Siete leguas

No más hormigón en nuestro paisaje

03/07/2018
ETIQUETAS:

En la Villa de Agaete no quieren la ampliación del Puerto de Las Nieves, o eso parece a la vista de las manifestaciones masivas de ciudadanos, a pie de calle, tanto en protestas como en consultas telefónicas. No significa que tengan base legal para tomar una decisión posterior, pero a todas luces deberían tenerse en cuenta por parte del Gobierno de Canarias, principal impulsor de lo que muchos han tildado de macromuelle. En realidad, los detractores no van desencaminados; el proyecto lo que busca es construir un nuevo espigón, doblar la capacidad de atraque, variar por completo la fisonomía del Puerto de Las Nieves, un lugar querido no solo por los agaetenses, sino por la inmensa mayoría de grancanarios y del resto de canarios. La plataforma ciudadana que impulsa las protestas contra el proyecto cuenta con el apoyo directo de organizaciones ciudadanas de otras islas, de agrupaciones medioambientales de toda índole y de algún que otro partido político. Pero si algo han querido dejar patente los integrantes de la plataforma ciudadana Salvar Agaete sin Macromuelle es que son apolíticos y que su único interés es salvaguardar el Puerto de Las Nieves, su fauna y su flora marina, sus aguas, su estampa, tal y como ahora está. Nada de cinco años de obras, de trasiego de camiones, grúas, operarios... para luego tener una infraestructura que hasta los no entendidos saben que no tendrá utilidad, que será infrautilizada. Pero, además, los ciudadanos agrupados o no en Salvar Agaete sin Macromuelle no quieren que el lugar sea escenario estrella de otra macro infraestructura innecesaria solo por la aparente necesidad de gobernantes y políticos de invertir una millonada, de utilizar dinero público en algo que solo unos pocos quieren, pero desde luego que no se entiende que por el interés público.

«Pongamos en valor lo que tenemos, no necesitamos hormigón». proclaman en Agaete

«Pongamos en valor lo que tenemos, no necesitamos hormigón», son algunas de las consignas lanzadas desde Salvar Agaete gritadas en una manifestación que reunió por las calles de la capital grancanaria a 12.000 personas. Desde luego, ni mucho menos eran todos de Agaete, sobre todo porque la Villa no tiene ni la mitad de población. Eran, sobre todo, grancanarios cansados de que el paisaje se transforme a cuenta de proyectos estrella impulsados por políticos de uno u otro signo. Ningún partido político se salva. El poder parece que los lleva a querer dejar su sello por encima de lo que piensen o quieran los ciudadanos que los han votado. Pero en el caso del muelle de Agaete, no les va salir ni barato ni fácil. Los que no quieren el muelle son muchos y tienen claro que van a pelear.