Johnny Depp encarna a Eugene Smith en 'El fotógrafo de Minamata'.

Johnny Depp fotografía el dolor

El actor da vida al fotorreportero Eugene Smith en 'El fotógrafo de Minamata', rutinaria reivindicación del valor del periodismo para despertar conciencias

Oskar Belategui
OSKAR BELATEGUI

William Eugene Smith (Wichita, 1918-Tucson, 1978) permanece como uno de los grandes fotoperiodistas de la historia. Fiel siempre al blanco y negro, su actitud ética ante lo que retrataba le causó enfrentamientos con los editores de revistas como 'Life' y 'Newsweek', de la que fue despedido por negarse a utilizar el gran formato. Todas sus imágenes se caracterizan por dar protagonismo a los desheredados y demuestran la compasión de su autor por el género humano.

Vídeo. Tráiler de 'El fotógrafo de Minamata'.

'El fotógrafo de Minamata' convierte a Johnny Depp, tan aficionado siempre a transformarse, en Eugene Smith. Estamos a comienzos de los 70 y el fotógrafo ya ha dado lo mejor de sí en sus reportajes de la II Guerra Mundial o en la serie en la que plasmó la vida de Nueva York desde la ventana de su apartamento. Bebe más de la cuenta, no tiene un centavo, sus hijos pasan de él y está a punto de vender su equipo cuando consigue que 'Life' lo envíe a Japón para realizar su último gran reportaje. Minamata es un pueblo pesquero en el que los niños sufren deformaciones y parálisis cerebral por culpa de los vertidos al mar que una empresa química lleva realizando desde hace décadas. Las fotografías de Eugene Smith alertaron al mundo y obligaron al Gobierno japonés y a la compañía a indemnizar a las víctimas, algo que no ocurrió hasta bien entrados los años 90.

Resulta inevitable en los primeros compases de la película comparar a su protagonista con Raoul Duke, el periodista puesto hasta arriba que Depp encarnaba en la lisérgica 'Miedo y asco en Las Vegas'. Sin embargo, el director Andrew Levitas abandona ese brío inicial y el aroma pop en la descripción del funcionamiento de 'Life' cuando viajamos a Japón y nos topamos con los estragos del mercurio en el organismo humano. 'El fotógrafo de Minamata' cuenta la toma de conciencia de alguien que está ya de vuelta de todo y hace sufrir a los demás su carácter autodestructivo. Pero también es un tipo íntegro que nunca se vende por dinero y que mantiene la ética de su profesión. «Los nativos americanos creían que las fotografías robaban un pedazo de su alma, pero tambien roban algo del alma del fotógrafo», filosofa el protagonista.

Levitas se limita a cumplir el expediente y consigue más emoción cuando muestra en los créditos finales las instantáneas reales de Eugene Smith que en el resto de la película. El fotorreportero luchó siempre por participar en la edición de su trabajo, y las secuencias en el cuarto oscuro se cuentan entre lo más afortunado de una cinta que, en definitiva, cuenta la historia detrás de 'Tomoko en el baño', una foto considerada la 'Pietá' de la era industrial.