Borrar
Vea la portada de CANARIAS7 de este domingo 21 de abril
Óscar Martínez, Penélope Cruz y Antonio Banderas.
'Competencia oficial', una divertida comedia acerca del cine y sus egos

'Competencia oficial', una divertida comedia acerca del cine y sus egos

En cartelera ·

Antonio Banderas, Penélope Cruz y Óscar Martínez protagonizan esta inteligente y elegante sátira sobre la industria del séptimo arte

Iker Cortés

Madrid

Jueves, 24 de febrero 2022

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

La nueva película de Gastón Duprat y Mariano Cohn son casi dos. La principal es la que retrata, con un humor ácido y descarnado, la trastienda de un oficio, el del cine, tan bonito y deslumbrante como lleno de egos, manías y rarezas. Buscando notoriedad, un empresario rico hasta las trancas se lanza a rodar una película con el propósito de dejar huella. Compra los derechos de una novela y contrata a la directora de culto Lola Cuevas (Penélope Cruz) y a dos reconocidos intérpretes: Félix Rodríguez, una estrella que ha triunfado en Hollywood al que da vida un colosal Antonio Banderas, e Iván Torres, un intérprete de corte intelectual, curtido en el teatro y maestro de actores, encarnado por el siempre brillante Óscar Martínez.

La secundaria es la propia trama de la novela que se va a adaptar, que gira en torno a la brutal rivalidad entre dos hermanos. Esa segunda historia se va desvelando mientras actores y directora se encuentran en plena preproducción, preparando los personajes. La simetría entre ambas tramas, con los dos intérpretes compitiendo constantemente, es evidente y Duprat y Cohn juegan con ello de forma consciente. Celos profesionales, envidias, egos desmedidos, malditismo, soberbia y métodos de trabajo enfrentados salen a relucir a lo largo de una película tan sencilla como divertida, en la que el gran peso descansa sobre los hombros de los actores, sensacionales.

De corte teatral, con apenas tres personajes principales y otros tantos secundarios y pocos escenarios, los directores son lo suficientemente hábiles como para jugar con la fotografía y el sonido de forma original y atrevida, sin que la narración se resienta. De hecho, que la estructura del relato sea estrictamente cronológica le sienta como anillo al dedo a este retrato de las miserias humanas que va desgranando gags y situaciones hilarantes a un ritmo condenadamente bueno en el que destacan las situaciones y los extremos casi de locura a los que lleva la directora a sus dos intérpretes y, a veces, hasta al público -ese morreo con el personaje al que da vida Irene Escolar-. Cine dentro del cine, que se ríe de las excentricidades y las tonterías que, sabemos, forman parte de esa industria. Cine de autor, que se ríe, precisamente, de los autores malditos. Una paradoja fascinante en la que los actores entran a saco. No en vano, asegura Banderas que ellos mismos aportaron ideas durante la preproducción de esta obra que llega este viernes a la cartelera y que se estrenó mundialmente en la Sección Oficial del Festival Internacional de Cine de Venecia y participó, posteriormente, en el Festival Internacional de Cine de Toronto y el Festival Internacional de Cine de San Sebastián.

Vídeo. El tráiler de 'Competencia oficial'.

Solo dos cosas chirrían en la propuesta de los cineastas. Por un lado está esa simetría que se mantiene a lo largo de toda la película y acaba un poco con la sorpresa agradable que supone un largometraje así. Por el otro, el último tercio de la cinta, que pierde algo de fuerza, aunque todo parece indicar que Duprat y Cohn son más que conscientes de ello y puede que sea otro chiste dentro del chiste. En resumen, una película inteligente y disfrutona que gustará a todos los públicos pero entusiasmará a los muy aficionados al séptimo arte.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios