Las venas abiertas

Otro gatopardo de CC

06/03/2018

Fue Lampedusa el que soltó un gatopardo en el lenguaje político, a través de su obra más célebre que fue luego inmortalizada en celuloide por Visconti. Se supone que gatopardismo es cambiar todo para que no cambie nada, lo que ha venido sucediendo con Coalición Canaria durante el último cuarto de siglo de manera irremediable.

Los nacionalistas son especialistas en esa artimaña. El último de esos giros maestros fue la aprobación por parte de su Consejo Político Nacional, pomposo título para su tagoror, de una propuesta de reforma electoral que se queda muy lejos de la formalizada en su día a cuatro voces por Nueva Canarias, Podemos, PSOE y Partido Popular con el respaldo del foro Demócratas para el cambio.

«Coalición huye del consenso, siempre complejo, de cuatro fuerzas políticas de ideologías muy alejadas»

Coalición huye del consenso, siempre complejo, de cuatro fuerzas políticas de ideologías muy alejadas, para proponer un cambio de reglaje ridículo.

Una vez más, cambiar todo para que no cambie nada. Símbolo de ese espejismo es la foto, distribuida por el propio partido en rueda de prensa, del cónclave del pasado sábado en Las Palmas de Gran Canaria. José Miguel Barragán, secretario general de la formación, se dirigía al público en la sala. En primera fila, Carlos Alonso y Fernando Clavijo miraban sus dispositivos móviles. José Manuel Bermúdez miraba al techo, y Pablo Rodríguez leía unos papeles, suponemos, relacionados con la supuesta propuesta de cambio. Vamos, que no había mucho interés en los presentes.

Porque no se puede esconder más que a Coalición Canaria le resulta indiferente cualquier propuesta para modificar las normas electorales que le han convertido en el trasatlántico de la política en las islas.

Un pequeño gesto para aparentar que se lo están tomando en serio, cuando en realidad se pasan la reforma por el Puerto de Granadilla.