https://static.lasprovincias.es/www/menu/img/pantallas-desktop.png

Julia Roberts y George Clooney en 'Viaje al paraíso'.

'Viaje al paraíso': Julia Roberts y George Clooney no se pueden ni ver

La pareja coincide por quinta vez en una comedia romántica predecible y agradable que se cimenta en el carisma de dos estrellas capaces de volver a llenar la salas

Oskar Belategui
OSKAR BELATEGUI Madrid

Julia Roberts y George Clooney han trabajado juntos en cinco ocasiones. La primera vez lo hicieron en 'Ocean's Eleven', aquel juguetón thriller de Steven Soderbergh con aroma al 'Rat Pack' de Frank Sinatra. Tres años más tarde volvieron a encontrarse en la secuela, 'Ocean's Twelve', aunque la actriz se apeó de la tercera entrega. Su química y buen rollo es tal que cuando Clooney debutó como director con 'Confesiones de una mente peligrosa', la historia de un productor de televisión que también era asesino de la CIA, confió de nuevo en la protagonista de 'Pretty Woman'. La última vez que les vimos juntos fue hace seis años en un cinta que pasó bastante desapercibida a pesar de su reparto y de estar dirigida por Jodie Foster. 'Money Monster' era un retrato de la crisis económica en la que una víctima de los manejos bursátiles interrumpía en un programa de televisión con una pistola para pedir explicaciones.

La quinta vez en que dos de las mayores estrellas de Hollywood coinciden lo hacen en un momento clave para la supervivencia de la industria del cine tal como la entendíamos hasta ahora. A sus 54 y 61 años respectivamente, Julia Roberts y George Clooney llegan este viernes 9 de septiembre a unas salas moribundas para intentar salvarlas con el tirón de sus nombres. 'Viaje al paraíso' arranca con el logo de Universal y el espectador siente el agradable hormigueo de encontrarse ante una película 'como las de antes', esto es, una comedia romántica cimentada en el indudable carisma de dos actores que conservan intacto su atractivo y que pertenecen al imaginario del público adulto, ese que ha dejado de acudir a las salas tras la pandemia.

Vídeo. Tráiler de 'Viaje al paraíso'.

Ahí aparecen guapos, sofisticados y divorciados veinticinco años después. Ella, galerista de arte que adquiere piezas carísimas en subastas sin inmutarse; él, arquitecto de éxito que todavía sigue hablando de su ex. No se soportan, pero están obligados a coincidir en la graduación de su hija, donde mantienen una esgrima verbal basada en el resentimiento a pesar del tiempo transcurrido. Solo se hablan a través de pullas y reproches, no quieren volver a verse ni en pintura. Pero cuando su niña (Kaytlin Dever, vista en 'Súper empollonas') les anuncia que se casa en Bali con el joven que le ha rescatado de morir ahogada (Maxime Bouttier) no les queda más remedio que viajar a la paradisíaca isla para intentar evitar que su pequeña cometa el mismo error que ellos. De paso, el hielo entre ambos empezará a resquebrajarse.

El británico Ol Parker, director de 'Ahora y siempre' y 'Mamma Mia! Una y otra vez', firma un enredo predecible pero agradable, voluntariamente demodé, que pierde muchos enteros cuando sus dos protagonistas no están en pantalla. El humor agrio de los primeros compases del filme se beneficia del sarcasmo con el que Clooney suele abordar muchos de sus personajes, aunque esta vez se aleje del canalla zoquete. Hay detalles agudos del guion, como el nombre con el que la protagonista tiene a su exmarido en los contactos del móvil: «Him». O ácidas réplicas, como «la última noche que fue útil fue la noche en que engendramos a nuestra hija». Sin embargo, el tono se va dulcificando según avanza la acción y lo que podría remitirnos a comedias ambientadas en paraísos de veraneo, como 'Lío en Río', de Stanley Donen, o la serie de HBO 'The White Lotus', se convierte en un canto al amor crepuscular y la unión familiar.

George Clooney y Julia Roberts en 'Viaje al paraíso'.

Un ejemplo del signo de los tiempos: George Clooney no puede dormir y acude al bar del resort a tomarse una copa. Aparece la amiga de la hija, que ha dejado claro estar harta de su soledad. Ni hay un amago de querer acostarse con ella. 'Viaje al paraíso' tiene detrás a la productora británica Working Title, responsable de taquillazos del género romántico como 'Cuatro bodas y un funeral', 'El diario de Bridget Jones' y 'Love Actually'. Julia Roberts y George Clooney también aparecen como productores ejecutivos de una cinta que quizá se muestra demasiado obsesionada en comunicar buen rollo y rebaja una mordacidad inicial que prometía otra cosa. Más allá de algunos exteriores en Bali, el filme se rodó en la costa de Queensland en Australia por los beneficios fiscales y los bajos niveles de covid. 'Viaje al paraíso' está tan empeñada en que salgamos del cine con una sonrisa que hasta acompaña los títulos de crédito finales con una colección de temas falsas. Ojo a la última, porque contiene en boca de Clooney uno de los mejores golpes de la película.