Borrar
Vea la portada de CANARIAS7 de este jueves 22 de febrero
La actriz Susan Sarandon en el BCN Film Fest. Efe
Susan Sarandon: «Por muy loco que parezca, Trump tiene muchas posibilidades de que le vuelvan a elegir»

Susan Sarandon: «Por muy loco que parezca, Trump tiene muchas posibilidades de que le vuelvan a elegir»

La actriz más combativa de Hollywood recupera 'Thelma & Louise' en el BCN Film Fest: «Cuando la rodamos no pensábamos en hacer 'la gran película feminista'», admite

Oskar Belategui

Barcelona

Lunes, 24 de abril 2023, 14:32

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Durante muchos años, Susan Sarandon (Jackson Heights, Nueva York, 1946) era la única actriz de Hollywood a la que podías pedir un autógrafo en una manifestación. Ella, su exmarido y padre de dos de sus tres hijos, Tim Robbins, y Sean Penn constituyeron la trilogía oficial de rojeras en una industria que Susan Abigail Tomalin jamás se ha cortado un pelo en criticar. Hija de un ejecutivo de televisión y una madre italiana, cuesta imaginársela como cheerleader en la Universidad Católica de América en Washington, donde estudió Arte Dramático. Trabajó como modelo en la agencia Ford pero resultaba demasiado voluptuosa para la pasarela. Debutó con Billy Wilder en 'Primera plana', demostró su vis cómica en el musical de culto 'The Rocky Horror Picture Show' y obtuvo la primera de sus cinco nominaciones al Oscar en 1980 con la maravillosa 'Atlantic City', de Louis Malle.

La popularidad y el aura de rebeldía vendrían con 'Thelma y Louise' en 1991, la película que le ha traído al BCN Film Fest más de treinta años después. La cinta que revitalizó la carrera de Ridley Scott y lanzó a la popularidad a Geena Davis se adelantó unas cuantas décadas a las reivindicaciones feministas y el movimiento #MeToo. En Barcelona, la actriz ha participado en un coloquio tras la proyección en los Cines Verdi, pero antes, al mediodía, atendió a los periodistas vestida con un traje chaqueta blanco por el que asomaban un par de tatuajes en los brazos. A sus 76 años, la actriz demuestra su curiosidad interrogando al entrevistador o hablando con conocimiento de la última temporada del Barça. «Es alentador saber que tú escribes tu propia historia. 'The Rocky Horror Show' es una película importante para la comunidad LGTBI, y con 'Thelma & Louise' ya me tuve que ir de la ciudad», ironiza la actriz. «La vergüenza es lo peor que puedes tener en la vida. Es importante animar a las personas a ser fuertes y no avergonzarse».

Antes de que Thelma y Louise emprendieran su viaje hacia el abismo del Cañón del Colorado, un Ford Thunderbird de 1966 solo lo conducían hombres en las películas. «Fui al Gran Cañón con uno de mis hijos sin darme cuenta de que era el aniversario de la película. Y me encontré con un montón de mujeres celebrándolo. ¿Te imaginas que supuso para ellas verme?», descubre. «Es fantástico que la gente haya encontrado un significado a algo que no sabías que lo iba a tener cuando lo hacías. Cuando la rodamos, no pensábamos en hacer la 'gran película feminista'. En absoluto. Fue divertido conducir y ensuciarse, trabajar con Ridley y Geena en unas localizaciones fantásticas. Por eso tienes que tener cuidado con lo que haces, porque puedes acabar haciendo algo homofóbico o que justifique la violencia, refuerzas estereotipos. Hay muchas películas en que violan a las mujeres y parece que les gusta. Están diciendo que no pero en el fondo dicen que sí. Eso es tremendo. La historia siempre se cuenta desde el punto de vista de los conquistadores».

Clip de 'Thelma & Louise'.

'Thelma & Louise' se estrenó mucho antes de que el #MeToo cambiara la posición de las mujeres en la industria del cine. «Ridley Scott no lo hizo pensando en ese carácter precursor, pero mira dónde estamos ahora», se felicita la actriz, antes de enfriar los ánimos. «Mira lo que está pasando en Texas, con todos los ataques a las personas trans. No ha cambiado nada, hemos ido a peor». En su cuenta de Twitter, con casi un millón de seguidores, Sarandon se declara madre, activista y actriz. En ese orden. «Por una vez Twitter acierta», consiente. «He sido más tiempo activista que actriz. Y madre, siempre. Yo nunca quise ser actriz, nunca estudié para ello, caí ahí. Tarde años en asumir que era actriz. En entrevistas así es cuando me doy cuenta de que lo soy. Actuar no es difícil, los niños lo hacen. Siempre digo que el negocio de actuar premia la mediocridad más que la diferencia. La gente que está haciendo cosas interesantes está fuera. Quizá ese sea el motivo por el que no me identifico tanto con ser una actriz. He tenido suerte. Soy intuitiva y empática, eso ayuda. Intelectualizo todo y me gusta todo el proceso, tengo muy pocas expectativas porque este negocio es una locura. Nunca sabes qué va a triunfar, si miras mi carrera lo compruebas».

Sarandon obtuvo el Oscar en 1996 por dar vida a una monja confesora de un condenado en 'Pena de muerte', el alegato contra la pena capital en Estados Unidos que dirigió su buen amigo Sean Penn. Fue detenida en 2018 por protestar contra la política migratoria del entonces presidente Donald Trump y en 1993 aprovechó que entregaba un Oscar para denunciar la situación en Guantánamo. Su voz contra la invasión de Irak y a favor del regreso de las tropas le acarreó amenazas de muerte y el veto de los estudios. Ahora ve «muy probable» la posibilidad de que Donald Trump vuelva a presentarse a presidente. «¿Sabes el desastre ambiental del tren que descarriló en Ohio? Trump estuvo allí, les llevó dinero y agua. Biden no fue», lamenta. «Los demócratas han estado perdiendo a la clase trabajadora durante años. No están haciendo frente a los problemas económicos, se centran solo en lo cultural. Y eso no va a conseguir que la gente vaya a votar. No sé si Biden va a volver a presentarse, ya veremos. Pero Trump tiene muchas posibilidades de que le vuelvan a elegir, por muy loco que parezca. Estados Unidos está tan mal informado y tan dividido… Hay muchas personas sin seguridad social, que van a la bancarrota por problemas de salud, el medio ambiente, las armas… Biden acaba de dar permiso para perforar terreno federal, algo que había prometido no hacer. No está siendo muy inteligente, los ecologistas están hartos. Y mientras, Trump se ha convertido en un modelo. Si no consiguen ir a por él no sé lo que va a pasar. No tiene buena pinta. La gente no confía en el Gobierno, no cree en las noticias y pueden ver millones de dólares enviados a Ucrania mientras no tienen asistencia sanitaria. Están enfadados y eso no es bueno».

Susan Sarandon en Barcelona.
Susan Sarandon en Barcelona. EP

Susan Sarandon tiene estos días en la cartelera española 'Sí quiero… o no', una comedia romántica en la que comparte el protagonismo con otras dos estrellas maduras, Richard Gere y Diane Keaton. Embajadora de la ONU para la Agricultura y la Alimentación, participó activamente en el movimiento Occupy Wall Street. Lo último es su apoyo a la alcaldesa de Barcelona Ada Colau en su decisión de suspender relaciones con Israel junto a personalidades como Viggo Mortensen, Peter Gabriel, Marianne Faithful o Angela Davis. El compromiso político tampoco le impide armar revuelo declarando su bisexualidad en el programa de Jimmy Fallon. La actriz tomó su apellido del actor Chris Sarandon, el único hombre con el que ha estado casada, y rompió con Tim Robbins en 2009, tras 23 años de convivencia. Luce con orgullo sus arrugas y tiene claro que, a pesar de trabajar a las órdenes de muchos actores que saltaron a la dirección -Sean penn, Tim Robbins, John Turturro-, nunca se pondrá detrás de las cámaras.

«No tengo la paciencia para hacer frente a todas las interferencias de los estudios», reconoce. «Me importa un pito al final del día dónde están aparcados los coches, me importan las personas. Estoy llena de ideas y hago muchas sugerencias, pero las hago desde el asiento de atrás, no conduzco. Me interesa pasarlo bien. Sé lo tortuoso que puede llegar a ser dirigir una película. No hay ninguna historia tan importante como para animarme a ello, sobre todo en este punto de mi vida. He estado dirigiendo a mi familia durante todos estos años. Y ahora que mis hijos son mayores quiero pasar tiempo con ellos». Entre sus películas favoritas sigue estando la que le proporcionó el Oscar, 'Pena de muerte'. Todavía mantiene la relación de amistad con la hermana Helen Prejean. «Ella consiguió que la gente contemplara la pena de muerte desde una perspectiva real, tanto si estas a favor como en contra. Y me encanta 'The Rocky Horror Picture Show', porque la gente sigue encontrando en ella la libertad de ser quienes quieren ser. Hace poco vi con mis hijos 'El show de Truman' y nos dio pie a hablar de un montón de temas. Eso es lo que tienen que hacer las buenas películas, ponernos en el lugar de otros».

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios