Unidad para mejorar

El que más levante la voz, el que más grite, el que mas insulte o el que diga la mayor barbaridad es el que gana

Luis M. López
LUIS M. LÓPEZ Las Palmas de Gran Canaria

Unidad. Parece una simple palabra, ¿Verdad? Sin embargo parece que a nuestros mandatarios les cuesta un mundo. Y es que después de ver la escena que se produjo el miércoles en el Congreso de los diputados lo único que se puede sentir (o por lo menos yo lo siento así) es vergüenza.

El comportamiento de los representantes de la cámara no parece de personas serías que se preocupan por nuestro bienestar. Lo único que les interesa es competir. El que más levante la voz, el que más grite, el que mas insulte o el que diga la mayor barbaridad es el que gana.

Esas parecen ser las reglas del juego. Un juego que se ha convertido en puro espectáculo.

Las televisiones que emiten reality shows ya no tienen que preocuparse de su competencia directa, se tienen que preocupar del Congreso y sus diputados, quiénes con su juego están despierto ando convirtiendo la política en un «salvame»

La política, factor fundamental para la correcta ejecución de un país, ha quedado en eso ¿Hasta cuándo?

Todo esto viene a raíz de una clarísima falta de unidad, qué lamentablemente escasea hoy en día. Señores políticos: los ecos en su profesión deben quedar atrás.

¿Dónde quedaron esos grandes pactos de estado? ¿Porque ya no hay política seria como el inicio de la democracia?

La gente con una cierta edad suele decir que lo que ellos vivieron, o tenían, era mejor. En este caso es verdad. ¿O es que a caso alguien piensa que el nivel de insultos que nuestros políticos demuestran es sano para la democracia?

No todo se puede espectacularizar. Hay cuestiones que afectan al futuro de los ciudadanos, como la educación o la sanidad, cita en unidad y consenso por parte de todos los grupos políticos para que el país pueda mejorar.