Fotograma de la película Voces en la que aparece Rodolfo Sancho. / Efe

Voces: terror clásico 'made in Spain'

Se trata de un drama sobrenatural que cuenta con la dirección del debutante Ángel Gómez Hernández

Borja Crespo
BORJA CRESPO

Parece que la comedia y el terror avivan la castigada taquilla en tiempos de pandemia. Cierran los cines que cumplen al dedillo con los requisitos de higiene y seguridad mientras otros negocios hedonistas mantienen las puertas abiertas sin apenas restricciones.

Paradójicamente, se puede estar como si nada sentado durante horas en una terraza apelando al espíritu festivo pero no está permitido contemplar una película sentado en un patio de butacas desinfectado con mascarilla, manteniendo las distancias. Cuando hay crisis la cultura siempre se ofrece voluntaria para sufrir embestidas. Justo cuando el pasado fin de semana mejoraba la recaudación, gracias al tirón de 'Superagente Makey' y Leo Harlem, algunas salas se ven abocadas a cerrar sus puertas en diferentes localidades, especialmente Barcelona, una plaza importante en el circuito de exhibición presencial.

En la tercera posición en el ranking de películas más taquilleras entró también 'Madre oscura', cruce entre 'Noche de miedo' y 'La tutora', con 87.000 euros de recaudación, un lujo ante el panorama reinante. Este filme modesto se mantuvo seis semanas liderando la taquilla estadounidense gracias a su programación en autocines, formato en alza. El fenómeno atrae a los espectadores más jóvenes, de ahí que estén puestas también las esperanzas en el lanzamiento de 'Voces', un drama sobrenatural que cuenta con la dirección del debutante Ángel Gómez Hernández, bregado en el ámbito del cortometraje con varios trabajos de género, entre ellos 'Behind', una pieza que le ha abierto las puertas de Hollywood: el mismísimo Sam Raimi, maestro del horror, se ha ofrecido para producir su siguiente proyecto.

Piscofonías

'Voces' cuenta con un handicap que puede ser una virtud: no cuenta nada que no hayamos visto otras veces. Una familia, una casa encantada y psicofonías. Enseguida vienen a la mente del consumidor de cine de horror clásicos como 'Al otro lado de la escalera' o filmes de culto reciente como 'Insidious', por no hablar de 'Poltergeist' o cualquiera de Amytiville. En esta producción nacional protagonizada por Rodolfo Sancho, de actualidad gracias al éxito de la cuarta temporada de la serie de cabecera 'El Ministerio del Tiempo', y Belén Fabra ('La estación del olvido'), un matrimonio se muda a una nueva vivienda junto a su hijo (Lucas Blás). Su intención de comenzar una nueva vida se ve truncada por la aparición de extraños fenómenos. Ramón Barea y Ana Fernández completan el reparto como expertos en parapsicología. «Desde el primer momento quería crear una historia visual que diera credibilidad a los acontecimientos», relata con ambición el joven director.

«Hacer una película ágil para que el público lo disfrute y pueda seguir la historia con interés, pero al mismo tiempo profundizar en los pilares del drama de una familia y los acontecimientos que ocurren en esa casa; con una fotografía densa, oscura, pero a su vez estética; con un diseño de sonido opresivo, recargado, para que al final la película tuviera un empaque y una entereza que la convirtiera en una pieza sólida y áspera que ayude al disfrute del espectador creando momentos terroríficos memorables».

«Lo que va a encontrar el espectador en 'Voces'», continúa Gómez Hernández, «es una montaña rusa con distintas tonalidades de color, emoción y una experiencia donde se van a asustar, interesar y aterrar». Terror sin complejos, o eso parece. Las producciones nacionales adscritas a este género funcionan muy bien más allá de nuestras fronteras, con vida más allá de la gran pantalla, en formato doméstico. El público juvenil está ávido de este tipo de propuestas. «Creemos que las salas son y serán insustituibles», señalan los productores del filme.

«La experiencia de una película de terror tan atmosférica y potente como ésta se amplifica muchísimo en una buena sala de proyección y por eso nos parece que hay que sumar esfuerzos entre todos para que el hábito de ir al cine se recupere lo antes posible tras esta inédita pandemia». A pesar de las incertidumbres, han decidido estrenar «casi como lo hubiéramos hecho en una situación normal, porque somos nosotros los que tenemos que apostar para que la exhibición recupere la viabilidad económica lo antes posible, a pesar de las lógicas restricciones«.