Paz Vega, en 'The Bra'.

'The Bra' y 'Quisiera que alguien me esperara en algún lugar'

Borja Crespo
BORJA CRESPO

La historia de la Cenicienta da un vuelco en este cuento de hadas moderno que se rinde al humor absurdo y evoca a maestros del cine mudo como Charlie Chaplin, Buster Keaton o Jacques Tati. En 'The Bra' no hay diálogos, no son necesarios en esta aventura dirigida por el alemán Veit Helmer ('Absurdistan'), que renuncia a la palabra sin perder un ápice de emoción. Se están estrenando estos días propuestas curiosas, alejadas del cine convencional, lo que es de agradecer. Aquí no faltan momentos poéticos para desgranar el periplo de un maquinista, a punto de jubilarse, que decide encontrar a la dueña de un sujetador de encaje azul perdido en el tren. Atravesando un suburbio poblado de Bakú en Azerbaiyan, los rieles están tan cerca de las viviendas que la locomotora prácticamente atraviesa los hogares y jardines. No siempre funciona avisar del tránsito a los lugareños mediante un sonoro silbato. Con banda sonora a cargo de la Orquesta Sinfónica de Budapest, la española Paz Vega, Miki Manojlovic, actor talismán de Emir Kusturica y el genial Denis Lavant, rostro de la desconcertante 'Holy Motors', lideran el reparto de esta sugestiva muestra de cine sensible sobre la búsqueda del amor.

'Quisiera que alguien me esperara en algún lugar'

Vídeo.

'Quisiera que alguien me esperara en algún lugar', título tan largo como amargo, cuenta «la historia de una familia aunque a modo de melodrama y con grandes dosis de melancolía», en palabras de su máximo responsable, Arnaud Viard, autor de 'Clara y yo'. Adaptación libre de la publicación de relatos cortos homónima de la exitosa escritora francesa Anna Gavalda, esta producción francesa fusiona drama y romance con la familia como columna vertebral. Al final del verano, una mujer pretende celebrar su setenta cumpleaños rodeada de sus cuatro hijos en la casa familiar. El mayor ha adoptado el papel de líder del clan desde la muerte del padre. «A veces los sueños están tan enterrados que no salen, pero de repente puede que vuelvan a aparecer, por ejemplo, con una llamada telefónica de tu primer amor», relata el director. Quizás sea demasiado tarde para vivir un deseo, pero el propio Viard cita la canción de New Order 'Dreams never end': los sueños nunca terminan. Jean-Pierre Rouve, visto en 'Volando juntos' y 'Lola y sus hermanos', lleva el peso de la trama. «Me decidí por él por un plano en 'Les Souvenirs', película en la que interpretaba a un director de hotel», señala el director. «No le conocí personalmente hasta justo antes del rodaje pero conocía su trabajo en el cine y el teatro. Lo que de verdad me cautivó de él fue su pudor, su amabilidad y su humildad. Es muy agradable hablar con él y es muy buen compañero. En el plató descubrí un actor de gran delicadeza, que entendía todo muy rápidamente». Alice Taglioni ('Reparar a los vivos'), Camille Rowe ('Cosas de la edad'), Aurore Clément ('Barbara') y Benjamin Lavernhe ('Curiosa') completan el casting.