https://static.lasprovincias.es/www/menu/img/pantallas-desktop.png

El director francés Thomas Kruithof en Bilbao. / l. a. Gómez

Thomas Kruithof: «Las promesas son la base de la política»

El director francés ha estrenado en España 'Promesas en París', un «thriller de la realidad sin persecuciones» en el que Isabelle Huppert es una alcaldesa que se presenta a ministra

Gerardo Elorriaga
GERARDO ELORRIAGA

La influencia de la política en el comportamiento de los individuos es una cuestión sobre la que parece pivotar el cine de Thomas Kruithof. El director francés acaba de estrenar en los cines españoles 'Promesas en París', su última película, protagonizada por Isabelle Huppert y Reda Kateb como alcaldesa y jefe de gabinete, respectivamente, en una localidad del extrarradio de la capital francesa. El personaje de Huppert afronta su mayor reto hasta el momento: presentarse como ministra. Valiente y decidida, siempre se ha volcado con los más desfavorecidos para salvar a la ciudad de la pobreza y el desempleo junto con la ayuda de su fiel mano derecha. Ahora, este nuevo cargo despertará en ella una ambición desconocida.

-¿Los Pirineos es una frontera física, política y también cinematográfica?

-Sí, no sé qué recepción tienen las películas francesas, pero mi país sí que tiene acceso a las españolas y no hablo sólo de Almodóvar, también las policiacas, como 'La isla mínima', o las fantásticas. La próxima semana se estrenará 'El buen patrón' e irá a verla.

Vídeo. Tráiler de 'Promesas en París'.

-El cine francés goza del marchamo de ser el más poderoso del continente, favorecido por la existencia de productoras potentes y leyes que lo protegen. ¿Es realmente así?

-Sí, se protege la creación mucho mejor que en otros países, pero existen dificultades con la pandemia y la crisis posterior. Ha habido dinero para el cine de autor, aunque menos que antes. Afortunadamente, se han perdido espectadores, pero no salas de exhibición.

-En este contexto en el que se suceden los hechos negativos, ¿los espectadores no buscan un cine escapista?

-Planteo una forma de entretenimiento que no te evade, que habla de la realidad. El problema es que el cine comprometido sigue siendo apreciado, pero aquel público que iba o dos tres al cine ha vuelto con una frecuencia más baja.

-Su película no se puede encasillar fácilmente dentro de un género.

-Soy consciente de eso. No utilizo códigos. A medida que avanzaba en la escritura de la película me di cuenta de que sería un thriller de la realidad, sin persecuciones en coche o helicóptero. Habla de lo cotidiano, pero lo cotidiano en un alcalde es la crisis permanente y hemos intentado hacer honor a esta figura.

-Esta es una película en torno a una promesa que es capaz de cambiar a una persona.

-Yo diría que es una película llena de promesas, que cada escena es una promesa y sabemos de antemano que algunas no se podrán llevar a cabo. Son la base de la política porque en ella se intenta convencer a través de la palabra. Habla de la fragilidad de nuestra ética cuando nos enfrentamos a la decisión que debemos tomar.

-Hay política, moral y sacrificio.

-Quería contar la relación particular entre una alcaldesa y su jefe de gabinete. La diferencia ente el plano íntimo y el profesional no está clara, y se pone en tela de juicio la fidelidad a su propia ética. Esta historia les va a ayudar a descubrirse a sí mismos, algo que todos deberíamos hacer.

-La película retrata una Francia que no conocemos los extranjeros, un paisaje urbano de hacinamiento y ruina.

-El suburbio en el que rodamos está al lado de París y es chocante. Todas estas villas tiene barrios marginales y completamente devastados. Fueron construidos en los años 60 y 70 para la clase media y, cuando estos progresaron y los dejaron, los reemplazaron otros inquilinos, muchos llegados desde el extranjero. Entonces apareció la crisis económica y comenzaron a degradarse. El edificio en el que rodamos será renovado en 2023, pero hace 35 años que se hunde.

-El protagonismo político de inmigrantes de segunda generación y origen africano, otra de las características de la película, resulta aún excepcional en España.

-En Francia existe y no solo con ambiciones municipales, sino también nacionales. El jefe del gabinete, árabe, es consciente de que le miran raro, pero confía plenamente en su capacidad para progresar y hacer una gran carrera.

Reda Kateb e Isabelle Huppert en 'Promesas en París'.

-Suele dibujar los caracteres sin actores de referencia.

-En esta ocasión, cuando pensamos que sería una alcaldesa y su jefe de gabinete, pensamos en Isabelle Huppert y Reda Kateb para perfilarlo y, curiosamente, tres años después, volvimos al principio y a contar con ellos. Son dos actores que me gustan mucho y que nunca habían coincidido juntos. Yo imaginaba la silueta frágil de ella y la energía de él, serio y cerebral, marchando detrás.

-Sus personajes exhiben una extrema frialdad.

-Porque no hablan de sí mismos, siempre se mueven en la acción, en la estrategia. Yo mismo tengo la impresión de entenderlos, pero no del todo, y que queda un misterio. Muchos de los roles de Isabelle tienen eso, que guardan algo para ellos mismos.

-No existe un 'star system' europeo y no es justo, porque Reda Kateb es un actor magnífico.

-Es un actor inmenso y muy popular en Francia. Espero que llegue pronto a ser admirado en su país y que usted pueda decir que contribuyó a ese reconocimiento gracias a entrevistar al director que lo introdujo en España.

Temas

Cine