https://static.lasprovincias.es/www/menu/img/pantallas-desktop.png

Jamie Lee Curtis, tras dejar su firma junto al teatro Chino de Los Ángeles. / Afp

Jamie Lee Curtis: «¡Nunca veo las partes gore de mis películas!»

Jamie Lee Curtis encarna por última vez a Laurie Strode en 'Halloween: El final', que llega este fin de semana a la cartelera

Iker Cortés
IKER CORTÉS Madrid

Recibe con puntualidad británica, una amplia sonrisa y en zapatillas de andar por casa. Son las que le ha regalado el Hotel Rosewood Villamagna de Madrid, en el que lleva toda la mañana concediendo entrevistas con motivo de 'Halloween: El final', que este viernes desembarca en la cartelera. Jamie Lee Curtis (Santa Mónica, California, 63 años) no se corta un pelo. Antes de sentarse a hablar con nosotros, ya ha contado a otros medios que le aterra ver «cómo está resurgiendo el fascismo, especialmente en Italia» -la entrevista tuvo lugar el 28 de septiembre- o lo que está sucediendo en Irán, «donde los derechos de las mujeres están puestos en duda». Al fin y al cabo de eso, dice, va 'Halloween: El final', de que «todos podemos convertirnos en monstruos».

Cercana y muy divertida, a lo largo de esta distendida charla a seis, la reina del grito se descalzará e irá poniéndose más cómoda, hasta acabar sentada sobre sus pantorrillas. Tampoco dudará en gritar en un par de ocasiones '¡Lo sé, no te preocupes!' con el tono de una adolescente a la que sus padres apremian. Y es que aunque la conversación tiene un límite de 25 minutos, ha prometido que todos los presentes podrán hacer al menos dos preguntas. Llega el turno de decidir por qué lado comenzar la ronda: «¡Piedra, papel o tijera!», exclama Curtis. Así comienza una conversación en la que la intérprete desgrana algunas de las claves de la saga que la vio nacer como actriz -ha encarnado a Laurie Strode en siete ocasiones- e inventó, con su primera entrega en 1978 y de la mano del maestro John Carpenter, el 'slasher', subgénero del cine de terror en el que un psicópata asesina brutalmente a adolescentes y jóvenes.

Han pasado cuatro años desde el final de 'Halloween: Kills' y la paranoia se ha instalado en Haddonfield, la ciudad ficticia en la que se desarrolla la saga, porque aunque no ha vuelto a dejarse ver, los vecinos saben que Michael Myers sigue vivo. Instalada en el pueblo, junto a su nieta Allyson, Laurie trabaja ahora en sus memorias. Las cosas se ponen feas cuando un asunto del pasado vuelve a enturbiar la tensa calma en la que vive la localidad, lo que obligará a Laurie a enfrentarse al mal. ¿Será por última vez?

Arriba, Michael Myers, encarnado por James Jude Courtney; debajo, Jamie Lee Curtis, en el papel de Laurie, en la actualidad y en la cinta de 1978.

Es la excusa perfecta para hablar de relaciones tóxicas, de los miedos que se heredan y del dolor que la sociedad causa a las víctimas. Curtis, productora ejecutiva de la cinta junto a Carpenter, concede todo el mérito a David Gordon Green, máximo responsable de esta última trilogía que comenzó en 2018. «Dos años antes del #MeToo ya había escrito una película que hablaba de estos temas», explica la actriz, que solo supo que se hallaba inmersa en una trilogía cuando la primera cinta estaba en la sala de montaje. «Me dijo entonces que iba a traer de vuelta a otros personajes de la saga, y que en la segunda hablaría de la violencia en masa, algo que entronca con los movimientos de unión y protesta en torno a la muerte de George Floyd», comenta Curtis, pero también con la turba que asaltó el Capitolio en enero de 2021. «En la tercera -continúa- la idea era que todos podemos convertirnos en monstruos y que lo que hacemos a las víctimas es obsceno. Dentro de veinte años consideraremos a David un genio».

