Borrar
Directo Juegos Olímpicos, en directo | Uzbekistán - España
Emmanuelle Riva y Eiji Okada en 'Hiroshima mon amour'.
'Hiroshima mon amour', una reflexión sobre la memoria y el olvido

'Hiroshima mon amour', una reflexión sobre la memoria y el olvido

La ópera prima de Alain Resnais, cineasta considerado como el más heterodoxo de la Nouvelle vague, se estrenó a la par que 'Los 400 golpes' de Truffaut, en 1959

Viernes, 22 de mayo 2020

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

Alain Resnais (Vannes, 3 de junio de 1922 - París, 1 de marzo de 2014) filmó su primer corto en 8 mm. a los 16 años. Comenzó su carrera tras acabar la Segunda Guerra Mundial, como montador para otros directores, mientras dirigía cortometrajes sobre temas artísticos y sociales. En 1950 inicia una serie de cortos dedicados a temas de pintura, con 'Van Gogh', 'Gauguin' y 'Guernica'. Trabaja junto a Chris Marker en diferentes proyectos, entre ellos el documental 'Noche y niebla', de 1955, sobre el Holocausto, que de alguna manera sirvió de base para su debut en el largo en 1959.

'Hiroshima mon amour' nace a partir del encargo que recibió Resnais para hacer un documental corto sobre la bomba atómica. El cineasta pasó varios meses pensando cómo hacerlo, ya que no quería repetir su documental 'Noche y niebla'. Al final, y medio en broma le dijo al productor que le había encargado el proyecto, que no podía ser a menos que la escritora Marguerite Duras estuviera involucrada en la escritura del guion. El productor le tomó la palabra y pidió a la novelista un texto que se convertiría tiempo después en guion.

Resnais inicia los preparativos con un presupuesto mínimo y sin un guion entendido como tal, a partir de lo escrito por Duras. Planteó la película como una mezcla de ficción y documental, de cine y literatura, estructurada a base de flashbacks, con dos equipos de rodaje, uno en Hiroshima y otro en la ciudad francesa de Nevers. Convence a la francesa Emmanuelle Riva y al japonés Eiji Okada para que protagonicen la historia, que sucede 14 años después de la bomba de Hiroshima en la que, en la ciudad japonesa una anónima actriz francesa con un pasado tormentoso por haber estado enamorada de un soldado alemán durante la ocupación, rueda una película sobre la paz, vive una intensa historia de amor con un arquitecto japonés.

El director entrecruza documental y ficción, oponiendo el presente en Hiroshima y el pasado en Nevers, donde la actriz vivió su primera historia de amor con el alemán, que acabó de forma trágica. Todo ello con un hábil montaje paralelo. Dos ciudades, dos amantes, dos vidas, la material y la recordada, entremezclándose como parte de un todo, contagiándose la una de la otra, en un filme que habla la memoria y el olvido. La película usa partes del material de un documental que Resnais había seleccionado previamente para situar la historia tanto en el tiempo como en el espacio. Por supuesto, la película no tiene nada que ver con el resto de trabajos de los compañeros de Resnais de la Nouvelle vague, por más que el filme se encuadre en aquel movimiento. El resultado es una película muy experimental, en la que no caben términos medios, o se ama o se odia.

Eiji Okada y Emmanuelle Riva en 'Hiroshima mon amour'.

Por vez primera, la relación erótica de una pareja se mostraba en el cine en términos adultos, que debe mucho a la política cinematográfica propiciada por el entonces ministro de Cultura francés, el escritor, cineasta e intelectual André Malraux, que apoyó el riesgo expresivo del filme.

La película fue rechazada por el productor, que no entendía nada, a la vez que cambiaba algo del montaje. En pases previos suscitó un rechazo masivo. Resnais pensó en presentarla al Festival de Cannes, cosa que, en un principio, fue rechazada por el certamen. Aceptada in extremis por Cannes, acabó ganando la Palma de Oro, suscitando una admiración crítica mundial. Lo mejor del filme es que por él no ha pasado el tiempo, sigue tremendamente actual, y su montaje ha sido un ejemplo para películas posteriores. En España la película no se pudo estrenar hasta el 1 de diciembre de 1967, y solo en versión original subtitulada, en salas especiales de arte y ensayo.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios