Sidse Babett Knudse vuelve a encarnar a Birgitte Nyborg. / NETFLIX

Todas las veces que los políticos han manoseado 'Borgen'

Es la serie a la que más han recurrido representantes de todos los partidos. Todos quieren parecerse. Ahora vuelve, con una cuarta temporada, para darles más munición

MIKEL LABASTIDA Valencia

Pocas series han sido tan manoseadas por la clase política como 'Borgen', la producción danesa que se convirtió en un fenómeno entre 2010 y 2013. Pablo Iglesias, Pedro Sánchez, Mónica Oltra o Albert Rivera, entre otros, la han mentado en sus discursos y han pretendido apropiarse de ella. Unos y otros quisieron verse reflejados en la ficción creada por Adam Price que narraba cómo la dirigente del Partido Moderado de Dinamarca lograba encabezar un gobierno de coalición con los Verdes y los Laboristas, pese a que su formación había quedado tercera en cuanto a número de escaños. Durante tres temporadas los espectadores fuimos testigos de los malabarismos que debía hacer la protagonista, Birgitte Nyborg, para sacar adelante su programa, y de las facturas personales ocasionadas por su cargo.

El éxito fue tan rotundo que la cadena danesa DR y Netflix se han aliado para grabar una cuarta tanda de capítulos, que está disponible en España a partir del jueves, 2 de junio. Desde que las gestiones en Christianborg emocionaron al mundo entero -se emitió en 75 territorios- han pasado nueve años, tiempo suficiente para que los dirigentes de nuestro país sacasen rédito a todo lo que aconteció en cada episodio para incorporarlo a su ideario o modus operandi. De hecho la serie llega justo a tiempo para insuflar de nuevas tramas a los políticos que aún se mantengan en activo (son pocos) y a los nuevos que han entrado al ruedo.

Imagen de la nueva temporada de 'Borgen' / NETFLIX

De Albert Rivera a Pedro Sánchez

Fue Albert Rivera el que más apeló al 'Pacto Borgen', cuando todavía estaba al frente de Ciudadanos y Ciudadanos tenía un futuro prometedor por delante. Con él quiso llegar a ser presidente del Gobierno, dado que Pedro Sánchez no tenía apoyos suficientes para entrar en la Moncloa, o figura clave en Andalucía, en las anteriores elecciones en que su formación logró 21 escaños para el parlamento andaluz. Ellos hablaron de 'Estrategia Borgen', algo que no coló entre sus oponentes. La ficción está bien como ejemplo, pero no tanto si hay que convertirla en realidad. La oratoria y habilidad negociadora de Nyborg era uno de los aspectos que más llamaba la atención en la serie en sus primeras temporadas, en las que la presidenta tuvo que lidiar con asuntos relacionados con las fuerzas armadas, la economía o los derechos sociales. Hubo episodios dedicados por completo a plasmar los diálogos y concesiones entre rivales para conseguir acuerdos.

Pedro Sánchez y Pablo Iglesias apelaron al 'Candidato Borgen' en los comicios catalanes de 2017. Ambos aseguraban que sus representantes, Miquel Iceta por el PSOE y Xavier Domènech por Catalunya en Comú, eran los idóneos para liderar un gobierno de coalición entre fuerzas con afinidad ideológica. Con estas declaraciones en campaña los dos reconocían que no esperaban ganar las elecciones (los moderados no lo hacían en la serie) y se aferraban al comodín de la negociación posterior en los despachos. Tampoco esta vez hubo traslación de la pantalla a la realidad catalana.

La ejemplaridad de Nyborg se mantenía impoluta a medida que avanzaban las tramas hasta el punto de que obligó a su marido a no aceptar un puesto de trabajo que le habían ofrecido por si se consideraba que ella podía haber intercedido. Este conflicto de intereses no ha impedido en la política española que amigos y conocidos de los representantes políticos copen puestos de poder por ser quienes son. Por todo ello 'Borgen' es considerada por muchos una serie de política ficción, puesto que es imposible trasladar sus lecciones a la escena real.

Mónica Oltra, lideresa de Compromís, tras proclamarse vicepresidenta de la Comunidad Valenciana, recomendó a su equipo que viesen este título con el objetivo de que les inspirase. Era tan fan que incluso a la hora de escoger color para pintar la sala de prensa desde donde se iba a dirigir a los periodistas pensó en las puestas en escena de Nyborg.

Birgitte y Katrine, de nuevo juntas. / NETFLIX

Relación políticos y periodistas

Precisamente otro de los apartados más relevantes de 'Borgen' era la visión que ofrecía de la prensa, comprometida con su labor de vigilar el poder, y de la relación que se establecía entre políticos y periodistas y lo complicado que resultaba algunas veces no cruzar determinadas líneas para ser honestos cada cual con su profesión.

Manuela Carmena, Esperanza Aguirre y hasta la reina Letizia han confesado que se sentían representadas por el personaje principal. Y mira que las tres responden a perfiles bien diferentes. Ese es otro de los aciertos de esta producción, que logra concitar interés entre personas con visiones del mundo totalmente opuestas.

'Borgen' ha resucitado con ocho episodios, disponibles en Netflix, y la mayoría de los que un día la admiraron la verán ahora desde sus casas, lejos de la primera línea política, que los ha expulsado. También Nyborg salió de la política para volver después en la tercera temporada con un nuevo partido. En estas entregas inéditas la protagonista es Secretaria de Estado y con Rusia como principal amenaza para Dinamarca y Groenlandia. Los guionistas han demostrado aquí de nuevo buen olfato, adelantándose a lo sucedido con la invasión de Ucrania.