Borrar
Vin Diesel protagoniza esta adaptación del cómic de Valiant en el papel del soldado Ray Garrison, resucitado como Bloodshot.
Vin Diesel: «La gente suele olvidarse de que soy actor»

Vin Diesel: «La gente suele olvidarse de que soy actor»

«Soy un tipo sensible», asegura la estrella de la saga 'Fast & Furious', que se convierte en un arma asesina en 'Bloodshot'

maría estévez

Los Ángeles

Jueves, 5 de marzo 2020

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Vin Diesel (Alameda, California, 1967) pertenece a una extraña clase de actor en Hollywood. Su perseverancia es remarcable: cada vez que la industria le ha dado por acabado, él ha resurgido con algún éxito como la saga 'Fast & Furious'. Hecho a sí mismo, Diesel pertenece a ese reducido club de los actores-héroes con músculo, pero al mismo tiempo ha conquistado festivales como Cannes o Sundance gracias a cortometrajes independientes como el que él mismo dirigió en 1995, 'Multi-Facial', y que, a la postre, le abrió las puertas a la industria. Estrena este viernes 'Bloodshot', la primera adaptación cinematográfica del Universo Valiant, la alternativa con la que Valiant Comics quiere competir contra Marvel y DC. En la película da vida a Ray Garrison, un exsoldado a quien han borrado su memoria para convertirlo en un arma asesina.

-¿Qué destacaría de su superhéroe?

-Su lucha interna por mantener su humanidad. A pesar de la nanotecnología que le han implantado y su nueva realidad como un hombre con superpoderes, él intenta salvaguardar sus emociones. Es un filme de superhéroes, pero también es una narración donde hay espacio para hablar de temas como el estrés postraumático. Creo que el guion fue uno de los más interesantes que he leído en mi carrera porque hay giros sorprendentes e inesperados dentro de la historia. 'Bloodshot' es un filme extraordinario que propone un superhéroe tecnológico.

-'Bloodshot' se ha convertido en una de las novelas gráficas de más éxito en el milenio.

-Sí. Esa popularidad responde a la evolución del personaje. Es un tipo ordinario que por situaciones extraordinarias se convierte en un personaje tan grande como la vida. Los superhéroes han evolucionado y el protagonista de 'Bloodshot' emplea la tecnología para convertirse en una máquina de matar.

-Ha hecho carrera gracias a las películas de acción.

-Me gusta rodar escenas de acción porque es lo que le gusta al público, pero en todas mis películas hay corazón, hay emoción, hay una comunidad que se convierte en la familia de los personajes. Creo que es importante dejar una huella dentro de las franquicias.

-¿Es 'Bloodshot' una nueva franquicia para usted?

-'Bloodshot' puede convertirse en una nueva franquicia, no lo sabemos todavía. Tampoco sabíamos que 'Fast & Furious' iba a convertirse en una mega saga. Me siento muy orgulloso de esa franquicia porque la audiencia recibe cada película con ansiedad, esperando cada capítulo.

-El género de acción le brindado grandes éxitos. ¿También terribles fracasos?

-No creo que haya que culpar al género en sí. Yo he tenido mucha suerte como actor. He podido trabajar con directores como Sidney Lumet y ese tipo de oportunidades tienen más importancia que si una cinta de acción funciona o no en la taquilla.

Guy Pearce y Vin Diesel en 'Bloodshot'.
Guy Pearce y Vin Diesel en 'Bloodshot'.

-¿Alguna vez ha tenido problemas de confianza?

-Soy neoyorquino y actor, siempre tengo problemas de confianza. Soy un hombre honesto. Yo confió en mi familia, en mis amigos y en mi instinto. Mi confianza depende mucho de mi intuición, pero a veces no es suficiente.

-Usted tiene tendencia a interpretar personajes solitarios.

-También a mí me gusta la soledad. No me considero una persona antisocial, pero no estoy cómodo cuando me veo rodeado de gente.

