Borrar
Vea la portada de CANARIAS7 de este viernes 21 de junio
Isabel Coixet, en la clausura del Festival Sundance TV Shorts en el Guggenheim.
Isabel Coixet: «Me aburren muchísimo las películas de superhéroes»

Isabel Coixet: «Me aburren muchísimo las películas de superhéroes»

La directora repasa su carrera en la clausura del Festival Sundance TV Shorts en el Museo Guggenheim Bilbao: «Hay actores con un Oscar que no tocaría con un palo»

Lunes, 4 de noviembre 2019

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

«Hay directores con bula a los que respeta la crítica hagan lo que hagan. A mí me han mirado con lupa desde el principio y he tenido críticas atroces». Isabel Coixet (San Adrián del Besós, 1960) repasó ayer su carrera en el auditorio del Guggenheim en la clausura del Festival Sundance TV Shorts organizado por el canal de televisión especializado en cine independiente. Lo hizo con su habitual sinceridad y sentido del humor, espoleada por las preguntas de Cristina Andreu, presidenta de CIMA, Asociación de Mujeres Cineastas y Medios Audiovisuales.

Coixet contó que creció en una familia sin ninguna vinculación con el mundo del espectáculo. «Mi padre era obrero y mi madre trabajó hasta que se casó y se convirtió en ama de casa». La directora se identifica con la frase que Hannibal Lecter (Anthony Hopkins) le soltaba a la agente Clarice (Jodie Foster) en 'El silencio de los corderos': «Solo una generación la separa del hambre». Empezó escribiendo en la revista 'Fotogramas' y en 1989 debutó con 'Demasiado viejo para morir joven', aunque la película que la puso en el mapa vendría siete años más tarde: 'Cosas que nunca te dije'.

Su filmografía supera la treintena de títulos entre largos, cortos y documentales. Coixet ha rodado en castellano e inglés, con actores españoles y estrellas de Hollywood. Estados Unidos, Inglaterra, Japón y Noruega han sido, entre otros, escenarios de películas muy distintas entre sí. «La soledad es una constante, hay muchas más escenas de gente sola que acompañada en mis películas», reflexionó la realizadora. El título, precisó, es un elemento fundamental de todas ellas: hasta que no da con él no tiene la película. «Es como un haiku que deja claras las intenciones del filme».

Coixet achacó su prolífica obra a su cabezonería. 'La librería', su cinta más exitosa, ganadora de tres Goyas –mejor película, dirección y guion adaptado en 2018–, nació tras leer la novela de Penelope Fitzgerald «y sentir que la quería contar de otra manera». 'Elegy', adaptación de 'El animal moribundo' de Philip Roth, llegó cuando necesitaba poner tierra de por medio tras la separación del padre de su hija Zoe. Tuvo que viajar a la casa del escritor en Connecticut y soportar cómo este le leía la novela durante tres días. «Roth estaba muy lleno de sí mismo. Me decía lo geniales que eran sus párrafos y preguntaba cómo sería la escena en la que el personaje de Penélope Cruz le mordía el pene a Ben Kingsley. Rodé 'Elegy' porque es el texto menos conseguido de Roth, que siempre detestó las adaptaciones de sus libros».

«Nunca he visto mis películas dobladas, el doblaje me parece un crimen»

doblaje

«Ben Kingsley necesita tres tomas, Penélope Cruz unas cuantas más»

trabajo con los actores

Entre otras confesiones, la directora catalana compartió con Martin Scorsese y Francis Ford Coppola su tirria a las películas de superhéroes que copan la cartelera. «Me aburren muchísimo, aunque me encantaría que me gustasen». Confesó que en la vida real le gustaría ser la mala de la película –«una hija de puta sin escrúpulos, porque nunca reciben castigo»– y descubrió que «nunca» ha visto sus películas dobladas. Ni siquiera participa en la elección de voces cuando se estrenan en España. «Estoy en contra del doblaje, me parece un crimen. Es algo que empezó en Cinecittà, con Mussolini. En Portugal no doblan las películas y la gente habla más idiomas porque está acostumbrada a la versión original».

Emily Mortimer, Bill Nighy, Juliette Binoche y Gabriel Byrne, entre otras estrellas, se han puesto a las órdenes de Coixet, que a la hora de dirigir actores funciona por instinto. «Hay actores con un Oscar que no tocaría con un palo. Yo les doy confianza y libertad, porque en un rodaje tienes que bregar con un sinfín de egos y vanidades. A Ben Kingsley hay que decirle las cosas para que crea que la idea ha sido suya. Necesita tres tomas, y Penélope unas cuantas más. Con otros actores, como Tim Robbins, estableces complicidad porque te gustan los mismos libros y hasta tienes casi la misma ideología».

Tras triunfar en los Goya con 'La librería', Isabel Coixet estrenó en Netflix 'Elisa y Marcela', la historia real de dos mujeres que se casaron en la Galicia de 1901. Algunas voces del colectivo LGTB, descubrió, la han acusado de apropiación cultural, pero ella prefiere quedarse con las cartas de chicas diciéndole cuánto les ha gustado una cinta rodada en blanco y negro... que la Televisión de Galicia ha emitido en color. El 4 de diciembre estrena en HBO 'Foodie Love', una serie sobre la comida, «algo importantísimo en la vida».

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios