Borrar
Robert Pattinson en 'El faro', «un retrato muy potente de la locura y el control», según el propio actor.
Robert Pattinson: «Si me muriera mañana, me sentiría a gusto con lo que he conseguido»

Robert Pattinson: «Si me muriera mañana, me sentiría a gusto con lo que he conseguido»

Entrevista ·

El actor protagoniza este thriller, entre el horror y el humor negro, donde interpreta a un farero cuya soledad parece enloquecerle

maría estévez

Los Ángeles

Miércoles, 8 de enero 2020

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

Robert Pattinson (Londres, 1986) se mide interpretativamente con Willem Dafoe en 'El faro', un thriller, entre el terror y el humor negro, protagonizado por dos fareros que intentan mantener la cordura en una remota y misteriosa isla de Nueva Inglaterra en 1890. El filme de Robert Eggers llega este fin de semana a las salas españolas.

–¿Puede explicarnos su método para entrar en ese espacio mental de aislamiento y locura?

–El guion de Robert Eggers era muy atrevido. Ya había visto su primera película, 'La bruja', y me impactó su talento, así que le pedí a mi agente que le llamara. Quería trabajar con él a toda costa. Me dijo que tenia dos proyectos: 'El faro' y 'Nosferatu'; el primero ya lo he interpretado, el segundo me parece que está demasiado cerca de mi pasado como para entrar de nuevo en ese mundo. 'El faro' representa las cualidades primarias del ser humano, es un retrato muy potente de la locura y el control.

–Es un filme muy teatral, sobre todo por el enfrentamiento entre su personaje y el de Dafoe.

–Trabajar con Willem ha sido una experiencia fascinante. Yo soy más joven, pero su aguante es el de un adolescente. Jamás había tenido un adversario de este calibre, un genio. Me habían avisado de que haría alguna locura, pero nunca pensé que iba a presentarse con una energía tan anárquica.

–La película se rodó en Nueva Escocia. ¿Les afectaron las inclemencias meteorológicas?

–Ha sido un rodaje muy físico porque así lo requería el personaje. Cuanto más realismo, más fácil es meterse en el extraño espacio mental que me toca habitar en la ficción.

–'El faro' se ha estrenado en un limitado numero de cines y, sin embargo, está arrasando.

–Nosotros somos los más sorprendidos ante el resultado. No es un material fácil, porque está rodada en blanco y negro, con un lenguaje muy particular. Robert Eggers puede parecer extraño porque sus películas no te dan el contenido masticado.

–¿Desprenderse de 'Crepúsculo' y de todo lo que había a su alrededor ha contribuido a su madurez?

–No lo sé. Después de 'Crepúsculo' me convertí en una persona pública, mi ego tuvo que enfrentarse a muchas cosas. A mí no me gusta llamar la atención, que la gente me abrace; todo eso me obligó a cambiar. En los últimos dos años siento que estoy más cómodo dentro de mi piel.

–¿Vive cada día como si fuera el último?

–Así vivo yo. Si tuviera que morirme mañana, me sentiría a gusto con lo que he conseguido. No soy muy ambicioso y tampoco me detengo ante lo que quiero. Soy bueno a la hora de perdonarme a mí mismo.

–¿Tiene que olvidar para perdonar o es capaz de hacerlo de una forma generosa?

–No hay nada que me moleste de verdad. No siento la necesidad de perdonar, porque no encuentro que haya algo tan malo como para que yo tenga que verme obligado a ello.

–Pero hay personas que no perdonan nunca, una vez que las traicionas no hay vuelta atrás...

– Soy un poco así. Pero no porque alguien haya hecho algo malo, juzgo a las personas por sus acciones. No me importa si está bien o mal, siempre ofrezco el beneficio de la duda y si me hacen algo ni me molesto en enfrentarme a ello. Simplemente les dejo fuera.

«Jamás había tenido un adversario del calibre de Willem Dafoe, su aguante es el de un adolescente»

«Durante mucho tiempo me daba miedo aparecer en público y me quedaba en casa sin hacer nada»

–¿Es hombre de una sola mujer?

–Supongo que sí.

–¿Cómo combate el aburrimiento?

–Soy bastante aburrido, aunque voy mejorando. Durante mucho tiempo me daba miedo aparecer en público y me quedaba en casa sin hacer nada. Con la edad, las cosas se han ido calmando un poco y me estoy acostumbrando a tener más confianza en mí mismo.

Willem Dafoe y Robert Pattinson en 'El faro'.

–¿Siente, como dicen sus seguidoras, que es el hombre perfecto?

–Ja, ja, no, para nada. Jesús, estoy muy, muy lejos de serlo.

–Ha decidido interpretar el personaje de Batman, cuando en el pasado dudaba en volver a firmar por una gran franquicia.

– Creo, de verdad, que Batman es un gran personaje. Con la edad, ves las cosas de otra manera. Mi madurez me permite navegar la fama y la atención de otra manera. Espero estar preparado, aunque sigo aprendiendo en mi carrera de actor.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios