Borrar
Vea la portada de CANARIAS7 de este lunes 15 de abril
Eva Santolaria y Antonio Hortelano dan vida a Claudia e Imanol en 'Citas Barcelona'.
'Citas Barcelona', la ficción de TV3 sobre las relaciones salta a Prime Video

'Citas Barcelona', la ficción de TV3 sobre las relaciones salta a Prime Video

La plataforma de Amazon se involucra en la producción de la tercera temporada, cuyo mayor reclamo es el reencuentro entre Eva Santolaria y Antonio Hortelano, Valle y Quimi en 'Compañeros'

Iker Cortés

Madrid

Lunes, 19 de junio 2023, 15:54

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Basada en la serie británica 'Dates' y desarrollada bajo la cuidadosa mirada de Pau Freixas, 'Cites' comenzó su andadura en TV3 en 2015, aunque con posterioridad buena parte de sus episodios llegaron a todo el territorio nacional a través de La 1 y Atreseries. La ficción, de corte antológico, reúne una serie de relatos autoconclusivos -si bien algunos de los personajes iban pululando por distintas historias-, acerca de los primeros encuentros de distintas parejas que se han conocido a través de una aplicación de contactos. Y a diferencia del serial británico, en 'Cites' los episodios eran de 45 minutos y no de 24, así que en cada uno de ellos se intercalaban un par de citas.

Tras dos temporadas de trece episodios cada una que se emitieron entre 2015 y 2016, la serie llega ahora renovada, de nuevo bajo la batuta de Pau Freixas, con una tercera temporada titulada 'Citas Barcelona' -¿dará la ficción el salto a otras capitales de provincia?-, en la que se mezclan castellano y catalán y en la que también se ha involucrado Prime Video, plataforma a la que se subieron los seis nuevos episodios el pasado 13 de junio, mientras TV3 mantiene su emisión semanal de dos capítulos cada lunes.

Sin duda, el mayor reclamo de esta nueva entrega esta en el último capítulo de la ficción, que supone el reencuentro entre Antonio Hortelano y Eva Santolaria, los inolvidables Quimi y Valle de 'Compañeros', aunque en este episodio no den vida a los personajes con los que saltaron a la fama. 'Claudia e Imanol' no es el mejor del lote, pese a que es el único centrado en una sola cita. Escrito por Eric Navarro, productor ejecutivo de la ficción junto a Freixas, y dirigido por Carles Torrens, comienza con una quedada en una cafetería tras haberse reencontrado en Tinder. Hacía 35 años que Claudia e Imanol no se veían, se conocieron en el verano de 1988, en el pueblo al que ambos iban de vacaciones con su familia, y ahí surgió la chispa de un amor intenso pero fugaz.

No volvieron a contactar. Sí, sabían el uno del otro por vecinos y amigos comunes, pero nunca dieron un paso al frente para retomar aquel amor. Claudia se casó y se divorció, Imanol jamás tuvo un proyecto de vida, pero el cariño entre ambos siempre estuvo ahí. Toca ponerse al día y cuando lo hacen descubren que son muy diferentes. Él es un soñador, un tipo que cree a pies juntillas en el destino, en que el universo tiene un plan para cada uno de nosotros y en que las casualidades no lo son tanto y tienen su razón de ser. Claudia, en cambio, es mucho más práctica y asegura que el destino no es más que una invención humana para dar sentido a la vida. ¿Lograrán sortear las diferencias y cómo el paso del tiempo ha configurado a cada uno? Esa es la pregunta y el ¿y si? que trata de responder un episodio que tiene ecos de la trilogía que Richard Linklater comenzó con 'Antes del amanecer', aunque con algún giro de guion un poco tristón.

Manuela Vellès y Pablo Rivero, Carolina Yuste y Berta Castañé.
Imagen principal - Manuela Vellès y Pablo Rivero, Carolina Yuste y Berta Castañé.
Imagen secundaria 1 - Manuela Vellès y Pablo Rivero, Carolina Yuste y Berta Castañé.
Imagen secundaria 2 - Manuela Vellès y Pablo Rivero, Carolina Yuste y Berta Castañé.

Mucho más especial es el segundo capítulo de la tercera temporada, el mejor de todos ellos. 'Nico y Diana - Juanqui y Barbs', dirigido por Pau Freixas y David Selvas y escrito por Clara Esparrach y Eric Navarro, propone dos citas muy distintas. Diana (Carmen Machi) solo ha conocido un varón en su vida, su difunto esposo, con quien tuvo a sus hijos. Después de años entregada a su familia, se ha lanzado al mundo de las aplicaciones y ha conocido a Nico (Gonzalo de Castro). Su primera cita es en un bar del centro y aunque la cita comienza de maravilla, un encuentro inesperado y la visita al apartamento de él dejan claro que ambos buscan cosas muy distintas, para disfrute de un espectador que tampoco se imagina por dónde va a ir la cosa. En el caso de la cita de Juanqui (David Verdaguer) y Barbs (Berta Castañé), de 40 y 18 años, respectivamente, el desarrollo toma tintes terroríficos. Con unas interpretaciones excelentes, la ficción aborda una relación desigual donde las frases hechas del tipo «eres muy madura para tu edad» están a la orden del día y un incidente los lleva a terminar en urgencias y a una conclusión inquietante y descorazonadora. Espeluznante.

Menos interesante se presenta el primer episodio del conjunto, 'Laura y Jan - Tiago y Mimi', con dos citas ambientadas en Nochevieja dirigidas por Paco Caballero y Pau Freixas y escritas nuevamente por Clara Esparrach y Eric Navarro. En la primera de ellas, Laura (Clara Lago) y Jan (Carlos Cuevas), que acaban de ser abandonados por sus parejas, hacen match en Tinder y deciden pasar la noche juntos. Las cosas se pondrán tensas cuando Jan reciba un mensaje de su ex. Nada nuevo bajo el sol, pero Lago está francamente estupenda. En la segunda, Tiago (Pablo Rivero) se escapa de una cena de Nochevieja con amigos para encontrarse con Mimi (Manuela Vellés), una joven que vive en el mismo bloque. Tras una noche aparentemente perfecta, el despertar no podía ser más tormentoso y Tiago se marcha del piso, sin darse cuenta de que se olvidó las llaves en el piso de sus amigos. Ambos deberán intentar limar asperezas en un episodio en el que la interpretación de Vellés está a menudo muy forzada.

Gonzalo de Castro y Carmen Machi.
Gonzalo de Castro y Carmen Machi.

La serie retoma interés con el tercer episodio, dirigido por Pau Freixas y Carles Torrens y escrito por Clara Esparrach y Eric Navarro, quizá el segundo más redondo de toda la tanda, con una primera cita entre Abi (Belén Cuesta) y Murall (Iván Massagué) que es todo un homenaje, nada escondido, a 'Atrapado en el tiempo', la cinta protagonizada por Bill Murray, y que se escapa de los lugares comunes de la ficción. La química entre Cuesta y Massagué hacen el resto. La otra cita entre Meri (Joana Vilapuig) y Oriol (Pol Monen), al final una cita a cuatro con amores pasados, sirve como retrato de un tipo de ser despreciable.

'Paula y Sofía - Matilda y Samuel', escrito por Eric Navarro y Eduard Sola y dirigido por Patricia Font y Pau Freixas, es el guiño necesario a quienes han visto las anteriores temporadas. En él Nausicaa Bonnín y Laia Costa vuelven a encarnar a Sofía y Paula, siete años después de que Paula decidiera casarse con su pareja y cortara su relación incipiente con Sofía. Paula se ha divorciado y en estos años no ha dejado de pensar en Sofía. Un reencuentro en una discoteca de la ciudad parece prometedor, pero al llegar al apartamento de Paula una sorpresa trastoca los sentimientos de Sofía. Bastante más divertida es la cita de Matilda (Carolina Yuste) y Samuel (Miguel Ángel Muñoz), que juega a romper con los prejuicios, con un intercambio de los roles en toda regla -ella es la lanzada, él el timorato- y una conclusión descacharrante. Los dos están geniales.

Finalmente el quinto episodio, 'Alba y Josep - Dani y Javi', escrito por Iván Mercadé y dirigido por David Selvas, es en realidad casi una doble cita a la vez. Dani (Pep Ambrós) está decidido a que su hermana Alba (Andrea Álvarez), una chica con discapacidad intelectual, tenga su primera cita. Ella acepta con una condición: que él también tenga una. Mientras Alba conoce a Josep (Pol López), un chico con autismo, Dani conoce a Javi (Alejo Sauras), quien se identifica como arromántico, es decir, alguien incapaz de enamorarse. Las dos citas se producirán en el mismo restaurante, aunque en distintas localizaciones, sin embargo un incidente con el vino encenderá la mecha de una noche muy peculiar para todos. Una excusa para hablar del desamor y de lo incómodas que a veces resultan las primeras citas con un tono simpático y desenfadado.

Alejo Sauras.

Visualmente atractiva, 'Citas Barcelona' es también una carta de amor o, mejor dicho, una postal hacia la ciudad condal y sus bellos enclaves, casi siempre con el mar y la iluminación nocturna de fondo, aunque a veces se antoja demasiado cuqui y exquisita. En cambio, uno tiene la impresión de que como retrato social de quienes deambulan por sus calles, la ficción se queda muy corta. Solo el personaje al que da vida Carolina Yuste parece alejarse algo del catalán burgués con pisazo en el centro de la urbe. Y es una pena porque con una colección de personajes algo más equilibrada, el resultado sería bastante más original y menos repetitivo.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios