Borrar
Directo El Pacto Canario por la Inmigración, a debate en el Parlamento de Canarias
Mario Casas y Déborah François, en 'El practicante'.
'El practicante', una asfixiante propuesta de terror psicológico

'El practicante', una asfixiante propuesta de terror psicológico

Código streaming ·

Mario Casas da vida a un sanitario narcisista y posesivo al que un accidente deja postrado en una silla de ruedas

Iker Cortés

Madrid

Lunes, 21 de septiembre 2020

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

No es un dechado de originalidad, pero cumple su cometido con creces. 'El practicante', la nueva película de Carles Torras, se estrenaba este fin de semana directamente en Netflix y pronto se colocaba en la primera posición del ranking que la compañía exhibe desde hace unos meses. Sea certero o no ese top 10, lo cierto es que la película mantiene el interés del espectador en la jugosa hora y media -qué gozada eso de que una película vaya al grano- que pone sobre la mesa.

En ella, Mario Casas da vida a Ángel, un sanitario que se dedica a realizar primeros auxilios a bordo de la ambulancia que conduce su compañero Ricardo (Guillermo Pfening). Narcisista y posesivo, Ángel mantiene una relación con Vane (Déborah François) en la que, día sí día también, los celos son un problema recurrente. Con dos pinceladas, Torras introduce al espectador en la mente de un psicópata que juega con su pareja y, en parte, disfruta con su sufrimiento. Hasta que un accidente durante el trabajo lo deja postrado en una silla de ruedas.

A partir de ahí, Ángel comenzará a obsesionarse con lo que hace y deja de hacer Vane, en un relato de terror psicológico -recuerda, en parte, a la grandísima 'Misery'-, que se mueve entre lo sórdido y lo asfixiante y que queda apuntalado por la excelente ambientación y el soberbio decorado del piso, austero, de estética retro y ciertamente opresor, en el que se desarrolla la acción. La cinta juega así con la silla de ruedas y los espacios generando una angustia que va creciendo en el espectador. En este sentido, si algo se le puede reprochar al largometraje del responsable de 'Callback' es que apenas hay factor sorpresa. En cambio, mantiene un pulso encomiable y cuenta con verdaderos hallazgos como esa persecución a ras de suelo.

Mario Casas, en el papel de Ángel.
Mario Casas, en el papel de Ángel.

No se debe pasar por alto las dos grandes interpretaciones que sustentan todo el texto. Cada mirada y cada gesto de Casas dan auténtico pavor y es una pena que a veces la voz parezca estar en otro punto; mientras que François dota de drama y tensión a un personaje nada fácil.

Decía esta semana el director en una entrevista con 'Espinof' que acostumbrado como está a los problemas de distribución «es satisfactorio llegar a la audiencia de Netflix». Y lo cierto es que poco se puede reprochar en este sentido a una plataforma que está proporcionando a muchas películas que tengan el recorrido que merecen.

'El practicante' está disponible en Netflix.

Vídeo. El tráiler de la película.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios