Borrar
Álex Sánchez
A favor y en contra de '20.000 especies de abejas'
Premios Goya 2024 | Las más nominadas

A favor y en contra de '20.000 especies de abejas'

Candidatas a mejor película ·

El debut cinematográfico de Estibaliz Urresola acapara 15 nominaciones para los premios de la Academia, entre ellos el máximo reconocimiento

Iker Cortés y Mikel Labastida

Madrid | Valencia

Lunes, 5 de febrero 2024, 23:56

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

Para su debut Estibaliz Urresola escogió un tema complicado, el de la disforia de género en una niña de ocho años, que no se siente a gusto con la imagen que proyecta. Esta sorprendente cinta ha recogido galardones en los festivales de Berlín y Málaga y en los premios Forqué, Feroz y Gaudí. A los Goya se presenta con 15 nominaciones. Dos redactores de Pantallas analizan las posibilidades de '20.000 especies de abejas' de alcanzar el sábado 10 el máximo premio de la Academia.

  1. A favor Iker Cortés

    Valentía y arrojo para contar temas nuevos

No era el de '20.000 especies de abejas' un debut sencillo, pero Estibaliz Urresola Solaguren se las ha ingeniado para construir una historia llena de sinceridad, emoción y cierto didactismo acerca de la disforia de género de una niña de ocho años. ¿El resultado? Quince nominaciones, entre ellas las de mejor película, mejor dirección novel, mejor guion original y mejor actriz protagonista (Patricia López Arnáiz), que convertían la cinta protagonizada por la pequeña Sofía Otero en la ópera prima más nominada de la historia los Premios Goya, rebasando las catorce candidaturas que recibió en 2007 'El orfanato' de Juan Antonio Bayona.

La cinta sigue la estela de películas como 'Verano 1993' (Carla Simón, 2017), 'Alcarràs' (Carla Simón, 2022) o 'Las niñas' (Pilar Palomero, 2020), que en 2021 se hizo con ocho goyas, entre ellos el de mejor película, dirección novel y guion original, cediendo casi todo el protagonismo a una niña que jamás se había puesto delante de las cámaras. A lo largo de los 127 minutos de la cinta, el espectador asiste a un verano crucial en la vida de la familia protagonista. El matrimonio formado por Patricia López Arnáiz y Martxelo Rubio no pasa por su mejor momento, así que ella coge a los tres hijos y abandona Bayona para regresar a casa de la madre (Itziar Lazkano), en Llodio, con la naturaleza en primer plano y la silueta de las fábricas de fondo, donde también vive la tía Lourdes (Ane Gabarain), que recolecta miel y emplea a las abejas con fines curativos.

De nuevo, el regreso al pueblo es el detonante de una historia en la que la pequeña Cocó de ocho años (Otero) servirá de catarsis para el resto de personajes. Hace mucho que luce aspecto andrógino, con el pelo largo. No entiende por qué le llaman Aitor y hace pis de pie. Quiere que la llamen Lucía. Todos a su alrededor saben que pasa algo con ella, pero no se atreven a abordarlo. La delicadeza y el didactismo con los que la directora desarrolla esta compleja historia que analiza asuntos como la vergüenza con respecto al propio cuerpo o la mirada de los demás, es una de las grandes bazas de una película cocida a fuego lento. En este sentido, resulta casi mágica la relación de la pequeña con su tía Lourdes -Otero y Gabarain, nominada a mejor actriz de reparto, están fantásticas, creando momentos únicos, de pura sensibilidad y emoción-, que será la que a la postre abra las puertas a la comprensión de los demás para acabar admitiendo que tienen una hija y una nieta.

Que la cinta apueste por el euskera, el castellano y el francés para contarse también es un punto a favor de una película que demuestra cómo ha cambiado el cine español en los últimos años. Valentía y arrojo para contar temas nuevos y complejos sin miedo alguno.

  1. En contra Mikel Labastida

    Los problemas de la favorita

Es imposible no ver '20.000 especies de abejas' y no recordar 'Cinco lobitos', 'La Maternal' o 'Estiu 1993', películas recientes donde se aborda de un modo certero cómo determina todo lo que sucede en la infancia. Esto es bueno, porque en la comparación con esas joyas la película de Estibaliz Urresola, está a la altura y se mide de igual a igual con las anteriores. No era fácil. Pero también es malo, ya que con esta se ha perdido parte del factor sorpresa que causaron aquellas. Nos hemos acostumbrado en el cine patrio a estas pequeñas historias que nos llegan directas al corazón y que abordan temas que no habíamos visto en pantalla al menos de esa forma.

Nada que objetar a las excelentes interpretaciones de todas las actrices que forman el elenco y que ya han ido obteniendo reconocimientos en los distintos palmarés que se han sucedido en los últimos meses, desde el propio festival de Berlín hasta la entrega de los Feroz. Otra cosa bien diferente es la elección de los personajes. Ya es casualidad que alrededor de Cocó convivan roles tan diferentes, que se dediquen a observar el conflicto en el que vive la niña con puntos de vista tan distintos, desde el de la abuela más reticente hasta la tía más comprensiva. Pasando por una madre que no quiere verbalizar lo que sucede y un padre ausente. Parece que están todos ahí con un fin ilustrativo, para que el espectador perciba todas las formas en que se puede abordar un asunto como el que atraviesa la protagonista. Como si el espectador no fuese a interpretar solo lo que sucede. Todo es demasiado ilustrativo, poco natural.

A '20.000 especies' le puede jugar también en contra en la próxima ceremonia de la Academia su condición de favorita, porque muchos votantes confiando en su victoria decidan repartir sus votos en otras películas. El Goya a la dirección novel lleva casi seguido el nombre de la cineasta. Y ahí nadie dudará de la idoneidad. Más discutido (por la fuerte competencia que tiene) será que además de eso la nombren película del año.

Noticias relacionadas

Los redactores de Pantallas analizan las posibilidades de todas las nominadas a ganar el galardón a mejor película en los Goya 2024.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios