John Krasinski y su mujer, la actriz Emily Blunt, en el estreno de 'Un lugar tranquilo 2' en Nueva York el pasado 8 de marzo.

John Krasinski: «Creo totalmente en un poder superior»

Dirige a su esposa, la actriz Emily Blunt, en la secuela de 'Un lugar tranquilo': «Me da mucho miedo el mundo que encontrarán mis hijos en el futuro»

MARÍA ESTÉVEZ Los Ángeles

Llega a las pantallas 'Un lugar tranquilo 2', donde John Krasinski (Boston, 41 años) vuelve a dirigir a su mujer la actriz Emily Blunt (Londres, 38 años), que protagoniza la cinta junto a él. Tras arrasar en la taquilla norteamericana, convirtiéndose en la primera película que cruza la línea de los 100 millones de dólares en el mundo postcovid, el director regresa para aterrorizarnos con sus silencios.

La película continúa la historia de la familia Abbott en un mundo amenazado por unas criaturas que atacan por el sonido. Krasinski escribe y dirige la secuela del éxito de 2018, que comienza a raíz de la muerte de su personaje, y explora cómo su esposa e hijos deben seguir adelante sin él. Krasinski, un tipo amable y uno de los mejores amigos de George Clooney, está casado desde 2010 con Emily Blunt, con la que tiene dos hijas, Hazel y Violet, de 7 y 4 años respectivamente. Por la puerta de atrás de Hollywood ha ido construyendo su camino como realizador para lo que cuenta con la ventaja de poder contratar a su mujer en el papel protagonista de sus películas. Intérprete, guionista y director, Krasinski nos recibió para hablar de un filme que le obligó a superar sus propios miedos.

-¿Qué sintió ante el reto de volver a rodar junto a su esposa?

-Siempre es maravilloso trabajar con Emily porque es una de las mejores actrices del momento. No lo digo solo yo, cualquier otro director te lo diría. Yo no hubiera podido hacer este filme sin mi equipo, sin contar con todos los departamentos que forman la producción. Detrás de este largometraje hay mucha gente, más de 300 personas que han trabajado codo a codo conmigo. Cuando ella firmó para la película, empezamos a tener conversaciones sobre lo difícil que es estar en silencio. En casa jugábamos a vivir en silencio como una broma. Luego se convirtió en una conversación seria, porque entendíamos lo difícil que era no hacer ningún sonido. Emily y yo afrontamos el rodaje con la misma honestidad con que vivimos nuestro matrimonio. Decidimos ser honestos el uno con el otro desde el primer día.

-¿Por qué decidió hacer este filme?

-La respuesta la tiene el público. Ellos han estado pidiendo esta secuela y cuando la audiencia te lo pide, te acabas rindiendo a sus deseos. Estoy muy agradecido por el resultado de la primera entrega y espero que esta segunda parte les guste tanto como la primera.

-¿Cómo se le ocurrió la premisa de la segunda parte?

-Con la hipótesis de qué pasaría con este equipo familiar después de perder al padre. Esta es una metáfora sobre las promesas sin cumplir que los padres hacen a sus hijos y lo que ocurre cuando esas promesas se rompen. Los silencios siguen creando incertidumbre y suspense. Este es un sueño futurista esperanzador. Yo tengo hijos y me da mucho miedo el mundo que encontrarán en el futuro.

Vídeo. Tráiler de 'Un lugar tranquilo 2'.

-¿Le gusta el género de terror?

-No. De hecho, este tipo de películas me dan miedo. Un día, rodando 'The Office', Craig Daniel me dijo 'Tu trabajo no es entregar las líneas con humor, tu trabajo es, simplemente, entregar las líneas. Si la gente luego te encuentra gracioso, dependerá de ellos'. Suena como un pequeño consejo, pero es realmente enorme y lo he llevado a la práctica toda mi carrera. Nunca hubiera podido rodar estas dos películas sin ese consejo. He escrito sobre una familia que consigue la atención del público porque les asusta lo que les está pasando. Depende del público sentir miedo.

-¿Fue capaz de insensibilizarse?

-Sí. Dirigir rompió el hechizo de tener miedo.

Crítica 'Un lugar tranquilo 2':

-¿Es esta una película para personas que normalmente no van a ver películas de terror?

-Sabía que si a mi madre le gustaba esta película, porque había algo mucho más grande detrás, le gustaría al público. Una de las ideas de esta familia es retratar a cada uno frente a su propio trauma. Cada personaje tiene su propio viaje, incluso sin alejarse unos de otros. Como me dijo un psicólogo, esta es una familia que necesita hablar y, literalmente, no puede.

-En las películas de terror las mujeres protagonistas suelen gritar. Y Hitchcock se animaba a ello, pero usted no se lo permite a Emily.

-Fue algo que pensé mucho. Hay un delicado equilibrio en las películas de suspense sobre cuánto puede tolerar la gente. En este caso, además, te encuentras a dos nuevos personajes que son muy interesantes para alimentar la complejidad del suspense.

John Krasinski y Emily Blunt en 'Un lugar tranquilo 2'.

-¿Qué puede decir del trabajo de Cillian Murphy y Djimon Hounsou?

-Son personajes claves en la narración, pero no quiero revelar su papel en la historia porque quitaría emoción al público. Para mí ha sido un honor que ambos quisieran participar en esta secuela porque son dos actores fabulosos. Han respondido muy bien a lo que les hemos pedido

-Sus películas son metáforas sobre el ocultismo...

-Soy muy espiritual y creo totalmente en un poder superior, pero incluso si creo totalmente en el catolicismo, no creo en una respuesta concreta. Nunca entendí cómo una religión puede escribir un manual de culpa, tristeza o miedo. Cuando entiendes la religión como una guía más que como un mandato, te liberas, al menos eso me ocurrió a mí.