Borrar
Ryan Kiera Armstrong es Charlie en 'Ojos de fuego'.

'Ojos de fuego': incombustible Stephen King

La segunda adaptación de la novela del rey del terror, publicada en 1980, aprovecha los avances en el terreno de los efectos especiales

Jueves, 12 de mayo 2022

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Adaptar las novelas de Stephen King a la gran pantalla, ahora múltiple, no es una osadía, a diferencia de otros literatos. El popular escritor de terror apenas opina sobre las nuevas versiones de sus libros, prefiere alabar 'La casa de papel' en Twitter y otras propuestas que le enamoran. Fan incondicional de la serie española, atrás queda su época de hater enfrentándose a Kubrick y su inefable interpretación de 'El resplandor' (la posterior traslación con el beneplácito del juntaletras no pasó a la historia precisamente). Algunos clásicos del maestro del horror cuentan ya con varios saltos a imagen real, generalmente baldíos en su segunda vuelta, como el caso de 'Carrie' -difícil superar la obra de Brian de Palma-. Ahora le toca el turno a 'Ojos de fuego', estrenada a mediados de los años 80 con dirección de Mark L. Lester -sustituto de John Carpenter-, quien firmase la cinta de culto 'Curso1984', y posteriormente 'Commando', antes de convertir definitivamente su filmografía en «carne de videoclub».

Vídeo. Tráiler de 'Ojos de fuego'.

Protagonizada en su día por Drew Barrymore, que venía del éxito de 'E.T.' antes de caer en el infierno de las adicciones siendo apenas una cría, le sustituye casi cuatro décadas después Ryan Kiera Armstrong, que se dejó ver en la segunda parte de la renovada 'It' y en blockbusters venidos a menos como 'Viuda negra'. Zac Efron y Sydney Lemmon, a quien merece la pena ver en en la serie 'Helstrom', acompañan a la pequeña actriz en este drama con tintes sobrenaturales.

'Ojos de fuego' presenta a una niña de apenas 11 años con poderes pirotécnicos que es perseguida por una aviesa organización que pretende aprovecharse de sus capacidades extraordinarias. Sus padres la ocultan como pueden de las garras de la perversa agencia pero cada vez es más difícil escapar de la amenaza. La chiquilla es capaz de generar fuego de la nada, con lo cual deviene una poderosa arma de destrucción masiva, altamente letal si cae en las manos equivocadas. Su extraño don es cada vez más difícil de controlar. Cuando la ira se apodera de la pequeña, se enciende la chispa y estalla una sinfonía de ruido y furia. Las llamas lo devoran todo a su paso.

Una imagen de 'Ojos de fuego'.
Una imagen de 'Ojos de fuego'.

A diferencia de su predecesora, esta nueva versión viene amparada por un despliegue de efectos visuales acorde a los tiempos actuales, a la órdenes de Keith Thomas, un novelista de carrera ascendente en el terreno literario que escribió y dirigió la reivindicable 'The Vigil', una ópera prima atmosférica donde el protagonista vive una auténtica pesadilla en la cual debe enfrentarse a su fe tras aceptar el papel de 'shomer nocturno', una práctica judía en la cual una persona vigila el cuerpo sin vida de un miembro de la comunidad recientemente fallecido. Clausuró el festival de cine fantástico de Sitges, el más importante en su género, y abrió las puertas al cineasta para aceptar un encargo de envergadura, otra adaptación de una de las novelas del incombustibe Stephen King, cuya prosa no deja de ser una fuente de inspiración para el cine de género.

El reboot, leáse relanzamiento, de 'Ojos de fuego' imita en su cartel el diseño del póster de 1984 y visita el circuito de exhibición convencional apadrinada por Blumhouse, productora especializada en cine de terror dirigido al público juvenil, con referencias como las sagas 'Insidious', 'Paranormal Activity' o 'La Purga'. Presuntamente esta nueva versión se preocupa más de la psicología de los personajes, aunque su fuerte es la combustión desatada en imágenes.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios