El presidente ruso Vladímir Putin. / Reuters

Guerra en Ucrania Todo es Putin

La huelga de camioneros (no me llames Dolores, llámame boicot) es Putin. Abascal es Putin (recuérdese a Sánchez en el Congreso)

Rosa Belmonte
ROSA BELMONTE

Habrá que adaptar la ley o enunciado de Godwin. Ya saben, la posibilidad de que en una discusión se acabe citando a Hitler. Ahora todo es Putin. La retórica boba y demagógica lleva a Putin. La huelga de camioneros (no me llames Dolores, llámame boicot) es Putin. Abascal es Putin (recuérdese a Sánchez en el Congreso). Al PP lo van a invisibilizar como a las mujeres cuando dejan de ser jóvenes. También como a las mujeres en general según las contrarias a autodeterminar el género. El borrado de las mujeres no va a ser nada comparado con borrado del PP por parte del PSOE. Para Sánchez, lo de Abascal es la dicha de tener un enemigo, como Hughes escribió. Le falta cantar con la música de 'Tengo un amigo en Balay' lo de 'Tengo un enemigo en Vox'.

Pero Sánchez seguirá con la falacia. Por lo menos, Pablo Iglesias (sí, un don nadie) se ha disculpado. Elogió a la grada del Estrella Roja de Belgrado con pancartas pidiendo la paz y cuando le dijeron que esa hinchada es la misma que Arkan utilizó para la guerra, los tigres de Arkan, un ejército privado para la barbarie, se disculpó y dio gracias por la lección de historia. «Jamás imaginé que reivindicar a Lennon y a los desaparecidos argentinos fuera propio de una afición ultra. Pero si los que saben de fútbol y de hinchadas dicen otra cosa: rectificación, disculpas y a estudiar más». Mira, lo de Lennon es cursi. Y lo de los desaparecidos argentinos… Pero, vamos a ver, alma de cántaro, las causas justas son las causas justas y si te ves al lado de tus enemigos defendiéndolas y por eso decides bajarte es que no te parecerían tan justas. Pero para qué vamos a pensar y a razonar en un ambiente en que todo es etiqueta y Putin. Hasta los andares.