Borrar
Vea la portada de CANARIAS7 de este sábado 2 de diciembre
Bill Murray, editor de 'La Crónica Francesa'.

'La Crónica Francesa': un atracón de bombones

Wes Anderson lleva sus rasgos de estilo al paroxismo en una deslumbrante pero agotadora cinta protagonizada por un sinfín de estrellas en la que sublima todo lo que entiende por lo francés

Jueves, 21 de octubre 2021

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Quien haya visto 'Viaje a Darjeeling', 'Moonrise Kingdom' o 'El gran hotel Budapest' sabrá que en las películas de Wes Anderson (Houston, 1969) dan ganas de detener la proyección para recrearse en cada plano, tal es la avalancha de información y la cantidad de detalles que este director único ofrece en una filmografía inimitable. Rodada hace un par de años (Anderson filma estos días 'Asteroid City' en el pueblo madrileño de Chinchón), 'La crónica francesa' lleva esos rasgos de estilo al paroxismo. Esto significa que los fans del director tejano gozarán como gorrinos en un lodazal, mientras que el resto permanecerá fuera de la propuesta.

Vídeo. Tráiler de 'La Crónica Francesa'.

Una recomendación: hay que evitar buscar un hilo narrativo y dejarse llevar por las digresiones de Anderson, que a la manera de una muñeca rusa cuentas historias dentro de otras y acumula personajes encarnados por la habitual troupe de actores que se pirra por trabajar a sus órdenes. El demiurgo de la función no podía ser otro que Bill Murray, que encarna a un rico heredero que se da el capricho de fundar un semanario de información selecta, al estilo de la revista 'New Yorker', en una ciudad francesa sospechosamente parecida a París y llamada Ennui-sur-Blasé (Villahastío de la Desgana).

A la manera del propio semanario del 'Liberty, Kansas Evening Sun', el filme nos ofrece un obituario, una guía de viajes y tres reportajes. El mejor de ellos es el primero, protagonizado por Benicio del Toro dando vida a un pintor genial encerrado en una cárcel y Lea Seydoux como su guardiana y musa. El segundo se inspira en las revueltas estudiantiles de Mayo del 68 y el tercero, que tiene que ver con un chef genial y una comisaría, hasta nos regala una persecución en dibujos animados por las calles de París, perdón, Ennui.

Benicio del Toro y Lea Seydoux, un pintor peligroso y genial y su guardiana y musa.
Benicio del Toro y Lea Seydoux, un pintor peligroso y genial y su guardiana y musa.

Botón de stop

Ambientada en una época inconcreta entre los años 50 y 70, la cinta es algo así como la sublimación de todo lo que Anderson entiende por lo francés. El cine de Tati, Tintín, Truffaut, la 'chanson'... Las referencias son tantas y la velocidad a la que transcurre la acción es tal que, efectivamente, surge el deseo de darle al botón de stop para hacer recuento de la nómina de estrellas que se prestan al juego: Frances McDormand, Tilda Swinton, Adrien Brody, Owen Wilson, Timothée Chalamet, Christoph Waltz, Anjelica Huston... Sketches deslumbrantes... que acaban agotando como un atracón de bombones.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios