Angie Dickinson en 'La mujer policía', serie estrenada en España en 1975.

Angie Dickinson, mujer fatal y gran actriz

Howard Hawks la convirtió en una estrella con 'Río Bravo' y reinó en los 60 con papeles que explotaban su atractivo y también con grandes interpretaciones

Boquerini .
BOQUERINI .

Angie Dickinson era una de las presencias más atractivas que surgieron en el cine a finales de la década de los 50. Su explosivo físico le abrió las puertas del mundo del cine y saltó a la fama de la mano de Howard Hawks en 'Río Bravo', convirtiéndose en una de las actrices más emblemáticas de la época. También triunfó en la televisión gracias a la serie 'La mujer policía'.

Angeline Brown, conocida artísticamente como Angie Dickinson (Kulm, Dakota del Norte, 30 de septiembre de 1931) ganó diversos concursos literarios y aunque su sueño era convertirse en escritora, estudio administración de empresas, y llegó a trabajar como secretaria en el aeropuerto de Burbank (California). Había participado en grupos de teatro durante su etapa de estudiante, y con 21 años se había casado con un jugador de fútbol americano llamado Gene Dickinson, de quien tomaría su apellido. Gana algún concurso de belleza y esto le abre las puertas de la televisión. Decidida a convertirse definitivamente en actriz, debuta en 1954 en un episodio de 'Death valley days' y, a partir de aquí, trabaja en varias series de la época como 'Perry Manson' o 'Mike Hammer'. También participa en algunas películas como 'Lucky me' o 'China gate' a la vez que se encarga de doblar la voz de Sara Montiel en 'Yuma' ya que a Saritísima se le había atascado el inglés.

En 1959 se convertiría definitivamente en una estrella gracias a Howard Hawks, que la llamó para 'Río Bravo'. Su físico se convirtió en uno de los principales reclamos publicitarios del filme, pero la Dickinson demostró que era bastante más que un rostro bonito. Recibió el Globo de Oro a la mejor revelación del año y su carrera se disparó. Frank Sinatra la reclamó para 'La cuadrilla de los once' y se convierte en su amante durante 10 años, según confesión propia. Rechazando el estilo rubio platinado de Marilyn Monroe y Jayne Mansfield porque sentía que perjudicaría sus posibilidades de trabajo, Dickinson solo permite que le cambien el color castaño de su cabello a rubio oscuro.

Se convierte en la más representativa mujer fatal del cine de los 60 con títulos como 'Código del hampa' de Don Siegel y a 'A quemarropa' de John Boorman. Todos estos títulos, al igual que 'La jauría humana' de Arthur Penn, fueron exitosos y la encumbraron como una actriz muy versátil capaz de combinar su imagen sexy con grandes interpretaciones. Y a la vez participa en destacadas series de televisión como 'La hora de Alfred Hitchcock' (1962–1965).

Angie Dickinson con Frank Sinatra, su amante durante diez años según confesión propia. Junto a Uma Thurman en 'Ellas también se deprimen' (1993) y en una foto de estudio de 1963

En 1965 se casa con el célebre compositor Burt Bacharach teniendo una hija que nace con síndrome de Arperger. Se retira para dedicarse íntegramente a su hija, pero para pagar la medicación tiene que volver al trabajo, interviniendo en todo tipo del filmes, algunos muy mediocres.

En 1974 tiene un golpe de suerte: Interviene como actriz invitada en una serie de televisión llamada 'Police Story'. Su participación tuvo tal éxito que la NBC decidió crear una serie para ella llamada 'La mujer policía', que se convirtió en todo un hito ya que se trataba de la primera serie protagonizada por una mujer policía que logró el beneplácito del público. Su influencia se dejó notar en series posteriores como 'Los ángeles de Charlie', 'La mujer biónica' o 'La mujer Maravilla'. Por 'La mujer policía' sería premiada con el Globo de Oro en el año 1975 y optaría en tres ocasiones al Emmy. La serie convierte a Angie Dickinson en un icono y reafirma su status de sex symbol. 'La mujer policía' se mantuvo en antena durante cuatro temporadas y finalizó en el año 1978. Dos años después la actriz volvería a la gran pantalla con un breve pero intenso papel en 'Vestida para matar' de Brian de Palma, por la que recibió muy buenas críticas.

En 1982, cuando tenía cincuenta años y aún no se había sometido a una cirugía, una lista de diseñadores de Hollywood y de artistas del maquillaje la posicionan primera en su lista de Mejores Figuras de Actrices de Hollywood. Poco a poco se va retirando del cine, interviniendo sobre todo en series de televisión. Aun así Gus Van Sant, uno de los directores más representativos del cine indie norteamericano, la llama para 'Ellas también se deprimen' (1993), donde da vida a la dueña de un spa en Montana, y Sydney Pollack para 'Sabrina (y sus amores)', junto a Harrison Ford. Durante la primera década del nuevo milenio, Dickinson interpreta a una vagabunda alcohólica, madre de Helen Hunt, en 'Cadena de favores' (2000) con Kevin Spacey; a la abuela de Gwyneth Paltrow en 'Duets' (2000); y a la madre de Arliss Howard en la película 'Big Bad Love' (2001) con Debra Winger.

Habiendo aparecido en la versión original de 'Ocean's Eleven' ('Un trabajo en Italia', 1960) con sus amigos Frank Sinatra y Dean Martin, cuatro décadas más tarde haría un breve cameo en la versión de 2001 con George Clooney. Dickinson es a menudo mencionada como una miembro honoraria del 'Rat Pack'. Experta jugadora de póker, Dickinson, durante el verano de 2004, participó en la segunda temporada de 'Celebrity Poker Showdown', de la televisión estadounidense.