Christopher Nolan y John David Washington en el set de 'Tenet'.

Christopher Nolan: «El tiempo es el enigma de esta historia»

El cineasta británico considera 'Tenet' «la apoteosis del conjunto de ideas que he ido acumulando durante toda mi carrera»

MARÍA ESTÉVEZ Los Ángeles

¿Cómo jugar con la audiencia si no tienes audiencia? A Christopher Nolan se le atragantó la pandemia con el estreno de 'Tenet', su última película, una cinta que es la culminación del director a su obsesión con el tiempo. Durante su concepción, el británico pensaba en el público en la sala de cine. Su metódica coordinación entre música e imágenes, su dedicación al detalle con las cámaras de 70 mm., todo pensado con el único fin de tener a la audiencia prisionera de sus imágenes. Basta hacer planes de este tipo para que una pandemia te los eche por tierra.

El Covid-19, su némesis, vino a fastidiarle el plan. Es en las salas de cine donde mejor se disfrutan las películas de Nolan, porque visualmente son espectaculares. 'Tenet' sigue el mismo rumbo de sus títulos anteriores y se convierte en una experiencia sensorial. En cuanto a la narración, el realizador britanico nos ofrece otro de sus complicados puzzles, ya lleva once de este tipo, donde la historia da vueltas y vueltas sin parecer llegar a ningún sitio, aunque llega y sorprende.

'Tenet' es un palíndromo cinemático que se mueve adelante y atrás de muchas maneras, pero también es un clásico filme de espías al más puro James Bond. Lujo, viajes, secretos, suspense... Un rompecabezas fascinante donde la elección del protagonista, John David Washington, el hijo de Denzel Washington, es absolutamente magistral.

-Usted ha hecho carrera cuestionando la ilusión del tiempo. ¿Se considera un prestidigitador que manipula el concepto del tiempo en sus narraciones?

-Es un tema que me fascina. Siempre me ha interesado la idea de cómo los seres humanos nos relacionamos con el tiempo. Explorar el concepto del tiempo forma parte de mis películas desde hace mucho tiempo, desde que rodé 'Memento'. 'Tenet' es la apoteosis a ese conjunto de ideas que he ido acumulando en mi trabajo. En cierto sentido, la historia de este filme es, literalmente, la más real de todas las que he hecho.

- ¿A qué atribuye su obsesión con el tiempo?

-Me gusta decir que vivo en el tiempo. Explorar la noción de tiempo, en relación a la forma en que lo percibimos en la vida cotidiana y en la que lo hacemos en una sala de cine, es mi juego favorito. Y creo que para las personas que han estado siguiendo mi trabajo durante mucho tiempo, 'Tenet' sumariza lo que he estado haciendo estructural y metafóricamente en películas anteriores.

-El filme entra dentro del género de espías. ¿Está buscando su lugar en el mundo de James Bond?

-Me interesa la estructura del género de espías, pero no quería caer en la típica historia que ya hemos visto hasta la saciedad. Como director, me siento atraído por proyectos que no se catalogan de manera sencilla.. Lo que realmente quería era encontrar una manera de revitalizar a la audiencia, darles una razón para mirar de una manera fresca, de una manera nueva, a un género explotado hasta la saciedad. 'Origen' eran sueños y atracos, y 'Tenet' son ideas y espías. Estamos aplicando las convenciones de un género a un conjunto diferente de ideas, tomando lo que es familiar del género de espías y usándolo como un punto de referencia para viajar con la audiencia a lugares en los que nunca había estado antes, con suerte, en cualquier película, y mucho menos en ese género. Abrazo el desafío, el riesgo, la oportunidad de superar las expectativas y caminar hacia delante.

-¿'Tenet' palpita al ritmo de John David Washington?

-Él es el corazón de la película, sin duda. Su presencia en la historia es icónica porque da forma al protagonista. Llevaba tiempo interesado en trabajar con John, pero especialmente después de verle en 'Infiltrado en el KKKlan', de Spike Lee. Este filme habla de la supervivencia de la raza humana, por eso decidimos elegir un elenco internacional que mostrará un abanico de personalidades. La diversidad es el hilo que une a este mundo y en pantalla, desde Robert Pattinson hasta Dimple Kapadia, hay un abanico de personalidades que representan esa idea

-¿Qué personal fue este proyecto? ¿Sintió que tenía que hacerlo, no digamos ya la urgencia de su estreno?

-Con cada película que hago tengo que sentirme conectado personalmente. Tal vez, en cierto sentido, me sentía un poco más atado a este filme porque es una historia que se ha convertido en un desafío.

-En su deseo de interrogar al tiempo, ¿cómo conceptualiza la historia?

-Para mí, el tiempo es el enigma de la historia. Un concepto abstracto donde el orden no tiene sentido. Esa idea de abrazar el caos es aterradora para cualquier cineasta, pero, además, cualquier película tiene una relación interesante con el tiempo por cómo afecta a la audiencia.

Robert Pattinson en 'Tenet'.

-David Lynch y usted son capaces de narrar en pantalla la subjetividad con una riqueza difícil de conseguir en otro medio. ¿Es consciente de ese aspecto cuando está creando?

-Intento no ser demasiado consciente de ello, prefiero no pensar en el estilo de fotografía. En este caso, quería ser subjetivo a la hora de contar la historia, pero quería que el público tuviera un sentido cohesivo de la película. Una de las razones por las que me gusta trabajar con Hoyte Van Hoytema es porque deja hablar a la realidad que tienen frente a la cámara, mientras me guio por el punto de vista del personaje que aparece en pantalla, sin plantar demasiado, sin adelantarme.

-Esa es otra forma de relacionarse con la audiencia.

-Sí, pero sin darles muchas explicaciones de cómo lo estoy haciendo. En cada proyecto existe la oportunidad de alimentar las relaciones que he estado construyendo película a película. En el caso del director Hoyte Van Hoytema, esta es la tercera película que hacemos juntos y pudimos impulsar nuestra colaboración en una dirección diferente. Trabajar con el compositor Ludwig Göransson por primera vez fue muy, muy emocionante. Desde el momento en que lo conocí, incluso antes de que empezáramos a filmar, ya sentí una conexión creativa muy fuerte. La fusión entre las imágenes de la película y la música es muy estrecha y está muy controlada, es realmente algo único.

-Dicen que su cine es antiNetflix por el tipo de cámaras que utiliza. ¿El 70 mm. cambia la experiencia de la audiencia en los cines?

-Me encanta filmar con este tipo de cámaras porque tienen una mayor resolución y el formato visual permite observar gran cantidad de detalles. Esa claridad y precisión en la imagen, esa calidad envolvente, que ofrece información adicional, solo se consigue con este tipo de cámaras. Estamos tratando de crear una película que rompa la barrera entre la audiencia y el material, buscando que la audiencia experimente una emoción visceral y se sienta dentro de la acción.

Temas

Cine