Cecilia Roth y Jorge Perugorría. / Europa Press

Cecilia Roth: «La política y la pandemia nos han hecho mucho daño»

La actriz argentina y el actor cubano Jorge Perugorría recibirán el lunes la Medalla de Oro de la Academia de Cine en representación de todos los intérpretes latinoamericanos que han contribuido al cine español

Iker Cortés
IKER CORTÉS Madrid

«Creo que el cine en sí mismo es un país y que todos los rodajes se parecen en ese sentido. Entras al set y ya sabes quién es el director de fotografía, simplemente por las caras», dice Cecilia Roth (Buenos Aires, 65 años), evocando el lenguaje universal que maneja una industria que poco a poco parece ir recuperándose del batacazo propinado por la pandemia. La actriz lanzaba esta reflexión este martes en el encuentro que ella y Jorge Perugorría (La Habana, 56 años) han tenido con los periodistas con motivo de la Medalla de Oro que la Academia de Cine les entregará el próximo lunes, 25 de abril, en representación del nutrido grupo de actores y actrices latinoamericanos que con sus interpretaciones han contribuido al cine español.

«Estas dos medallas tendrían que ser 200 o 2.000 porque serían para cada uno de los actores, actrices y directores latinoamericanos que han hecho de nuestro cine, un cine sin fronteras», les ha presentado el presidente de la Academia, Mariano Barroso, que ha hecho un repaso a una carrera plagada de películas inolvidables como 'Fresa y chocolate', 'Cachito' o 'Bámbola', en el caso del cubano; y como 'Un lugar en el mundo' o 'Arrebato', además de dos goyas a mejor actriz protagonista por 'Martín (Hache)' y 'Todo sobre mi madre', en el caso de la argentina. «Si nosotros tuviéramos un star system, estaría seguramente encabezado por estos dos gigantes de nuestro cine», se ha reafirmado Barroso.

Distendido y cercano, el encuentro ha servido para conocer de primera mano la opinión de los dos actores acerca del estado actual de la industria latinoamericana. Perugorría ha explicado que el cine cubano «no está en un buen momento», debido a la pandemia y a las «condiciones difíciles» que atraviesa Cuba. «No hay dinero para hacer cine, realmente», ha lamentado. Pero ha querido poner las cosas en contexto. En este sentido, ha recordado que países como Colombia, Chile o Uruguay, donde hace apenas veinte años apenas se rodaban cinco o seis películas al año, «ahora se ruedan cuarenta o sesenta». «Cuba tuvo sus mejores momentos en los setenta, cuando estaba todo ese concepto del nuevo cine latinoamericano, que se creó el Festival de Cine de La Habana como centro para aglutinar y darle visibilidad, pero ahora se está produciendo menos, mientras Argentina, México, Brasil son países que tienen una industria y una tradición que siempre han estado ahí en la vanguardia». El actor ha aprovechado el reconocimiento de la Academia de Cine española para reivindicar más coproducciones con España y destacar la importancia que el cine español ha tenido en el latinoamericano y al revés. «La mayoría de las películas que he hecho en Cuba y en Latinoamérica han sido coproducidas por España. Ahora hay menos posibilidades y menos interés y yo espero que un premio como este sirva para estimular de nuevo eso», ha reivindicado.

De esa falta de coproducciones entre Argentina y España también se ha quejado Roth, que ha dicho que su país de origen «se ha convertido en un país muy caro» para producir. Pero ha ido más allá al explicar que el interés por hacer cine en Argentina «ha disminuido» y que el sector no recibe apoyos, en parte por esa «falsa idea» de que «los bolsillos de la gente son los que están pagando el cine, cuando lo pagan las entradas vendidas y la propia cultura». «La política se ha asociado junto a la pandemia para hacernos mucho daño, pero el cine no puede acabar porque es necesario para contarnos», ha sentenciado.

Más indecisos se han mostrado a la hora de quedarse, por lo bello o lo desastroso, con alguno de los rodajes en los que han participado en España. «Es difícil quedarse con una sola anécdota. Lo que tengo es siempre ganas de repetir, hasta en los desastres», ha dicho divertida Roth. «Yo siempre digo que hasta las malas películas deberían tener siempre suerte porque uno las hace con la misma pasión», ha respondido a su lado Perugorría, que ha apuntado, entre risas, que las grandes diferencias entre los distintos rodajes a lo largo y ancho del mundo «están en el cátering».

«No era el momento»
Cecilia Roth. / Europa press

Cecilia Roth será la persona que acuda el próximo viernes 22 de abril a la entrega del Premio Cervantes en el Paraninfo de la Universidad de Alcalá de Henares en nombre de la galardonada Cristina Peri Rossi, quien no podrá acudir debido a su delicado estado de salud.

Pese a ser preguntada por esta cuestión, la actriz no ha querido aclarar la vinculación con la premiada escritora. «Se dijo algo que no tenía que haberse dicho y no era el momento, por lo que no quisiera contar nada antes de que esto suceda», ha señalado.

Y aunque aún les queda mucha carrera por delante, ninguno de los dos se pone metas. «Yo personalmente -dice Roth- nunca pienso algo del tipo tengo esta fantasía y quiero esto. Pienso en el proyecto que vendrá o que estoy haciendo y no tengo estrategias para trabajar con nadie. Nunca he tenido la sensación de que me he dejado algo en el camino, haré lo que la vida traiga». De la misma opinión es Perugorría, que simplemente dice estar a disposición de los proyectos que van saliendo y que asegura contar «con las mismas ganas que siempre» para seguir formando parte del cine español, «aunque ahora hay más oportunidades en las series».

Las dificultades de la distribución

Contaba Carmen Maura, hace unas semanas, que una de las cosas que lamentaba es que muchos de los trabajos que había hecho en Latinoamérica no se habían visto en España. «Es una realidad -reflexiona Perugorría-. El talón de Aquiles está en la distribución. Seguimos rodando, pero las películas no se estrenan, no se ven. Los festivales son un poco la ventana para ver nuestro trabajo allí y al revés, pero el estreno comercial, llegar a las salas de cine, sigue siendo muy difícil». Coincide con él la actriz argentina, que vaticina que cada vez lo será más «debido al peso que tienen las plataformas, que son necesarias para llegar a muchísima gente», pero que, a su juicio, «no deberían opacar la llegada a las salas». Además, dice, los cines «son de los grandes tanques americanos y las películas que hacemos nosotros no tienen esa posibilidad por distribución, por ser menos taquilleras en el sentido convencional de la palabra. Es lamentable y muy triste».

Niegan, sin embargo, que los contenidos en las plataformas se estén homogeneizando y estén echando a perder la riqueza de la industria audiovisual de cada país. «Yo he visto cosas muy buenas, libres y arriesgadas en las plataformas, otra cosa es que no estén en los primeros puestos de las listas, pero eso ocurre también en las salas», defiende Roth. A este respecto, el cubano ha señalado que servicios como Filmin «nos están dando la posibilidad de volver a nuestro cine, de que espectadores jóvenes puedan redescubrir películas que no han visto. Lo único que a mí siempre me da un poco de cosa es que que se pierde la magia de ir a un cine».

Finalmente, los dos actores han hablado acerca de cómo han gestionado las subidas y bajadas de un oficio que de seguro tiene más bien poco. «Hay un momento para los actores en que quizás te llamen menos para hacer películas, pero siempre está el teatro, y uno se reinventa también. Yo no soy de comerme mucho el coco cuando pasan esas cosas, sino de reinventarme. Ahora mismo estoy al frente del Festival Internacional de Cine de Gibara. Lo suspendimos por la pandemia y lo vamos a retomar en agosto. Y es otra manera de apoyar el cine y apoyar el trabajo que hacen mis compañeros, de crear una plataforma donde se pueda ver ese trabajo. Cuando no tengo trabajo como actor, pues me he puesto detrás de la cámara, también he hecho documentales, largometrajes. Uno se va reinventando siempre», comenta.

Por su parte, Roth asegura no comerse tampoco el coco mucho con esas cosas, aunque asegura haber tenido «mucha suerte» con todo lo que ha trabajado. «También hago teatro e invento posibilidades de cosas con otros compañeros y compañeras. Sobre todo en pandemia, que he llegado a hacer teatro por WhatsApp», concluye.