Matt LeBlanc, Matthew Perry, Jennifer Aniston, Courteney Cox y Lisa Kudrow.

La lección que aprendemos con la reunión de 'Friends'

El especial está concebido para los amantes de la telecomedia y de las series «de antes»

MIKEL LABASTIDA Valencia

Da igual cuantas veces hayas visto un episodio de 'Friends' que si te topas con él en una de las múltiples reposiciones que ha sufrido esta serie te engancharás irremediablemente. Y recitarás algunos diálogos de memoria. Y te reirás de nuevo con los gags de siempre. Y te quedarás con ganas de más. La producción creada por Marta Kauffman y David Crane en 1994 tiene ese poder hipnótico. Todo encaja a la perfección en ella y no importa cuándo se visione un episodio y qué audiencia se ponga delante de él que seguirá funcionando tan bien.

Algo similar sucede con la reunión organizada en torno al elenco completo de la serie 17 años después de que la ficción acabase y que ya está disponible en HBO. Dura alrededor de 100 minutos pero podrían ser tres o cuatro horas. Sus potenciales consumidores, los amantes de 'Friends', lo disfrutarían de idéntico modo, con devoción. Se van a encontrar algo tan sencillo como los actores principales rescatando chascarrillos del mono Marcel, de estrellas invitadas como Brad Pitt o Sean Penn, o de lo que hacían detrás de las cámaras cuando dejaban de rodar. Nada demasiado nuevo, nada que en realidad no supiésemos (salvo lo de Aniston y Schwimmer, esa confesión sentimental entre ellos, que uno no sabe si es real o prefabricada para este momento, pero que cuadra perfectamente con los parámetros del universo 'Friends').

De este encuentro se había hablado mucho y se había imaginado de múltiples maneras. Tras años de elucubraciones y de proyectos que no se materializaban ha sido por fin posible. Tantos intentos fallidos han provocado que la expectación creciese más y más. Con la moda de los 'revivals' por encima de nuestras posibilidades se soñó con la idea de recuperar a los míticos personajes, en forma de película o de temporada corta, para conocer cómo serían sus vidas casi dos décadas después. Qué habría pasado con sus relaciones, con sus hijos, con sus aspiraciones. Ahora, después de haber disfrutado del especial, reconocemos que habría sido un error, que nada demasiado bueno podría haber salido de ahí. Que el espíritu de 'Friends' sigue funcionando tan bien porque continúa impoluto.

Un fotograma del especial.

Esta comedia logró tantos adeptos en sus diez temporadas en antena porque consiguió que una masa enorme de público se identificase con sus protagonistas, se reconociese en ellos, aunque no tuviese nada que ver con ellos. Con la reunión ocurre lo mismo, nos hace recordar los encuentros con amigos de la infancia o con compañeros de escuela en los que todos rememoran anécdotas intrascendentes y se siguen riendo de chistes sin gracia. Da igual que la suya -la de Courteney Cox, Matt LeBlanc y compañía- sea una reunión infinitamente mejor pagada que cualquiera a la que pudiéramos asistir uno de nosotros porque nos vamos a volver a identificar, a vernos reflejados en lo que cuentan. Ahí reside la magia que solo los fieles a 'Friends' -que somos millones- comprenderemos. Este proyecto no va dirigido a nadie que no haya visto la serie original (como mínimo dos veces).

Que ninguno espere revelaciones importantes, sorpresas que no estuvieran en el guion, o que alguien ponga en apuros a las estrellas de la producción de NBC. Claro que no. Todo está medido para que ellos se encuentren a gusto y para que los espectadores pasen un buen rato. ¿Para qué más? Solo por ver a los intérpretes regresar a los apartamentos que tan buenos momentos nos depararon entre 1994 y 2004 ya merece la pena la propuesta. Observar cómo el tiempo ha pasado por ellos -como por nosotros- y la manera en que se comportan cuando retornan al lugar que les cambió la vida y que alegró la nuestra.

A partir de ahí poco más se necesita. James Corden actúa de maestro de ceremonias perfecto (anima el cotarro, pero sabe que su papel es secundario). A lo largo del show reaparecen algunos secundarios que se convirtieron en imprescindibles y a los que se concede su minuto de gloria. Otras tantas estrellas (Lady Gaga, Cindy Crawford, Justin Bieber, David Beckham) se suman a rendir culto a la serie. Se rescatan imágenes inéditas y tomas falsas para regocijo del personal.

Y luego hacen aquello que cualquier grupo de seguidores de 'Friends' ha hecho alguna vez, lo de discutir por el mejor instante, o el más icónico, o el que más nos impactó. Y nos damos cuenta de que todos coincidimos en una decena de secuencias icónicas, incluso sus creadores y protagonistas. La del cambio de apartamentos, la del viaje a Londres, la del beso de Ross y Rachel...

James Corden es el maestro de ceremonias del especial.

Esta reunión nos hace reflexionar sobre, al menos, dos asuntos. Por un lado en el poder que tienen las series, cómo son capaces de marcar a varias generaciones e incluso a influir en sus estados de ánimo. Durante el episodio aparecen varios testimonios de seguidores que narran cómo ver 'Friends' les sirvió para sobreponerse a una tragedia, para abstraerse de una realidad que no les gustaba, para superar una etapa delicada. Las series, cuando son buenas de verdad, crean comunidad, consiguen llevarte a otra realidad, te remueven por dentro. 'Friends' es una de esas. La cuestión es si quedan ficciones como esta, si dentro de 15 años se podría realizar una reunión de similares características. Parece difícil teniendo en cuenta que ahora las producciones apenas aguantan dos temporadas, se consumen de modo frenético y se olvidan enseguida. No hay tiempo para que ninguna deje poso suficiente. ¿Qué elenco podría reencontrarse en unos años? ¿El de 'Gambito de Dama'? ¿El de 'Stranger Things'? ¿El de 'The Mandalorian'? Ninguna tiene la fuerza de aquella ni los mimbres para impresionar y generar lazos como la mítica telecomedia. Hemos cambiado nuestra relación con las series y especiales como el de 'Friends' nos abre los ojos y nos invita a reflexionar.

Vídeo. El tráiler del especial.

Tal vez algún día nos arrepintamos de las prisas, de las ansias, de los empachos con que nos despachamos ahora las series.

'Friends: The Reunion' y las diez temporadas de la serie están disponibles en HBO.