Itziar Ituño, protagonista de la serie de Netflix 'Intimidad', rueda en la Alhóndiga bilbaína. / David Herranz

Sexo, mentiras y vídeos en Bilbao

'Intimidad', la serie española más ambiciosa de Netflix, se rueda durante 20 semanas en la capital vizcaína. Itziar Ituño encarna a una política alcaldable cuya vida salta por los aires cuando un vídeo suyo de contenido sexual acaba en la Red

Oskar Belategui
OSKAR BELATEGUI

¿Qué tienen en común la exconcejala de Los Yébenes Olvido Hormigos, la expresidenta de la comunidad de Madrid Cristina Cifuentes y el candidato a la alcaldía de Nueva York Anthony Weiner? Los tres vieron cómo un vídeo comprometido que se viralizó por internet acabó con su carrera política. Los tres comprobaron cómo su imagen pública quedaba hecha trizas cuando su intimidad se expuso en las redes sociales, el moderno tribunal que juzga, condena y ejecuta sin derecho a defensa. 'Intimidad' es, precisamente, el título de la producción española de Netflix más ambiciosa del año, que se rueda estos días en Bilbao. Su protagonista, encarnada por Itziar Ituño, la popular Lisboa de 'La casa de papel', es una política alcaldable cuya vida salta por los aires cuando se filtra a la prensa un vídeo suyo de contenido sexual.

Junto a Ituño, otras cuatro actrices de primera fila en un reparto netamente femenino: la última ganadora del Goya, Patricia López Arnáiz, Emma Suárez, Verónica Echegui y Ana Wagener. Las dos guionistas también son mujeres: Laura Sarmiento y Verónica Fernández. 'Intimidad' se rueda durante la friolera de 20 semanas en más de 70 localizaciones de Bizkaia, en su mayoría en Bilbao. Todo son escenarios reales, sin usar un plató. El equipo técnico está formado por 140 personas y los actores, entre los cuales hay presencia mayoritaria de vascos, rondan el centenar. «Serán ocho capítulos de poco menos de una hora», adelanta la creadora de la serie, Laura Sarmiento, que justifica el despliegue de medios y tiempo. «Es lo que tiene rodar en escenarios naturales con una imagen muy cuidada. Con el nivel de exigencia que tenemos es necesario ese tiempo». La dirección de los capítulos se la reparten Jorge Torregrossa, Ben Gutteridge, Marta Font y Koldo Almandoz.

Verónica Echegui, Patricia López Arnáiz, Itziar Ituño, Yune Nogueiras, Ana Wagener y Emma Suárez protagonizan 'Intimidad'.

Para Sarmiento, preservar la intimidad en la era de las redes sociales es una elección personal. Otra cosa es cuando alguien utiliza nuestras imágenes sin consentimiento y comete un delito. «Lo cierto es que la mayoría nos hemos vuelto casi exhibicionistas, tenemos esa forma de socializar», constata la autora de series como 'Matadero' y 'La zona'. «Parece que mucha gente no experimenta las cosas hasta que no las comparte. De vacaciones, siempre me sorprende que todo el mundo busque la imagen en vez de detenerse a contemplar el paisaje. Necesitamos dejar constancia de eso ante los demás, es como si experimentásemos de forma vicaria», reflexiona. 'Intimidad' demostrará cómo nuestra existencia puede cambiar en un clic. «Estamos sobre una baldosa muy frágil. Una grieta puede hacer que todo el teatro que tenemos armado se desmorone».

Itziar Ituño de rodaje en la Alhóndiga bilbaína. / David Herranz

Lo importante para las guionistas no es tanto el thriller, el quién lo hizo, sino las consecuencias de vulnerar la intimidad. Sarmiento alude al 'caso Cifuentes': «¿Qué siente alguien que se ve expuesto de esa manera?», se pregunta. La deriva del 'caso Hormigos' también fue muy particular: la víctima se reinventó como personaje de los programas del corazón. Una de las claves de la serie la encontraron en el documental 'Weiner' (2016), sobre el prometedor miembro del Partido Demócrata, casado con Huma Abedin, la mano derecha de Hillary Clinton durante su época de secretaria de Estado, cuya carrera política terminó precipitadamente cuando salieron a la luz fotos eróticas que el político había enviado por internet. «Nos interesa mostrar no solo la pérdida de la reputación, sino cómo salen a la luz ciertos atavismos con el anonimato de las redes», apunta Sarmiento, que también estuvo en 'Crematorio', el título que dio un vuelco a la ficción española.

Rodaje de 'Intimidad' en el Guggenheim. / David Herranz

Que las protagonistas de 'Intimidad' sean mujeres no es gratuito. «En un hombre un caso así se vive como una anécdota, a una mujer le daña más», asegura Laura Sarmiento. «Hay una especie de 'letra escarlata' que se le pone a una mujer, incluso cuando casi todos en apariencia tengamos un discurso igualitario y de conciencia de feminismo. Además, los usuarios de redes se dejan llevar por lo peor». Para la guionista, las series con protagonistas femeninas ya no tienen el estigma de que solo interesan a mujeres. «Es fácil que un espectador se identifique con Kate Winslet en 'Mare of Easttown'», observa. «Ya no se produce esa sensación de incomodidad. Si hace unos años yo presentaba el proyecto de una serie protagonizada por una mujer, parecía que tenías que justificarlo. Siempre dibujabas un personaje fuerte e independiente, obligado a hacer muchos méritos para ganarse su puesto de protagonista». Quizá ahora ya no haga falta que los personajes femeninos vivan una trama sentimental, pero los datos de desigualdad en la profesión siguen siendo clamorosos. «Me han ofrecido proyectos diciéndome que les faltaba el toque femenino, como si yo fuera a poner el lazo rosa. Ahora eso da pudor ofrecerlo», se felicita la guionista.

Itziar Ituño habla con el alcalde Aburto en el rodaje de la serie en el Ayuntamiento de Bilbao.

'Intimidad' también servirá para vender Bilbao en los más de 190 países donde opera Netflix, que cuenta con 208 millones de suscriptores de pago. El Guggenheim, la Alhóndiga, la Ría… El recorrido turístico incluye hasta el Ayuntamiento, donde Itziar Ituño habló con el alcalde Aburto, que ocupa el puesto al que ella aspira en la ficción. Bilbao es un personaje más de la serie, confirma su creadora. «Es una ciudad muy atractiva, visualmente se va a vender sola», piropea. «Nos interesa ver ficciones que no estén ambientadas en un entorno neutro, en un no lugar. Bilbao ayuda a una historia así, con repercusión social de hechos». 'Intimidad' se suma a la larga lista de rodajes que viene albergando el País Vasco gracias al boom de las plataformas. Laura Sarmiento confirma que vivimos una edad dorada de la ficción. «Antes se quería gustar a todo el mundo, ahora se buscan nichos y eso favorece que las historias sean más auténticas. Quizás no vayas a tener los 10 millones de espectadores de una serie en los 90 en una cadena generalista, pero vas a ser más honesto desde el punto de vista creativo».