 'Ruta Galdosiana', un itinerario que recorre dos barrios del casco antiguo de la ciudad (Triana y Vegueta) y se detiene en aquellos lugares en los que el autor de los 'Episodios Nacionales' dejó su huella, como el teatro, la Casa-Museo y el instituto que llevan su nombre, o las calles bautizadas con sus obras y personajes. Un paseo literario que este año, en el que se celebra el centenario del fallecimiento del escritor, cobra una relevancia especial.

La excursión comienza en la casa donde Galdós vivió durante 19 años con sus padres, Sebastián Pérez y Dolores Galdós, y sus nueve hermanos, antes de trasladarse a Madrid a estudiar Leyes. Se trata de un edificio de arquitectura típica canaria que aún mantiene su estructura original y elementos típicos de la vida doméstica del siglo XIX. Fue adquirido por el Cabildo en 1958 y abierto como Casa-Museo en 1964 y su entrada es gratuita.

La ruta continúa por la iglesia de San Francisco, donde Galdós fue bautizado a los dos días de nacer y que, actualmente, alberga en su solar el Conservatorio de Música de Las Palmas. Más tarde, llega al Gabinete Literario y antiguo teatro Cairasco, donde el autor asistió a su Academia de Dibujo y a numerosos espectáculos. Actualmente, atesora el último retrato que se conoce de su figura, realizado por Juan Carlos en 1918.

Sigue por la Basílica Catedral de Santa Ana, el edificio más importante de todas las islas Canarias desde el punto de vista arquitectónico y cuya torre sur Galdós vio terminar de construir durante sus años de estudiante. El canario, además, se inspiró en este edificio para crear a un personaje de su cuento 'Necrología de un Prototipo'.

Al otro lado de la Plaza de Santa Ana, el itinerario hace una parada en las Casas Consistoriales, sede del acto en el que se propuso a Galdós para el Premio Nobel de Literatura en 1912 y que hoy en día alberga un busto del autor en su Salón Dorado. Pasa entonces por el Museo Canario, donde se encuentran los muebles del dormitorio de Madrid en el que murió el literato y un libro de firmas donde el 29 de octubre de 1894 escribió «¡Qué hermoso es el Museo Canario!».

El paseo transcurre también por el Palacio de Justicia de Canarias y el histórico Convento de San Agustín. En este último, Galdós terminó el Bachillerato en 1862 y llevó a cabo una intensa labor periodística, literaria y artística. Se detiene después en el Teatro Pérez Galdós, atraviesa la calle Mayor de Triana, contempla la Ermita de San Telmo, descubre el Muelle Viejo –donde el escritor cogió el barco que le llevó a Madrid-, recorre la calle Pérez Galdós y concluye en el rectorado de la Universidad de Las Palmas e Instituto Pérez Galdós.