Alejandro Amenábar junto a figurantes vestidos como soldados de la Armada española en el rodaje de 'La Fortuna'. / manu lozano/movistar plus

Amenábar concluye en Erandio su rodaje más largo

El cineasta filma el naufragio de 'La Fortuna', título de su primera serie para Movistar Plus: «Apelo a lo bueno que hay en la gente más que a todo lo que nos enfrenta, que parece que últimamente es bastante»

Oskar Belategui
OSKAR BELATEGUI

Piratas, buscadores de tesoros, ministros, abogados, espías, diplomáticos… 'El tesoro del Cisne Negro', el cómic de Paco Roca que Astiberri publicó hace tres años, traía el recuerdo de los tebeos de Tintín, las aventuras de Emilio Salgari y los documentales de naturaleza del capitán Cousteau. El dibujante valenciano se basó en un guion del diplomático y escritor portugalujo Guillermo Corral, que a su vez estaba inspirado en la disputa legal entre el Gobierno español y la compañía dedicada a la búsqueda de tesoros submarinos Odyssey Marine Exploration, que en 2007 anunció que había encontrado en el fondo del golfo de Cádiz un pecio español con más de 500.000 monedas a bordo.

Alejandro Amenábar ha convertido la fragata 'Nuestra Señora de las Mercedes', hundida por los ingleses en 1804 con sus bodegas preñadas de oro y plata del Perú, en 'La Fortuna', título de la serie para Movistar Plus que hoy concluye su rodaje en Erandio (Bizkaia). «De alguna manera es una de piratas, piratas antiguos y modernos. Lo interesante es saber quién es aquí el pirata», anuncia intrigante el realizador, un gran admirador del trabajo de Paco Roca. «Hace tiempo que quería hacer algo basado en uno de sus cómics. Este tenía el aliciente del componente aventura. Sigue siendo algo realista y natural, como el resto de sus obras, pero también posee un tono de aventuras de despacho. Explorar ese mundo y tener la posibilidad de viajar al pasado me atrajo. Era un proyecto cajón de sastre en el que podía meter muchas cosas».

El último día de rodaje está dedicado al naufragio del navío, que ocupará unos diez o doce minutos dentro de los seis episodios de 45 minutos de los que consta la serie. Las piscinas del Club Deportivo Martiartu acogen un trajín de cámaras submarinas y pantallas de croma. Al director de 'Tesis' no le gustan mucho los efectos digitales, pero en esta ocasión serán necesarios para tratar un material rodado a lo largo de 22 semanas. «Empezamos el 3 de agosto, pero yo llevo dos años metido en este proyecto», apunta el director de producción Koldo Zuazua. La bahía de Pasaia y la costa guipuzcoana serán en la ficción el Algarve portugués en una serie que también ha pasado por Madrid, rodando en el mismísimo Palacio de la Moncloa, Galicia, Aragón, Andalucía y Washington. Amenábar se ha implicado tanto que ha dirigido personalmente los seis capítulos.

Alejandro Amenábar en el set de 'La Fortuna'.

«Álex de la Iglesia también lo hizo en '30 monedas'. Y después está el caso de 'Antidisturbios', una serie fantástica y muy bien dirigida. Rodrigo Sorogoyen no rodó todo el material, pero la serie tiene una continuidad formal perfecta», explica Amenábar, «En mi caso me resulta absolutamente impensable que dirija otro, no estar presente, porque siento que cuando ruedo reescribo en imágenes una historia. El formato de miniserie me permite abarcarlo todo. Hasta ahora mi rodaje más largo fue el de 'Ágora', con 15 semanas, y en este han sido 22. Pero ha merecido la pena». Álvaro Mel como un joven e inexperto diplomático, y Ana Polvorosa, compañera de trabajo y aventuras, son la pareja protagonista. En el reparto figuran el carismático Stanley Tucci como el cazatesoros, Clarke Peters, Karra Elejalde, Manolo Solo, Blanca Portillo y Pedro Casablanc.

El héroe de 'La Fortuna' se verá convertido sin proponérselo en el líder de una misión que pondrá a prueba todas sus convicciones: recuperar el tesoro submarino robado por un aventurero que recorre el mundo saqueando el patrimonio común de las profundidades del mar. «La serie apela a sacar lo mejor de nosotros cuando estamos en dificultades», promete su director. «Durante el rodaje he reescrito alguna escena y algún personaje al respecto. Se subraya a ratos que es una exaltación de las virtudes y de los buenos valores, algo que suena muy ingenuo. Digamos que más que a la buena gente, hemos intentado apelar a lo bueno que hay en la gente. Más que a todo lo que nos enfrenta, que parece que últimamente es bastante».

Alejandro Amenábar espera que la pandemia sea «un momento idóneo» para reivindicar esa bondad de los extraños. «Yo lo llevo haciendo desde hace bastantes películas: 'Ágora' tenía algo de eso y, por supuesto, 'Mientras dure la guerra', que tenía que ver con la realidad de nuestra convivencia. En el caso de 'La Fortuna', espero que durante y después de la pandemia sea un bálsamo para ayudar a la gente a pasar un buen rato». El coronavirus ha modificado el calendario de la serie, que tenía previsto, por ejemplo, rodar en el Festival Marítimo de Pasaia, que no se pudo celebrar el verano pasado. «Todo ha sido más complicado psicológica y físicamente», describe el cineasta. «No solo hablo de estar asado en pleno mes de agosto, con la mascarilla puesta. En mi caso no había director o directora alternativa. Yo dirigía todo el material y sabía que si daba positivo, y nos hacíamos tests todas las semanas, había que parar el rodaje. He estado viviendo en una especie de burbuja social, forzándome a reducir al mínimo mi número de contactos para no caer. Esa responsabilidad se ha extendido a todo el equipo».

Álvaro Mel, Ana Polvorosa y Stanley Tucci se han puesto a las órdenes de amenábar en 'La Fortuna'.

'La Fortuna' combina en sus diálogos el español y el inglés y llegará a Estados Unidos de la mano de AMC, socio esta vez de Movistar y productor de títulos míticos como 'Breaking Bad' y 'Mad Men'. En un momento en el que la series monopolizan el discurso del audiovisual y las salas de cine agonizan, Amenábar reconoce que su primera experiencia en el medio televisivo ha sido muy satisfactoria. «Lo importante es contar historias. Es maravilloso que haya series, han entrado a formar parte casi obsesivamente de la cultura y de la sociedad. Se habla de series como se habla de fútbol. Y yo no soy forofo del fútbol, precisamente. Pero también reivindico el formato de largometraje y la experiencia colectiva e inmersiva que supone una sala de cine. Me gustaría que convivieran todos los formatos. Ahora me siento muy cómodo haciendo una serie, que he rodado con la misma dedicación y atención que una película».

-¿Y después vendrá una película?

-No lo sé. No me importaría nada rodar otra serie. Y hacer una peli, claro, pero para eso hay que encontrar el formato adecuado a cada historia. 'La Fortuna' habría sido una película si no hubiéramos visto que era mejor como miniserie.