Las venas abiertas

La ruta de la mortadela

17/04/2019

Desconfío de esas sonrisas forzadas como las que suele poner Ana Oramas, un gesto antinatural muy lejano a esa campechanía de pueblo que quiere aparentar. Estos días la candidata de CC al Congreso ha comenzado la ruta de los bocadillos de mortadela, incentivo para acudir a sus mítines, y su peregrinar por distintas entrevistas. Alguna con un mal final, gritos y descalificaciones a periodistas solventes que le preguntaron por su desprecio a Las 3.000 viviendas como sucedió en los pasillos de RTVE en Canarias.

Oramas encabeza esta campaña de Coalición Canaria, determinante para el futuro de su organización, erradicada completamente en Gran Canaria y con terror a perder su diputada tinerfeña. La estrategia política se basa en el costumbrismo mágico, una suerte de concepción particular del costumbrismo. Ya se sabe la definición que la voz canaria en Madrid quiso dar del terruño desde la meseta; «Una playa con una chuleta, unas papas, una guitarra, unas garrafas de vino y dejar pasar el tiempo», indicó en una entrevista.

«Coalición Canaria se aferra al ‘costumbrismo mágico’ para venderse como la única opción»

Y así está en marcha la campaña. Tirándose fotos con la tercera edad a cascoporro, situando a las abuelas canarias en un plano supremacista sobre el resto de abuelas de la malvada España, y utilizando recursos del Gobierno de Canarias para pagar con entradas a festivales a los jóvenes que acudan a sus actos. Una usurpación de lo público gravísima y de la que poco se habla.

Canarias alumbró algunas de las figuras intelectuales más relevantes de la historia de España. Los contextos retratados por Benito Pérez Galdós, la provocación de Agustín Espinosa, la delicadeza de Félix Francisco Casanova. Una Canarias creativa que hoy es insultada por la burguesía del guachinche.

El verdadero nacionalismo canario reivindicativo, aquel que queda fijado en la vida y obra de personas como Fernando Sagaseta, aquel que peleaba por los derechos del pueblo insular, poco tiene que ver con la política de papas arrugadas de CC.