Borrar
Una imagen de la actuación de la canción ganadora. C7
Relativizar lo trivial
Desde mi sofá

Relativizar lo trivial

De nuevo, la canción ganadora del Benidorm Fest se ha transformado, fruto de estos tiempos convulsos, en una cuestión de estado donde todo se lleva al límite.

Domingo, 11 de febrero 2024, 23:14

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Relativizar es fundamental. Siempre lo ha sido y en estos tiempos convulsos y crispados lo es en mayor medida. Conviene abordar las cosas en su justa medida y no tomárselo todo a pecho. Algunos pensábamos que esa sería una de las lecciones que todo el mundo habría aprendido con la pandemia por el covid-19. Pero no. Se siguen mezclando churras con merinas, se sigue convirtiendo cualquier cosa en una excusa para ir al campo de batalla y en cuanto alguien opina diferente o hace algo inesperado, todo el mundo a pontificar y soltar sapos por la boca.

Vivamos y dejemos vivir. Lo trivial no es importante. Los divertimentos son solo eso, pasatiempos que pueden gustar más o menos. Y si no interesan o no se ajustan a las preferencias, no se consume y a otra cosa mariposa.

Como ya sucedió el año pasado, el Benidorm Fest ha generado polémica. Como si fuera una cuestión de Estado. Como si la canción ganadora o las aspirantes nos fueran a cambiar la vida. Como si tuvieran el poder de transformar la sociedad, de variar la visión de la mayoría sobre la mujer, de acabar con la incultura galopante, con la estupidez generalizada y creciente gracias al estercolero las redes sociales... ¡Hasta el presidente del Gobierno se ha apuntado al carro a la hora de opinar! Balones al suelo, por favor. Es una canción, que ha ganado un festival de entretenimiento –mejor o peor– y que acudirá a otro internacional del mismo calado. No hay más, porque no hay que olvidar que vivimos en la era del consumo rápido y en unos meses, ni dios se acuerda ni de la canción ni de los dos festivales.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios