La actriz Andrea Fandos y la directora de 'Las niñas' Pilar Palomero en el Festival de Málaga. / Efe

'Las niñas' y su memoria de la España del 92 triunfan en Málaga

La ópera prima de Pilar Palomero obtiene la Biznaga de Oro a la mejor película española en el primer gran certamen cinematográfico que se celebra en plena pandemia

Oskar Belategui
OSKAR BELATEGUI Málaga

Este año casi daba igual el palmarés de Málaga, lo esencial es que se haya celebrado su 23 edición en pleno rebrote de la pandemia y en la provincia que encabeza el número de contagios en Andalucía. «Esta ha sido la edición más valiente y necesaria, la más amable y segura de nuestra trayectoria», concluyó el director del certamen, Juan Antonio Vigar. El responsable del Festival de San Sebastián, José Luis Rebordinos, ha tomado buena nota en Málaga de cómo han transcurrido las proyecciones, con aforo limitado; las ruedas de prensa, con sus participantes separados en el escenario del teatro Cervantes; las alfombras rojas, que se han limitado a los fotógrafos en la entrada de un hotel sin presencia de público; y hasta las entrevistas, que los periodistas y 'talents' hemos hecho sin quitarnos la mascarilla. Ahora le toca el turno a Venecia, que arranca este miércoles, y San Sebastián, que lo hará el 18 de septiembre.

Tras superar la prueba del coronavirus con nota, Málaga puede presumir también de un palmarés recibido con aplausos. Tal como era previsible, 'Las niñas', ópera prima de Pilar Palomero, se ha llevado la Biznaga de Oro al mejor largometraje español. En la categoría de mejor película iberoamericana el galardón ha recaído en 'Summer White' (Blanco de verano), debut del mexicano Rodrigo Ruiz Patterson. El Premio Especial del Jurado ha sido para 'La boda de Rosa', de Icíar Bollaín, que inauguró un festival que debía haberse celebrado el pasado marzo y que, si todo va bien, regresará en junio del año que viene, según adelantó su director. La Biznaga de Oro y la atención mediática le vienen muy bien a 'Las niñas', que ya fue alabada por la crítica en la pasada Berlinale y que se estrena en cines el próximo viernes.

El descubrimiento de un viejo cuaderno escolar con una redacción de la asignatura de Religión encendió la mecha de 'Las niñas', que, sin ser autobiográfica, bebe de la experiencia de Pilar Palomero (Zaragoza, 1980) en un colegio de monjas. Su protagonista es una niña de once años (Andrea Fandos), hija de una madre viuda (Natalia de Molina), que se asoma a la adolescencia en la España próspera y fallera del 92. El gigantesco cartel enfrente del colegio con la campaña del 'póntelo, pónselo' existió de verdad en el colegio al que fue Palomero, que no pretende denunciar la educación que recibía de las monjas, sino el contraste que existía entre lo que ocurría dentro de las aulas y fuera de ellas. Faldas plisadas, misa los miércoles y padrenuestros, mientras las calles de Zaragoza bullían de tribus urbanas y los Héroes del Silencio sonaban a todas horas.

«Me impactó que en 1992 nos dijeran esas cosas, creía que ya estaban superadas», reconoce la autora de 'Las niñas', que también se ha llevado el Premio a la Mejor Fotografía, cortesía de Daniela Cajías. «Empecé a escarbar y a ver las contradicciones de la época. Madonna con crucifijos ardiendo, las Mama Chicho, Jesús Gil en el jacuzzi...». Pilar Palomero no arrastra ningún trauma por la educación recibida. Habló con familiares y amigas y constató que la esquizofrenia era compartida. «Tenemos normalizado que en aquellos años nos tocaran el culo por la calle, no lo veíamos como un acoso. Tampoco sabíamos qué era el 'bullying'», constata. Ajena a tremendismos y al sentimentalismo, 'Las niñas' es una película atenta al detalle, que recrea con primor una época y una memoria sentimental, al tiempo que extrae verdad y frescura de las niñas protagonistas, muchas de ellas sin experiencia como actrices. Su triunfo recuerda al de Carla Simón hace tres años con 'Verano 1993', otra exploración del pasado bajo una mirada femenina que también pasó por Berlín antes de recalar en Málaga.

La Biznaga de Oro a la película iberoamericana, dotada con 12.000 euros como la española, ha recaído en 'Summer White' (Blanco de Verano), una historia de iniciación que desemboca en melodrama familiar y que demuestra la madera de director del debutante Rodrigo Ruiz Patterson. Su protagonista es un adolescente solitario, el rey de la vida de su madre. Todo cambia cuando ella lleva a vivir a su nuevo novio a su pequeña casa en las afueras del DF. El chaval se debate entre aceptar a la nueva familia o recuperar su trono, aunque sea a costa de la felicidad de su madre.

«Es una película que habla de la infancia y sobre cómo expresar emociones que se empiezan a sentir desde pequeños», explicó desde México el director, que reclutó a un chaval que nunca había actuado, Adrián Rossi, en busca de autenticidad: «No quería un actor con formación porque en México están muy viciados por ciertas prácticas para que funcionen en televisión de una manera forzada». 'Summer White' (Blanco de verano) también se ha llevado los premios al mejor guion y el de mejor actor de reparto para Fabián Corres.

El Premio Especial del Jurado recompensa la simpatía de 'La boda de Rosa', el filme más comercial de Icíar Bollaín, que brinda a Nathalie Poza el galardón a mejor actriz de reparto. El veterano Arturo Ripstein, que recibió el homenaje este año de Málaga, es el mejor director con 'El diablo entre las piernas', una sórdida exploración en blanco y negro de la percepción sobre la sexualidad de un hombre viejo, que insulta y denigra a su esposa durante dos horas y media. Alberto Ammann y Pablo Echarri reciben ex aequo la Biznaga de Plata al mejor actor por 'El silencio del cazador', del argentino Martín Desalvo, donde se disputan a una mujer en una selva con terratenientes, indígenas y la sombra acechante del jaguar. El premio a la mejor actriz también se divide entre Kiti Manver, que también recibió el homenaje de Málaga, por la comedia 'El inconveniente', donde da vida a la anciana propietaria de un deseado piso con un pie en la tumba, y Regina Casé, protagonista de 'Tres veranos', agudo retrato del Brasil contemporáneo antes de la llegada de Bolsonaro.

Como grandes damnificados de Málaga 2020 aparecen David Trueba, que se va de vacío con 'A este lado del mundo', y, sobre todo, 'Los europeos', de Víctor García León, brillantísima adaptación de la novela de Rafael Azcona. Cabría preguntarse si el hecho de que ambas se vayan a ver en internet ha podido jugar en su contra en el palmarés de un festival de cine.