Borrar
Vea la portada de CANARIAS7 de este sábado 22 de junio
Juliette Binoche (París, 1964) regresa a los cines con 'A fuego lento'.
Juliette Binoche: «La Inteligencia Artificial no va a tratar de buscar la verdad como haces tú»

Juliette Binoche: «La Inteligencia Artificial no va a tratar de buscar la verdad como haces tú»

La actriz vive una historia de amor y deleite gastronómico en 'A fuego lento', candidata de Francia en los Oscar que se estrena en cines el 20 de diciembre

Domingo, 17 de diciembre 2023, 14:16

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

Premio al mejor director en Cannes para Tran Anh Hung y candidata de Francia en los Oscar, 'A fuego lento' es un auténtico festín para los sentidos. Juliette Binoche (París, 1964) y Benoît Magimel protagonizan esta deliciosa mezcla de romance y cinta gastronómica, ambientada en la Francia de 1885 y presentada en el pasado Festival de San Sebastián. La cinta, que llega a las salas el 20 de diciembre, añade el morbo de que Magimel es la expareja y padre de la hija de Binoche en la vida real.

–¿Es la primera vez que trabaja con su ex?

–La segunda. Habría sido una loca si no hubiera aprovechado la relación que mantuvimos en el pasado. Como actriz, tienes que vivir otras vidas y hacer todo lo posible para que parezca verdadero. Y yo he expresado en esta película el amor que sentimos el uno por el otro, a pesar de que estamos separados desde hace muchos años y que hemos tenido conflictos. Tenemos una hija juntos. Gracias a esta película nos hemos reconciliado.

–¿Ha aprendido algo sobre cocina en el rodaje?

–Uno de los requisitos de Hung fue que experimentáramos la calidad de la comida. He aprendido algunas recetas y secretos de cocina. En cierto modo cocinar es como pintar: poner los ingredientes justos, a la temperatura adecuada, hacer el gesto preciso...

Tráiler de 'A fuego lento'.

–¿Qué relación guarda usted con la comida? ¿Le gusta cocinar? ¿Se considera una gourmet?

–Me encanta cocinar y comer. No como demasiados bocadillos y hamburguesas, lucho a favor de los vegetarianos. Cuando en un restaurante me sacan una guarnición de patatas digo que la cambien por algo verde. La verdura es algo obligatorio para mí. Cereales, lentejas, guisantes... Me encantan. Mi madre me crió así. No tienen sentido esos tomates que crecen en invernaderos sin tierra. Y los campos ocupados con animales y regados con pesticidas son una chaladura. Acaban con el agua, el aire y nuestra salud.

–¿La gastronomía es un arte como el cine? ¿Le puede cambiar a uno la vida?

– Depende de cómo definas arte. Si lo consideras como una manera de poner el espíritu en la materia, la gastronomía es un arte. También es una herramienta de diplomacia, por eso en las embajadas tienen buenos cocineros.

«'A fuego lento' muestra otro ritmo vital en estos tiempos en los que estamos tan estresados. Tomarse tiempo para cocinar resulta hoy provocador»

Juliette Binoche

–'A fuego lento' resume muy bien la cultura francesa: la comida, la alegría de vivir...

–Sí, pero es más que eso. Es una película muy provocadora. Hablar en la actualidad de comer tanto cuando tantas personas mueren de hambre... En un mundo feminista, esta mujer quiere quedarse en la cocina y no subir con los hombres. Es su elección personal y está contenta. No quiere casarse, sino ser independiente .También resulta moderno que 'A fuego lento' hable de poner el corazón en lo que cocinas en estos tiempos de comida industrial. Muestra otro ritmo vital ahora que estamos tan estresados. Sí, tomarse tiempo para cocinar resulta hoy provocador. Detenerse a escuchar los pájaros nos empuja a reflexionar sobre cómo vivimos la vida.

Juliette Binoche y Benoît Magimel en 'A fuego lento'.
Juliette Binoche y Benoît Magimel en 'A fuego lento'.

–¿Qué le lleva a aceptar un proyecto?

–Escojo a una persona: el director. Detecto su sensibilidad cuando me reúno con él. Una película es un viaje, una manera de aprender. Se trata de intentar encontrar la verdad, en la toma del director y en el modo en el que yo la represento. Es una combinación interesante, como actriz tienes que tener paciencia unas veces y otras no para poder seguir avanzando.

Trabajar con Albert Serra

–¿Siempre ha tenido el control de su carrera?

No sé qué quieres decir. ¿Podemos tener el control sobre nuestra vida? No. Puedes tener la ilusión de controlarla. Me siento bendecida porque tengo muchos proyectos, pero siempre llega un momento en el que tan solo puedes permitir que te pasen cosas en la vida. Las cosas se deciden a pesar tuyo.

Creo que admira el cine del catalán Albert Serra.

–Me encanta, tiene mucho talento. Estuve sentada a su lado en una cena antes de los César y estaba un poco paranoico, porque le habían invitado a presentar un premio en mi honor y después le habían dicho que al final no salía. Me encantaría trabajar con Albert Serra, es un director sorprendente, provocador. Adoro los cineastas que intentan encontrar algo nuevo. Benoit trabajó con él y me decía: '¡Me gusta este tío!'.

Juliette Binoche en el pasado Festival de San Sebastián.
Juliette Binoche en el pasado Festival de San Sebastián. Usoz

–¿Cuál fue su reacción cuando supo que 'A fuego lento' representaba a Francia en los Oscar y no 'Anatomía de una caída', la Palma de Oro en Cannes?

–Pues fantástica. La película para el Oscar no la elige el jurado de Cannes y tienes que respetarlo. Si hubieran escogido 'Anatomía de una caída' no me habría sorprendido. Hay que aprender a ganar y perder. Este negocio se centra mucho en los premios, con el tiempo aprendes a ser budista y a no tomarte las cosas personalmente. Es un proceso de aprendizaje a veces doloroso.

–¿Qué le pareció la huelga de guionistas y actores en Hollywood?

– Era muy necesaria. Es fantástico que lo hayan denunciado y que hayan luchado por sus derechos. Los actores tenemos una responsabilidad intelectual y artística que debe ser protegida. No puede decidir sobre ello una máquina. Lo que me gusta del arte es cómo avanzas hacia lo nuevo, cómo expresas lo nuevo. La Inteligencia Artificial no va a tratar de buscar la verdad, como haces tú. La máquina no va a sustituir nuestra evolución de siglos, por eso es importante defender nuestra libertad.

–¿A qué extremos ha llegado a la hora de preparar un papel?

–Uno intenta sumergirse en el personaje tanto como puede, es un proceso muy interesante que te transforma. Cuando hicimos 'Los amantes del Pont-Neuf' fue todo muy extremo, nos pasamos dos años y medio esperando el dinero para acabar la película. La dedicación fue enorme, no hice nada más. Casi me ahogo durante el rodaje en una piscina, no me dieron el oxígeno cuando lo necesitaba y el peso alrededor de mi cintura me impedía subir. En ese momento escogí la vida, porque pensaba que me iba a morir. Cuando salí a la superficie algo cambió en mí. Supe que siempre iba a escoger la vida. Deseas dar todo lo que puedas en el cine y en el teatro, pero escuchar es clave: a los otros y a la verdad que tú llevas dentro en cada momento.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios