Alejandro Amenábar, en el Festival de San Sebastián. / lobo altuna

Alejandro Amenábar: «Me gusta mezclarme con el que no es como yo»

'La Fortuna' es la primera serie del realizador, inspirada en el litigio del gobierno español contra Odissey por el tesoro de una fragata hundida: «No concibo las patrias porque sí, precisamente porque nací en un país y me crié en otro»

Oskar Belategui
OSKAR BELATEGUI San Sebastián

'La Fortuna' es la primera serie de Alejandro Amenábar (Santiago de Chile, 1972), que ha dirigido personalmente los seis capítulos de esta adaptación del cómic de Paco Roca 'El tesoro del cisne negro'. La disputa legal entre el Gobierno español y la compañía dedicada a la búsqueda de tesoros submarinos Odyssey, que en 2007 anunció que había encontrado en el fondo del golfo de Cádiz un pecio español con más de 500.000 monedas a bordo, inspira esta serie de aventuras hablada en inglés y español, con un reparto de ambos continentes, que se ha programado en la sección oficial de San Sebastián fuera de concurso.

–¿Qué tiene de Tintín el héroe protagonista?

–El cómic de Paco Roca tiene ya el sabor de Tintín desde la portada y desde el título. Yo he sido lector tardío de Tintín, lo descubrí hace unos diez años. Mis referencias vienen más bien de Spielberg, que para mí siempre ha sido una especie de guía espiritual en esto del cine. Este proyecto era perfecto para tenerle en la cabeza porque podía jugar con el humor, las emociones, la aventura... El cine de Spielberg, James Cameron, películas que me gustaron en mi juventud como 'JFK'... Todo eso lo he metido en la coctelera. Y por supuesto, un poco de Berlanga.

–Mezclar Berlanga y Spielberg suena un poco osado...

–Ja, ja. Bueno, en el momento en que hay humor aparece la coincidencia. Quería retratar dos mundos y jugar con el contraste. No quería una serie uniforme , donde se hablara el mismo idioma. Quería mostrar la idiosincrasia de la cultura norteamericana y de la latina. Ypara esta última, qué mejor referencia que un mundo un poco berlanguiano.

Vídeo. Tráiler de 'La Fortuna'.

–Ahí entraría el personaje del ministro de Cultura que encarna Karra Elejalde.

–Karra aporta mucho 'per se'. Desde el momento en que decidimos que interpretara este personaje sabíamos que le iba a dar un ángulo más visceral y tierno. Con humor. Me apetecía mostrar a un ministro alejado de los clichés, del político envarado. Quería a alguien dinámico y que además se aburre. Porque Karra se aburre con facilidad, tiene que buscar distracciones como un niño. Al personaje le pasa lo mismo y la búsqueda del tesoro le da un poco de vidilla.

–¿Ha hecho una serie sobre el patriotismo?

–He hecho una serie de aventuras. Evidentemente, cuando hablas de un pecio, de un tesoro hundido, de la defensa del patrimonio cultural y de una batalla judicial entre dos países el término nación es inevitable. Las connotaciones de patria no me terminan de gustar. Prefiero hablar de un grupo de funcionarios que luchan por una causa justa y a los que las cosas finalmente les salen bien, como cualquier aventura que se precie. Lorca decía que prefería a un buen chino que a un mal español. Patria porque sí es algo que no concibo, quizá precisamente porque yo nací en un país y me crié en otro.

Stanleu Tucci y T'Nia Miller en 'La Fortuna'.

En defensa de la Cultura

OSKAR BELATEGUI

La Fortuna' está tan bien hecha como uno espera en una producción de Amenábar. El segundo de sus seis episodios, que recrea la batalla naval en la que los ingleses hundieron el galeón que da título a la serie, debe haber costado más que muchas películas españolas. Sin embargo, el grueso de la acción transcurre en el presente y sigue las peripecias de la pareja protagonista, formada por un atildado becario de la escuela diplomática que entra a trabajar en el Ministerio de Cultura y una funcionaria de armas tomar.

Esa pareja formada por Álvaro Mel y Ana Polvorosa tiene más puntos de interés que la predecible tensión sexual. Él lleva un llavero con el escudo de España; ella insulta llamando «facha». Él seguramente vote PP y ella Unidos Podemos. Tal como defendía en su anterior filme, 'Mientras dure la guerra', Amenábar apela al entendimiento entre los españoles más allá de cuestiones ideológicas. También tiene su miga el personaje del ministro de Cultura, al que Karra Elejalde dota de humor y campechanía, con una caracterización que le da un aire a Javier Solana. Malhablado, cinéfilo y de izquierdas, acaba convirtiéndose en un inesperado héroe de la historia.

'La Fortuna', que se emite a partir del 30 de septiembre en Movistar Plus, demuestra las dotes de narrador del autor de 'Mar adentro', que salta del castellano al inglés en los diálogos y se atreve a mezclar a actores tan diferentes como el gran Stanley Tucci, perfecto como villano en la piel del propietario de la empresa cazatesoros, y nuestro Manolo Solo, arrebatador exlegionario cultivador de marihuana y obsesionado con los pecios.

–La pareja protagonista tiene diferentes orientaciones políticas pero se enamora.

–Me gusta jugar con la mezcla. En mi vida procuro rodearme de gente que no es necesariamente afín políticamente. Me gusta mezclarme con el que no es como yo. Y eso, que ya estaba apuntado en 'Mientras dure la guerra', lo desarrollo un poco más haciendo que dos personajes con tendencias políticas distintas se enamoren. Por otro lado, son situaciones que yo he vivido y todos conocemos. Si se puede apostar por la convivencia y por sacarnos de los guetos a unos a otros, bienvenido sea.

El futuro de las salas

–'La Fortuna', me contó durante el rodaje, apela a lo bueno que hay en la gente.

–Sí. Cuando Clarke Peters, el actor que hace de abogado, se incorporó al rodaje nos dijo que le gustaba su personaje porque representaba la América que él creía que debería ser. Trabajamos mucho en el discurso final en el juicio para asegurarnos que lo que decía se correspondía con lo que sentía como actor. Hablamos de valores que a veces los ves desde un punto de vista romántico, pero yo los reivindico como valores que debemos defender. Con los tiempos que corren, parece que todo son miserias.

Ana Polvorosa y Álvaro Mel en 'La Fortuna'.

–¿Lo próximo va a ser una película o una serie?

–No tengo ni idea. Una serie de seis episodios es un formato que me encaja perfectamente. Yo no soy nostálgico sin más de las salas. Defiendo el formato de largometraje en cines porque es una experiencia que contribuye a hacer el viaje del público más impactante e inmersivo. Qué va a ser del futuro de las salas es una incógnita. Sabemos que el público va a volver pero no en qué porcentaje.