Doce largometrajes tiene ya a sus espaldas una saga tan imitada como incombustible. ¿Cuál es el secreto? «Es muy de la vieja escuela, el bien contra el mal. Son historias eternas», sentencia. Cuenta Curtis que cuando a Carpenter y a Debra Hill les encargaron esta historia acerca de un psicópata que mataba niñeras «no les dijeron que hicieran una película sobre el bien y el mal absolutos». En su opinión, «fue crucial» que tomaran la máscara del capitán Kirk de 'Star Trek' y la pintaran de blanco. «Si recordáis, en la película le llaman 'The shape' (la forma o el espectro) porque es la esencia del mal», dice. A su juicio, hubo más aciertos como que la trama se desarrollara en un sencillo pueblo estadounidense o que fuera protagonizada por tres chicas muy distintas, una de ellas virgen, otra más despendolada. «Ahí introduces la figura del mal, con esa cara tan enigmática… En realidad, funciona por lo sencilla que es la historia», reflexiona.

«Una parte extraña de este trabajo»

Va camino de los 64 años, «como en la canción de Los Beatles», pero eso no ha impedido que se luzca en intensas escenas de acción y está convencida de que su participación en esta trilogía ha abierto el camino a que otras mujeres de su quinta encarnen este tipo de papeles. Eso sí, lo de la sangre y los desmembramientos aún se le atraganta un poco. «¡No veo las partes gore de mis películas!», dice entre risas. «Forma parte de la naturaleza de las películas de 'Halloween' y es una parte extraña de este trabajo», resume. El tramo final de esta última entrega rezuma esa «parte extraña» de la que habla la actriz, pero considera que está lejos de resultar catártico. «No es un final feliz, no hay celebraciones, nadie baila como cuando un jugador hace un touchdown en fútbol americano. Me hace llorar si lo pienso y me pone triste, pero es el final apropiado. Es inevitable que acabara así, si no el mensaje de la película sería distinto».

Dueña de su carrera, afirma Curtis que ha luchado «muy duro» para llegar a donde está en Hollywood. «Me enorgullezco de decir que hoy en día existo con fuerza y tengo mi propia voz y mi propio punto de vista. Tardé en encontrarlo y trabajarlo, pero lo tengo y muy fuerte», señala quien se encuentra ahora trabajando en 'Mother Nature', su primer largometraje como directora, junto a la productora Blumhouse. Se trata de una historia de terror con un fuerte mensaje medioambiental y basada en una novela gráfica que ella misma ha coescrito junto a Russell Goldman, y que se publicará el año que viene, antes de que comience a rodarse la cinta, previsiblemente en verano de 2023. «Es una historia que lleva rondándome la cabeza desde que era muy joven. Empecé a escribir el guion al volver del rodaje de 'Halloween' (2018). Fue tan divertida la experiencia con David que recuperé mi mojo», apunta.

Vídeo. El tráiler de la película.

Dice Curtis que a Carpenter, responsable también de la música de esta nueva trilogía, le ha gustado mucho la película. «Me envió un email encantador donde me decía que le había encantado mi actuación y como concluye esta historia. Tenemos una relación maravillosa, aunque es verdad que no soy fan de sus películas de miedo», cuenta.

Cuando echa la vista atrás y ve a la joven de veinte años que protagonizó 'Halloween' no se reconoce. «No me siento yo, no siento esa conexión, lo veo como una arqueóloga, como si la cosa no fuera conmigo y digo 'wow'», expresa. Curiosamente, en un pase que tuvo lugar en Madrid de varias escenas de la nueva película, un joven se le acercó y le preguntó que por qué salía en la cinta tan mayor si en realidad es más joven. «Es que en realidad esta no soy yo», dice señalándose a sí misma. «Ahora llevo un montón de maquillaje, me han dejado el pelo muy bonito y sí, yo me compré este traje, pero hay alguien que me ha dicho que me lo ponga hoy. Porque hoy estoy aquí como Jamie, pero en la vida real Jamie no lleva maquillaje y va todos los días con una camiseta, pantalones negros y Birkenstocks ¡Quien sale en la película es quien realmente soy!», explica divertida.

Curtis, promocionando la película en Madrid. / Sergio Martínez

Se acaba la charla pero antes de que abandonemos la habitación toma unos tacones y amenaza: «Y recordad esto, llevaba estos tacones altísimos, junto con un traje precioso. No me visteis en zapatillas. Si ponéis lo de las zapatillas, os buscaré y os daré un puñetazo».