Parques temáticos de Europa para viajes no aburridos en familia

Disneyland París suele ser el primero en venir a la mente, pero existen muchos otros que ofrecen experiencias de lo más variadas

Elena Martín López
ELENA MARTÍN LÓPEZ Madrid

A veces los niños se aburren viajando. A cierta edad, ver catedrales y visitar museos no son los planes más atractivos, por ello, un viaje en el que la diversión cobre cierta relevancia, al menos alguno de los días que se esté viajando, suele ser un éxito asegurado y ayuda a que los pequeños acojan las salidas culturales con mayor entusiasmo.

Los parques temáticos son una buena opción para lograr este objetivo y, en Europa, incluirlos en el recorrido es realmente sencillo. Disneyland Paris suele ser el primero en venir a la mente, pero existen muchos otros que ofrecen experiencias de lo más variadas. Estos son cinco de ellos:

Alemania

Europa Park

Vista interior del Parque Europa. / Europa Park

No podía llevar un nombre diferente el parque temático que ostenta el título de «el más grande de Europa». Ubicado en Rust, en el estado de Baden-Wurtenberg (Alemania), a escasos 40 kilómetros de Friburgo, Europa Park es visitado cada temporada por casi seis millones de personas, lo que lo convierte en el segundo parque de atracciones con mayor afluencia anual del continente europeo.

Fundado en 1975 por la familia Mack, el parque está dividido en quince áreas, bautizadas como los principales países europeos, que albergan más de 100 atracciones y un total de 23 horas de programa de espectáculos diarios. El complejo cuenta, además, con seis hoteles de cuatro estrellas y habitaciones en forma de cabañas en los árboles, tiendas de campaña y vagones de tren.

Francia

Puy du Fou

Uno de los espectáculos de Puy Du Fou. / Puy du Fou

Puy du Fou es un concepto de parque temático diferente, que suple la falta de montañas rusas con sorprendentes espectáculos que sumergen a los visitantes de lleno en la historia de Francia. Situado en Les Epesses, a dos horas en coche de Nantes y muy cerca de la ruta de los castillos del Loira, el parque cuenta en la actualidad con diez espectáculos y cuatro pueblos de época, además de otras áreas temáticas en las que pasar un fantástico día en familia. Al caer la noche, el complejo también ofrece la opción de alojarse en uno de sus seis hoteles temáticos inspirados en distintas épocas.

El recinto abrió sus puertas en 1989 de la mano de Philippe de Villiers y, hoy en día, es el segundo parque temático más visitado en Francia después de Disneyland París. En 2012 fue distinguido como el mejor parque del mundo al recibir el premio 'Premio Classic Thea' en Los Ángeles. Este año ha trasladado su modelo de negocio por primera vez y lo ha hecho en España con el espectáculo 'El sueño de Toledo'.

Holanda

Efteling

Una de las montañas rusas de Efteling Park. / Efteling

Fue fundado en 1952 y es el parque de atracciones más grande de los Países Bajos. Situado en la villa de Kaatsheuvel, en el municipio de Long op Zand, a una hora y cuarto de Ámsterdam, nunca ocasiona problemas de calendario a los viajeros, ya que sus puertas están abiertas todos los días del año.

Sus atracciones están basadas, sobre todo, en leyendas locales o cuentos de hadas y ofrecen una experiencia sin igual de la cultura holandesa para compartir en familia. Desde septiembre de 2018, los visitantes también pueden visitar el espectáculo nocturno CARO en el Teatro Efteling. Junto al parque hay también opción de alojamiento, un campo de golf e instalaciones para eventos de negocios.

Dinamarca

Tivoli Gardens

Vista interior de los Jardines Tívoli. / Tivoli Gardens

Inspirado por los jardines que había visto en el extranjero, Georg Carstensen abrió las puertas de los Jardines Tívoli por primera vez en 1843, convirtiéndose así en el cuarto parque de atracciones más antiguo del mundo. El primero es el de Bakken, que fue fundado en 1583, también en Dinamarca. Este área recreativa se encuentra en pleno corazón de Copenhague, junto a la plaza del Ayuntamiento, y a los daneses les encanta porque es un lugar acogedor y perfecto tanto para grandes como para pequeños.

Las atracciones están inspiradas, entre otras cosas, por la mitología nórdica (como el Castillo de Valhalla, Valhalla Borgen) y los cuentos de Hans Christian Andersen (con las «maletas volantes», Den flyv Kuffert). Además, desde la noria se pueden obtener unas espectaculares vistas de la ciudad. Su principal atractivo es que ha sabido evolucionar a lo largo del tiempo, mezclando lo antiguo con lo moderno, e innovar constantemente para que los visitantes experimenten siempre cosas nuevas.

Francia

Futuroscope

Vista aérea del parque temático Futuroscope. / Futuroscope

En Futuroscope, como su propio nombre indica, la temática principal es el futuro. Un lugar para que tanto niños como adultos se diviertan experimentando lo último de la tecnología, como el vídeo en 4K o la realidad virtual en 5D.

Inaugurado en 1987 en la periferia de Poitiers por René Monory, todas las atracciones de este recinto están inspiradas en las últimas tecnologías, tanto audiovisuales como robóticas. En 2017, por la celebración de su 30 aniversario, abrieron una nueva atracción que ya se ha convertido en una de las davoritas de los visitantes: 'El viaje extraordinario', que se basa en 'La vuelta al mundo en 80 días' de Juo Verne.

También cuenta con el primer Aerobar del mundo, en el que tomar un refresco en familia a 35 metros de altitud con las piernas colgando en el vacío; y en 2018 se puso en marcha la primera atracción de realidad virtual en 5D, que simula la conducción del coche de carreras del nueve veces campeón del mundo de rallyes, Sébastien Loeb. El complejo también ofrece una zona de restauración y un hotel para alojarse.