Borrar
Un fotograma de 'Unicorn Wars'.
Festival de Sitges | Crítica de 'Unicorn Wars': honor, dolor y mimos
Festival de Sitges

Crítica de 'Unicorn Wars': honor, dolor y mimos

Osos contra unicornios. La nueva película de animación de Alberto Vázquez arremente contra la crueldad de nuestro tiempo empleando dulces animalillos como perfecta metáfora

Martes, 11 de octubre 2022, 07:44

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

«El público de Sitges sabe valorar la belleza de la oscuridad», comentaba con acierto Alberto Vázquez, director de 'Unicorn Wars', una de las primeras grandes sorpresas del festival, durante la presentación de su último filme, realizado con la técnica de animación tradicional en dos dimensiones. El responsable de la demoledora 'Psiconautas', también dibujante de cómic, sacudió la platea con un excelente ejemplo de cómo los dibujos animados también pueden ser «solo para adultos», aunque algún despistado quizás lleve a su prole a alguna sesión de este inminente estreno hipnotizado por el póster de un relato con mensaje antibelicista protagonizado por entrañables animalitos que se comportan con la crueldad propia de la especie humana. «¡Uncornio bueno, unicornio muerto!», grita un grupo de osos amorosos vestidos con ropa militar. Su enemigo es el fantástico equino que habita feliz en el corazón del bosque, luciendo su cuerno iluminado por los rayos del sol. El lema de los pequeños peludos es «honor, dolor y mimos». Así se presenta al espectador un mundo pesadillesco de vivos colores donde el concepto «vomitar arcoiris» está representado con una retorcida algarabía. Estamos ante un fantástico choque entre fondo y forma que no deja indiferente.

En 'Unicorn Wars', perturbadora e incómoda, todo lo contrario a una feel good movie, con un final muy poco optimista, podemos ver a un osito panda comiéndose un «gusiluz», una imagen sumamente inquietante que resume las intenciones de Vázquez de remover la conciencia del público, quizás desubicado ante un espectáculo animado con excelencia retro que esconde bajo su apariencia de cuento infantil toneladas de mala baba. Fruto del fanatismo, los pobres osos melosos derivan en psicópatas obsesionados con exterminar a los bellos caballitos con lanzas, flechas y cuchillos, rompiendola la armonía del bosque mágico. Los unicornios, el alma de la naturaleza, se defienden ensartando a su enemigo en una salvaje orgía de sangre donde las tripas y los sesos estallan como piñatas. Gore de colores, en la onda de la divertida serie de humor negro 'Happy Tree Friends'. El reverso tenebroso de «lo cuqui» en todo su esplendor. Un brillante cartoon para adultos, hay que insistir con la etiqueta, donde se habla de familias disfuncionales, bullying, religión, guerras y totalitarismo. Temas tristemente de actualidad.

'Unicorn Wars' exprime con nota una animación ideal para lo que se quiere contar. La banda sonora ayuda a enfatizar la colección de sensaciones enfrentadas. Vázquez sube otro peldaño en su notable carrera, sobre papel y en el medio audiovisual. Su multipremiado cómic 'Psiconautas' se convirtió en el cortometraje 'Birdboy', ganador del Goya. Gracias a su éxito, el dibujante y guionista adaptó la historia en formato largo junto a Pedro Rivero ('El hoyo'). 'Psiconautas: los niños olvidados' devino un punto de inflexión en el cine de animación nacional y supuso el segundo Goya para el autor gallego -la misma noche en la cual ganó el tercero, esta vez por su excelente corto 'Decorado'-. Inspirado en otra de sus piezas, 'Sangre de unicornio', su nueva propuesta mezcla comedia y drama con buen ritmo y una meta clara: agitar nuestra mente. La animación no es únicamente cosa de niños. Aunque en nuestras fronteras cuesta convencer al personal a la hora de hablar de vida más allá de Pixar y sucedáneos, hay que alabar el tesón de algunos creadores que no cesan en su empeño de sacar adelante proyectos que buscan la originalidad y un público diferente. Apuntemos otro hito, aplaudido en Sitges y otros festivales internacionales, que no debe pasar desapercibido, una propuesta hipnótica que embriaga al espectador sin prejuicios y refuerza la idea de que la evasión no tiene porqué estar reñida con la reflexión. Habrá quien salga de la sala oscura traumatizado, otro punto a su favor.

Vídeo. El tráiler de 'Unicorn Wars'.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios