Dan Aykroyd y John Belushi, los Blues Brothers en 'Granujas a todo ritmo'.

'Granujas a todo ritmo' cumple 40 años

La única película con una partida para cocaína en su presupuesto fue la primera en apostar por un cine loco y divertido que dominó Hollywood en los 80

Boquerini .
BOQUERINI .

En 1980 se estrenaba, hace ahora 40 años, 'Granujas a todo ritmo', del entonces emergente John Landis, una película que marcaría mucho más que un cambio de década, el inicio de una temporada gloriosa para el cine estadounidense, que apostaba directamente por una nueva generación de espectadores. Títulos como 'En busca del arca perdida' o 'E.T., el extraterrestre', de Steven Spielberg, 'Los Goonies', de Richard Donner, 'Gremlins', del propio John Landis o 'Cuenta conmigo', de Rob Reiner, entre otros muchos, llenaron las pantallas del mundo.

'Granujas a todo ritmo' nació del programa de televisión 'Saturday Night Live', donde Dan Aykroyd (Ottawa, Canadá, 1 de julio de 1952) y John Belushi (Chicago, 24 de enero de 1949 - Los Ángeles, 5 de marzo de 1982), hacían unos breves números musicales a finales de los 70, como The Blues Brothers, donde vestidos íntegramente de negro, con sombrero y gafas de sol, lograron un gran éxito, lo que dio paso a todo un éxito de audiencia y giras multitudinarias por los Estados Unidos. Inmediatamente, el cine pensó en ellos.

Dan Aykroyd escribió un guion que en realidad se titulada 'The Return of the Blues Brothers', que se compondría dos películas. John Landis, el director que iba a dirigir el filme gracias al éxito su anterior trabajo, 'Desmadre a la americana', estuvo tres semanas arreglándolo a su estilo para convertirla en sólo una cinta, aunque gran parte fue improvisada durante el rodaje, de ahí su arrolladora fuerza. Después de pasar varios años en la cárcel, Jake (John Belushi) es puesto en libertad por buen comportamiento. Sale de prisión vestido de la misma forma en la que entró: traje y sombrero negro y gafas oscuras. En la puerta le espera su hermano Elwood (Dan Aykroyd), vestido de idéntica manera. Van a visitar el orfanato de Santa Elena, el único hogar que conocieron y donde fueron criados por las monjas.

Allí se enteran de que la Iglesia ha dejado de financiar el orfanato y va a venderlo, para que se construya un centro comercial sobre sus ruinas, a no ser que se pague el impuesto sobre la propiedad en el plazo de 11 días, Además, las monjas no aceptarán dinero robado. Así que Jake, después de ver la luz en la parroquia del reverendo Cleophus James (James Brown), llega a la conclusión que la única forma de conseguir mucho dinero en poco tiempo, sin ofender a las monjas , es volver a reunir la banda de blues a la cual pertenecían: Los Blues Brothers y realizar un concierto. Pero su idea no va a resultar fácil, pues la policía sigue a Elwood debido a unos asuntos automovilísticos, y los músicos llevan una vida más o menos confortable, por lo que tendrán que convencerlos de su buena acción para volver a tocar juntos. Durante su misión divina no pararan de salirles enemigos, como la misteriosa mujer que quiere verlos muertos a toda costa, los nazis de Illinois, el grupo country al cual suplantaron en una actuación, hasta llegar a la policía y el ejército.

Dan Aykroyd y John Belushi con Ray Charles en 'Granujas a todo ritmo'.

Para la película se contrata a los grandes nombres de la música soul. Además de James Brown aparecen en ella Ray Charles, Aretha Franklin, Steve Cooper, Sam & Dave, John Lee Hooker, Fats Domino o Cab Calloway… y Steven Spielberg y Carrie Fisher entre otros famosos hacen sendos cameos. La trama argumental es mínima, pero la acción máxima. En el presupuesto del filme figuraba una partida para cocaína, que consumieron algunos de los integrantes del filme, se dijo que era para poder soportar las tomas nocturnas, lo que alegró profundamente a Belushi.

La película se rueda sobre todo en diferentes localizaciones de Chicago entre el 13 agosto de 1979 y el de febrero de 1980, un rodaje largo por la necesidad de contar con un gran número de músicos que difícilmente podían atenerse a un rígido plan de rodaje. Entre las muchas escenas que se improvisaron está la famosa en la que se destruye un supermercado repleto de cosas, una destrucción completamente verdadera. El estreno se produce casi inmediatamente al final del rodaje, el 20 de junio de 1980, precedido de una enorme campaña publicitaria. En España llegaría en septiembre de ese mismo año. Dos años después, fallecía John Belushi de una sobredosis, y los Blues Brothers se deshacen. Habría que esperar hasta que en el 2000 se plantea una secuela que es mejor olvidad, 'Blues Brothers 2000', de nuevo con Dan Aykroyd y John Goodman reemplazando a Belushi.

'Granujas a todo ritmo' es hoy una película de culto y se la considera como la primera en apostar por un tipo de cine, loco y divertido, que dominó los años 80.