Charlie Hunnam en 'La verdadera historia de la banda de Kelly'.

Charlie Hunnam: «Hay historias que deben repetirse sin descanso porque nos hacen mejores»

El actor británico se mide frente a Russell Crowe en 'La verdadera historia de la banda de Kelly', «el primer rodaje en el que tuve la única motivación de actuar y divertirme»

MARÍA ESTÉVEZ Los Ángeles

(CINE) Charlie Hunnam: «Hay historias que deben repetirse sin descanso porque nos hacen mejores»

Da vida al sargento que intenta capturar al protagonista de 'La verdadera historia de la banda de Kelly', que llega hoy a las salas de cine

Cabalgando de nuevo a lomos de una historia cargada de testosterona, Charlie Hunnam (Newcastle, 1980) viaja a Australia para meterse en la piel del sargento que intenta capturar al forajido Ned Kelly. Basada en la novela de Peter Carey, ganadora del premio Booker, 'La verdadera historia de la banda de Kelly', ya en los cines, narra la vida del bandido australiano que habría de convertirse en leyenda. El actor británico se ve las caras con intérpretes como Russell Crowe y Nicholas Hoult en este polvoriento y fascinante drama épico.

-Parece en su salsa dentro de las películas repletas de testosterona.

-Digamos que pertenezco a la periferia de ese mundo porque tengo muchos amigos. Como actor, me limito a lo que me ofrecen los directores y los productores, ellos son quienes me ven dentro de este tipo de material. Yo estaría encantado de interpretar personajes diferentes.

-¿Conocía la historia de Ned Kelly antes de leer el guion?

-Sí, pero únicamente porque he visto películas sobre su historia. Nunca he leído nada sobre él, ni tampoco sentí la necesidad de abrir su biografía para interpretar a mi personaje. Al ver la película por primera vez, tuve la impresión de estar frente a una historia muy arquetípica. Me gusta este filme porque es una narrativa que hemos visto muchas veces en el cine y en la televisión.

-¿Cree que era necesario contar su historia de nuevo?

-Sí. Por la misma razón que la gente ve la misma película una y otra vez. Hay historias que necesitamos y me parece que deben repetirse sin descanso porque nos ayudan a ser mejores.

-Esta historia se cuenta en tres capítulos. No parece una estructura tradicional para este género...

-Estamos atravesando un periodo en el que la comunidad cinematográfica se está distanciando de los guiones tradicionales de noventa páginas. Es una moda muy interesante entre los guionistas porque están cambiando la estructura tradicional de los tres actos; han dejado de dedicar treinta páginas al primer acto, al segundo y al tercero. En esta nueva tendencia se desarrolla durante más páginas el primer acto y dan menos tiempo a la resolución. La nueva estructura responde a la cantidad de material que se produce y es una consecuencia directa de cómo la inteligencia del público exige cambios. Somos testigos de una revolución radical en la forma de relatar nuestras películas y este filme es un ejemplo de ello

-¿Qué fue lo que le llamó la atención del guion?

-Cuando lo leí, me hizo pensar en 'Moonlight'. Yo quería trabajar con Justin porque es un tipo muy original. Esta es una película sin muchas pretensiones, una narración entretenida. A título personal, me pareció un reto atractivo en este momento de mi carrera. El director podía haberla contado de una forma tradicional, mostrando a mi personaje como un villano y, sin embargo, me permitió bucear intensamente en su historia hasta dar con las cualidades humanas que le redimen. En ese momento descubrimos por qué se ha estado comportando de la forma en que lo ha hecho hasta entonces. Creo que esta es la primera vez que llego a un rodaje con la única motivación de actuar y divertirme. El mío no es el papel principal por lo que pude trabajar sin la presión del miedo, yo no me estaba jugando mucho.

'La verdadera historia de la banda de Kelly'.

-¿Cómo es Russell Crowe?

-Un tipo intenso. El primer día que trabajamos juntos, decidí hacerme notar para que viera que no le temía. Por un momento pensé que iba a odiarme o tirarme del caballo y no lo hizo. Es un gran actor. Los dos tenemos una relación contenciosa a lo largo de la película por la naturaleza de los personajes, pero fuera de la ficción nuestra relación fue estupenda.

-¿Le gusta verse en pantalla?

-Verte en el cine rodeado de gente es una experiencia muy extraña porque puede salir muy bien pero también muy mal si al público no le gusta la película. Es sorprendente como un filme puede provocar reacciones diferentes en la audiencia dependiendo del día que lo vean. Solo con una de mis películas me atreví a ir al cine tres noches seguidas para analizar la reacción del público y, la verdad, fue categóricamente diferente.

-¿Cómo enfrenta su carrera en estos momentos?

-Hace tres años tuve un momento muy vulnerable, después del fracaso de 'Rey Arturo: La leyenda de Excalibur', pero ya lo he superado. Ahora me encuentro en un lugar más cómodo porque he encontrado mi nicho. Odio sentirme inseguro profesionalmente porque me como la cabeza.