-Se le tachó de ser un adicto al trabajo y, sin embargo, ahora se toma mucho tiempo entre una película y otra.

-Se habla de mí sin saber mucho de mi vida. La crítica unas veces te alaba y otras veces te destruye, pero en la mayoría de las ocasiones están equivocados. Confío en mi talento, esa es una de mis mejores cualidades. Empecé a actuar cuando tenía siete años y me llevó veinte conseguir que mis sueños se convirtieran en realidad. En mi adolescencia, me pasaba el tiempo diciendo que era actor cuando en realidad trabajaba como vendedor telefónico. No eres actor hasta que no pisas un teatro o el rodaje de una película, sin eso no puedes decir que eres actor.

-Tras el éxito de 'Fast & Furious', Hollywood le convirtió en la gran estrella de acción.

-La fama es una espada de dos filos. Cuanto más éxito tiene tu película, más famoso eres. Aunque cuanto más famoso eres, más grande es la caída. No creo que mucha gente me haya seguido desde que empecé, para la gran mayoría del público soy una estrella que surgió con 'Fast & Furious'. Sin embargo, nadie puede negar lo que soy porque, para hacerme un hueco en esta industria, he dirigido y he producido con mucho éxito

-¿Las escenas de acción las rueda con un doble?

-Yo ruedo las que puedo, pero siempre hay un doble. Cada uno debe conocer sus límites. Ya llevo diez películas de 'Fast & Furious' y soy lo suficientemente responsable como para saber qué puedo y qué no puedo hacer.

«No soy antisocial, pero me siento incómodo rodeado de gente»

«Cuanto más famoso eres, más grande es la caída»

-¿Qué le lleva a rodar estas películas?

-Tengo un par de problemas. El primero es que la gente suele olvidarse que soy actor. Creen que en realidad soy capaz de rodar escenas peligrosas. Cuando me dicen: «Hey Vin, tú puedes hacer esto». Me da vergüenza responder: «No, es muy peligroso» y terminó haciendo lo que en realidad no quiero. Eso es culpa mía. En 'Fast & Furious' me atreví a filmar escenas de acción que me asustaron y me llevaron a pensar que soy bastante estúpido por rodarlas .

-¿Qué significa para usted ser productor de esa franquicia?

-Significa que tengo línea directa con el estudio y que no tienen que verme solo como actor. En mi caso, yo nunca habría rodado otro 'Fast & Furious' a menos que ejerciera de productor porque no se trata solo de dinero sino de la calidad de los guiones.

Crítica 'bloodshot'

-Ha hablado de cómo se educó en una zona humilde de Manhattan, ahora es una estrella que disfruta del éxito y el poder. ¿Ha sido difícil para usted adaptarse a su nueva vida?

-Al principio me costó acostumbrarme a la fama. Me gusta mantener mi privacidad, vivir de forma anónima. Uno no se da cuenta de lo que realmente significa la fama y lo que tienes que dar a cambio cuando estás persiguiendo tu sueño. Una vez que cumples tu sueño, una parte se convierte en pesadilla porque en realidad entregas parte de tu vida. Yo he luchado mucho por guardar mi privacidad en su lugar sin dejar que nadie meta las narices.

-¿Disfruta con su imagen de tipo duro?

-Soy un tipo sensible y esa imagen no se corresponde con la realidad, pero también soy un tipo duro. Mi madre diría que educarme en las calles de Nueva York me convirtió en un tipo formidable que sabe cómo proteger su lado sensible. No podría ser artista sin entender mis emociones, que abrazo y resguardo. Cuando era joven y no sabía cuál era mi lugar, me costaba mucho reconocer mi sensibilidad. No había espacio para ser sensible. Mi gran suerte es contar con una familia que siempre ha sabido recordarme mi lugar, mis orígenes humildes y separar lo que está bien de lo que está mal.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios